Contaminación

Contaminación lumínica: qué es, causas, consecuencias y cómo evitarla

 
Contaminación lumínica: qué es, causas, consecuencias y cómo evitarla

La emisión excesiva e inapropiada de luz artificial se conoce como contaminación lumínica. Este tipo de contaminación que produce el exceso de luz artificial está oscureciendo el brillo de las estrellas, afectando negativamente al medio ambiente, la salud humana y la observación astronómica.

En este artículo de BIOenciclopedia, exploraremos más sobre qué es la contaminación lumínica, sus causas, consecuencias y cómo evitarla, en busca de recuperar la magia de un cielo estrellado y proteger nuestro entorno nocturno y nuestra salud.

Índice

  1. Qué es la contaminación lumínica y ejemplos
  2. Causas de la contaminación lumínica
  3. Consecuencias de la contaminación lumínica
  4. Cómo evitar la contaminación lumínica

Qué es la contaminación lumínica y ejemplos

La contaminación lumínica es entendida como el exceso de luz artificial, es decir, generada por el ser humano, que es emitida de forma indeseada hacia la atmósfera, provocando que una parte importante de la radiación lumínica escape verticalmente e ilumine el cielo nocturno. Puede ser producida por un uso ineficiente de las diferentes fuentes de luz artificial, por una iluminación excesiva o innecesaria o por una mala planificación y gestión de las fuentes de luz.

Algunos ejemplos de contaminación lumínica son:

  • Deslumbramiento de origen urbano: consiste en la contaminación lumínica provocada por la utilización de luces demasiado brillantes o mal direccionadas, produciendo el característico resplandor de contaminación lumínica en el cielo nocturno, conocido comúnmente como “hongo” de contaminación lumínica. Es típico de grandes urbes, aunque pequeños pueblos o poblaciones también generan frecuentemente este tipo de contaminación lumínica.
  • Iluminación excesiva: independientemente del lugar en el que se da, la iluminación excesiva es un buen ejemplo de contaminación lumínica. Generalmente, se presenta en áreas residenciales, aunque también puede estar presente en zonas industriales o comerciales, asociada a carteles publicitarios y letreros luminosos.
  • Iluminación inapropiada en espacios naturales: mediante el uso de focos de luz artificial para iluminar parques naturales, playas y otros tipos de espacios naturales.

Pero también existen ejemplos de buena gestión de la contaminación lumínica, como es el caso de la isla de La Palma, en el archipiélago de las Islas Canarias. En esta isla existe una serie de normativas destinadas a garantizar el derecho de sus ciudadanos a un cielo nocturno, entre la que destaca la Ley del Cielo. Gracias a ellas, se lleva a cabo un conjunto de medidas destinadas a la buena gestión y el control de la contaminación lumínica. Algunas de ellas son:

  • Uso de iluminación de color anaranjado o amarillento: la luz azul o blanca es más energética que la naranja o amarilla, por lo que también puede recorrer una mayor distancia antes de extinguirse. Por ello, se promueve el uso de iluminación “caliente” (amarilla o naranja) en toda la isla y se evitan las luces blancas, dificultando el escape de luz residual hacia la atmósfera.
  • Buena direccionalidad de las fuentes de luz en exteriores: en La Palma, todas las farolas públicas y focos de luz privados deben estar expresamente direccionados hacia el suelo, no pudiendo superar un determinado ángulo respecto al mismo para evitar la iluminación directa del cielo.
  • Apagado de iluminación innecesaria: a partir de la medianoche se apagan todos los letreros y carteles decorativos, evitando así el uso de iluminación innecesaria.

Estas medidas han llevado a La Palma a ser reconocida como un baluarte frente a la contaminación lumínica, convirtiéndose en un lugar de referencia a nivel mundial y acogiendo en la isla un gran número de observatorios astronómicos que llevan a cabo estudios punteros de carácter científico con equipo de última generación.

Contaminación lumínica: qué es, causas, consecuencias y cómo evitarla - Qué es la contaminación lumínica y ejemplos

Causas de la contaminación lumínica

  • Iluminación urbana inadecuada: la iluminación pública mal diseñada o excesiva es una de las principales causas de contaminación lumínica. La instalación de luminarias ineficientes, mal dirigidas o con una intensidad de luz innecesaria puede provocar que la luz se disperse en direcciones no deseadas, como el cielo nocturno.
  • Uso excesivo de luz artificial: el uso innecesario o excesivo de luz artificial en edificios, calles, estadios, plazas y otros espacios públicos contribuye a la contaminación lumínica. La iluminación mal regulada, que permanece encendida durante toda la noche o cuando no es necesaria, genera un derroche de energía y emisiones lumínicas innecesarias.
  • Publicidad y letreros luminosos: los rótulos y letreros publicitarios que utilizan luces brillantes y llamativas pueden ser una