Familia Soricidae

Son pequeñitas, tímidas y poco vistas. Son las musarañas, mamíferos a menudo confundidos con roedores, pero dotadas con características y habilidades muy diferentes. Se les clasifica en la familia Soricidae, pero algunas especies de otras familias también son llamadas musarañas. Algunas personas llaman a los sorícidos “musarañas verdaderas”.

Se reconocen en la actualidad unas 385 especies de musarañas, organizadas en 26 géneros.

Descripción

Todas las musarañas son animales pequeños, muchas veces más que un ratón. La especie más grande, la musaraña casera (Suncus murinus), mide apenas unos 15 centímetros de longitud y pesa hasta 100 gramos, mientras que la especie más pequeña, la musaraña etrusca (Suncus etruscus), mide cerca de 3.5-5.2 centímetros de largo y pesa ¡hasta 2.5 gramos! Es por eso que se le considera uno de los mamíferos más pequeños del mundo.

Orden: Eulipotyphla
Familia: Soricidae
Subfamilias: Crocidurinae, Soricinae y Myosoricinae

Tienen cráneos largos y estrechos, y un cuerpo redondeado y compacto. Cuentan con un típico hocico puntiagudo que les ayuda a buscar alimento en su madriguera, ojos muy pequeños, orejas pequeñas y redondeadas y patas con 5 garras. Su visión es muy mala, pero en cambio poseen excelentes sentidos del oído y el olfato. Como todo mamífero, cuentan con pelaje que cubre la mayor parte de su anatomía externa. Varias vibrisas o bigotes se hallan alrededor de su hocico, y en algunas especies crecen pelos largos y erizados entre los dedos y a los lados de los pies, que probablemente facilitan el nado.

Debido a que tienen huesos pequeños, frágiles y delgados, los fósiles de musarañas no son muy comunes, pues difícilmente se conservan.

Características de las musarañas.

Musaraña – Familia Soricidae.

Distribución y hábitat

Las musarañas viven en estado salvaje en casi cualquier parte del mundo, menos en Australia, Nueva Zelanda, Nueva Guinea, partes de Sudamérica, en la Antártida y en las regiones más frías del hemisferio norte. En América del Sur solamente se encuentran en el norte de los Andes. Los miembros de la subfamilia Soricinae viven especialmente en el Holártico, es decir, en la mayor parte del hemisferio norte del mundo, mientras que las musarañas de la subfamilia Crocidurinae solamente viven en el Viejo Mundo, sobre todo en las zonas tropicales. Por otra parte, los miembros de Myosoricinae se hallan sobre todo en África, salvo Cryptotis phillipsii, que solo persiste en México.

Estos animalitos son comunes en regiones templadas y tropicales y pueden vivir en una gran diversidad de hábitats; no obstante, la mayoría muestra mayor gusto por microhábitats húmedos. Otras prefieren los desiertos y unas más están bien adaptadas a pasar mucho tiempo en el agua. La lista de hábitats de las musarañas incluye bosques, praderas, dunas, zonas montañosas, márgenes de ríos y orillas de lagos.

Alimentación

Tienen que comer con muchísima frecuencia, a veces cada 2 horas, grandes cantidades de comida.

Las musarañas pueden comer insectos, frutos secos, semillas, gusanos, larvas y algunos otros animales invertebrados que encuentran entre las hojas y la vegetación del suelo. Sin embargo, algunas especies pueden buscar su alimento bajo tierra, bajo la nieve, en el agua e incluso sobre los árboles, para lo que tienen que escalar.

Si hay algo que caracteriza a la mayoría de las especies, es una alta tasa metabólica, esto significa que tienen que comer con muchísima frecuencia, a veces cada 2 horas, grandes cantidades de comida (de acuerdo con su tamaño). Para tener una idea, una musaraña que vive en cautiverio es capaz de comer de ½ a 2 veces su propio peso corporal ¡en un solo día!

Existen algunas musarañas que cuentan con capacidades inusuales entre los mamíferos. Entre estas se encuentran las venenosas; su veneno les permite matar fácilmente presas ligeramente grandes para su tamaño. Otras, específicamente las de los géneros Sorex y Blarina, usan la ecolocalización, un sentido con el que pueden detectar presas gracias al eco de los sonidos, aunque parece que más bien lo usan para investigar su hábitat.

Comportamiento

No suelen hibernar, pero algunos, durante el invierno, entran en un estado de letargo.

Ya se sabe que estos animales tienen un apetito voraz, pero también tienen otros hábitos interesantes. Algunos individuos cavan madrigueras en donde almacenan alimentos para regresar por ellos después, o bien, en donde se resguardan de los depredadores. Por lo general, pueden ser activos en el día y la noche. No suelen hibernar, pero algunos, durante el invierno, entran en un estado de letargo en el que su peso corporal se reduce muchísimo y hasta puede disminuir el tamaño de sus huesos y órganos internos.

Pese a su tamaño, son criaturas muy territoriales y solo se reúnen durante la época de reproducción. Curiosamente, pierden sus dientes de leche antes de nacer, durante su adultez los dientes definitivos se someten a un continuo desgaste. Si estos se desgastan demasiado, una musaraña puede morir de hambre.

Datos sobre las musarañas.

Reproducción

Se sabe que las musarañas pueden reproducirse durante todo el año o en ciertas épocas como el invierno, aunque claro, los hábitos reproductivos pueden diferir ligeramente de una especie a otra. A grandes rasgos, una hembra tiene unas 10 camadas al año. Sus crías nacen después de un breve período de gestación: 17-32 días, y son alimentadas con leche materna durante un corto tiempo.

Amenazas y conservación

De todas las especies de musaraña que se han descubierto, algunas están fuertemente amenazadas. Por ejemplo, la musaraña de las tierras altas de África Oriental (Crocidura allex, Vulnerable), Feroculus feroculus (En Peligro de Extinción), Ruwenzorisorex suncoides (Vulnerable), Solisorex pearsoni (En Peligro de Extinción), Suncus aequatorius (En Peligro Crítico de Extinción), Suncus dayi (En Peligro de Extinción) y Sylvisorex camerunensis (Vulnerable).

El principal factor que contribuye a la disminución del número de muchas especies de musarañas y su peligroso estado de conservación es la pérdida, fragmentación o degradación de hábitat, como resultado de la perturbación humana.

 
Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Shrew

http://animaldiversity.org/accounts/Soricidae/

http://www.nhc.ed.ac.uk/index.php?page=24.134.166.499.233

http://www.nhptv.org/wild/soricidae.asp

http://pubs.usgs.gov/pp/0565/report.pdf

http://www.iucnredlist.org/search