Maltrato de los Animales

Albert Schweitzer, premio Nobel de la Paz 1952: “Cualquiera que esté acostumbrado a menospreciar la vida de cualquier ser viviente está en peligro de menospreciar también la vida humana”.

El tema del maltrato animal es muy amplio y polémico. Para empezar, los animales son seres vivos que si bien, no cuentan con un desarrollo cognitivo como el del ser humano, sí poseen un nivel de inteligencia, reaccionan ante los estímulos, sienten dolor, generan estrés y pueden tener un impredecible comportamiento tras una vida llena de violencia.

Alrededor del mundo existen numerosas organizaciones a favor del respeto y protección animal que desean educar a mayor parte de la población para que comprendan el impacto negativo que producen en el ser vivo, en la naturaleza y en la propia integridad personal, los actos crueles e inhumanos que se suscitan todos los días, a todas horas.

Cerca de un millón de animales son maltratados cada año por sus cuidadores. (Departamento de Justicia, EE.UU).

El tema del maltrato animal es delicado. Pues se descubrió que muchas de las actividades que hacemos cotidianamente como parte del cariño hacia nuestros animales o mascotas de casa, son parte de un tipo de maltrato. Por supuesto que esto no alegró a muchos, pero todo tiene una explicación.

Causas del maltrato animal.

Causas del maltrato animal.

Abandono. Tipo de maltrato animal.

Podemos mencionar varias causas del maltrato animal. Aunque son distintas, tienen un mismo origen: la acción humana.

Falta de educación.

Una poca o nula educación sobre respeto y conciencia animal desde pequeños, puede llevar a realizar actos con dolo como parte del morbo o del sentimiento de superioridad ante una criatura indefensa que por sus características o condiciones, no puede defenderse.

Ser indiferentes ante acciones de maltrato producidas por otra gente o justificar tales actos, también tiene lugar en esta categoría.

Cultura.

Algunas tradiciones humanas vienen acompañadas de sangre o sufrimiento animal, como El toro júbilo, El giro del perro o Patos al agua, por poner algunos ejemplos. Muchos consideran que las corridas de toros, que forman parte de la cultura de España desde el siglo XVIII, son crueles e innecesarias.

Negocio.

Dar prioridad a las ganancias sobre el bienestar de los animales es otra causa de maltrato. La venta de pieles o huesos, la crianza de perros, las peleas clandestinas, entre muchas otras actividades, son llevadas a cabo en todas partes del mundo.

Perversidad.

Últimamente han circulado vídeos en las redes donde individuos cometen actos denigrantes hacia diferentes tipos de animales. Tales hechos no tienen ningún fin más que la perversidad y el morbo tanto del productor como del espectador. Otros, para evitar ser juzgados por la sociedad, buscan la satisfacción en el sufrimiento de los animales en lugares aislados o remotos.

Castigo y corrección.

Como parte de un entrenamiento a las mascotas o corrección al comportamiento general de los animales, se puede incurrir a golpes o castigos innecesarios que pueden perjudicarlos.

¿Cuáles son los tipos de maltrato animal?

Abuso animal.

Animales de circo.

La violencia o el maltrato animal no solo se refiere a golpes ni a intencionados actos despiadados. Esto puede adquirir muchas formas diferentes, e incluso, disfrazarse como algo normal. Generarles angustia, terror o estrés también constituyen actos de maltrato.

Como parte de este amplio abanico de posibilidades, la legislación de bienestar animal no intenta definirla dentro de un marco exclusivo, sino que la explica como cualquier acto u omisión que cause daños innecesarios o irrazonables a un animal. Con dicha declaración generalizada, se pueden tratar diversos tipos de situaciones en diferentes contextos.

Como ejemplos particulares de crueldad, podemos mencionar:

Peleas clandestinas.

Se le llama deporte, pero de entrada, muchos se oponen a este término para dirigirse a las peleas entre animales. Las más comunes son las peleas de perros y de gallos, donde estas últimas, incluso, son parte de fiestas tradicionales en países como México.

De principio a fin, es decir, desde la preparación, en los enfrentamientos y hasta en los tratos posteriores, hay violencia. Antes de las batallas los animales son equipados con elementos punzocortantes o son mutilados de partes corporales para evitar que el oponente lo sostenga de esas áreas para ganar.

En caso de los perros, los entrenamientos son muy crueles y violentos, pues hacen que practiquen con perros callejeros y otros animales. Son aislados, encadenados, drogados e inyectados con esteroides anabólicos para aumentar masa muscular. También se les mutila cola y orejas para evitar que envíen señales de lenguaje corporal al “rival”.

Circos.

Este es uno de los ejemplos donde el humano muchas veces no percibe el sufrimiento animal. Se comprobó que detrás de los actos circenses con animales, especialmente salvajes, hay maltrato y sufrimiento generado por entrenadores y cuidadores.

Látigos, varas de metal con puntas de gancho, descargas eléctricas, entre otros instrumentos de tortura, son utilizados en los animales para que obedezcan órdenes a cambio de comida. Leones, tigres, osos, elefantes, cebras, etc., etc., son privados de la vida natural para enfrentar condiciones de encierro y violencia donde deben ejecutar movimientos y adquirir posturas completamente anormales para su condición.

Abandono.

Esto abarca abandono tanto lejos de casa como dentro del mismo hogar. Un tipo común de abandono es alejar al animal lo suficiente como para que no recuerde cómo llegar a casa. Otro, es que se les limite su libertad con cadenas o dentro de espacios muy reducidos y hacinados, sin alimento, agua limpia o un techo que los proteja del clima.

Cría de perros.

Gran parte de la sociedad invita a adoptar perros en vez de comprar. Este pensamiento surgió después de revelarse el negocio de la cruel crianza de perros donde las hembras reproductoras viven en condiciones deplorables y su salud es llevada a límites extremos.

La mayoría de los criaderos son insalubres y los canes carecen de atenciones básicas como veterinarios, comida, agua y lugares donde desechar sus necesidades. Los cachorros son muy propensos a enfermedades y al ser separados de sus madres a temprana edad, sufren miedo, inseguridad y numerosos problemas de comportamiento.

Irresponsable acumulación de animales.

Esto proviene algunas veces de personas con buena intención de salvar criaturas callejeras, lesionadas o maltratadas. El problema es que albergan más animales de lo que sus posibilidades económicas pueden permitir. Es una situación compleja donde entran temas como la salud mental de la persona, el bienestar animal y humano y la seguridad pública.

Los perros de asociaciones y casas hogares, deben ser parte de una serie de lineamientos donde tanto personas como animales convivan en un entorno salubre, con personal capacitado ante cualquier eventualidad y con la posibilidad de poder ofrecer a todos los animales una atención adecuada donde se cubran sus necesidades más básicas. Esto aplica también para hogares cuyos propietarios cuenten con un número elevado de animales (de acuerdo a las leyes de cada región), pues la proliferación de enfermedades, parásitos, olores emanados, ruido y otras cuestiones, pueden perturbar y poner en peligro a los habitantes cercanos.

Un perro que viva como humano tiende a la obesidad, a la agresividad o a la extrema timidez e inseguridad.

Mataderos.

“Si los mataderos tuvieran paredes de cristal, todos serían vegetarianos”. Es una popular frase que se relaciona a este apartado. Muchas granjas están en condiciones deplorables y los animales tienen vidas cortas dentro de jaulas sucias y muy pequeñas.

No hace falta ver imágenes. Contrario a las normas de seguridad, higiene y muerte digna al animal, en los mataderos se golpea y mutila aún con vida a pollos, cerdos, vacas, patos y otros animales destinados al consumo humano.

Humanizar a los animales.

Los perros sienten y actúan muy diferente al hombre. Ellos no se basan en la emotividad para realizar sus funciones y actividades y no realizan profundos análisis de las situaciones. Se basan en su instinto, en sus sentidos, en los estímulos inmediatos y en su memoria para actuar, por lo que todo acto propio de humanos puede repercutir negativamente en su comportamiento.

Un perro que viva como humano tiende a la obesidad, a la agresividad o a la extrema timidez e inseguridad. No logra desarrollar sus capacidades caninas y puede resultar herido o intoxicado ante la insistencia de sus propietarios por peinarlo, colocarle accesorios, llevarlo en bolsos, vestirlo con prendas ajustadas y hasta perfumarlo y maquillarlo.

Otros tipos de maltrato.

Otros ejemplos de maltrato animal no menores a los anteriormente mencionados, son la cruel matanza de caballos para consumo humano y las carreras animales, siendo más popular la de perros Galgos.

¿Qué podemos hacer para evitar el maltrato animal?

Granjas de animales.

Organismos como PETA (Personas por el Trato Ético de los Animales), Greenpeace, MUPRA (México Unido Por el Respeto a los Animales), entre otras, recalcan la importancia de denunciar cualquier acto ilegal en contra de la integridad animal. Es importante tener a la mano números locales de rescate y protección a la fauna para reportar cualquier caso de abuso o agresión a especies de cualquier género.

La educación hacia los menores, principalmente, es pieza clave para hacer adultos con empatía, respeto y responsabilidad hacia los animales. Educarlos para evitar que hagan uso de ellos como forma de entretenimiento o diversión cruel, tiene mucho valor para la sociedad.

Comprender que un animal requiere cuidado, atención y una adecuada alimentación, es indispensable antes de adquirir uno de ellos. Aceptar que no se cuenta con el tiempo, la paciencia y los recursos económicos para su manutención, es un acto humano responsable que evita el sufrimiento animal.

Veganismo

Actualmente, el veganismo va ganando poder entre la población mundial como forma de evitar el sufrimiento animal. Algunos definen al veganismo como un estilo de vida en el que se busca excluir de manera definitiva toda forma de explotación y crueldad hacia los animales por la obtención de alimentos, vestimenta o cualquier otro propósito.

 

 

 

Fuentes

https://www.rspca.org.au/animal-cruelty/what-animal-cruelty

https://www.aspca.org/animal-cruelty

https://www.petalatino.com/los-animales-no-son-nuestros-para-abusar-de-ninguna-forma/maltrato-los-animales-y-maltrato-los-humanos-complices-del-delito/

https://www.petalatino.com/los-animales-no-son-nuestros-para-usar-como-entretenimiento/pelea-de-gallos/

Tiplady, Catherine. Animal Abuse: Helping Animals and People. CABI, 2013.

Linda Merz-Perez, Kathleen M. Heide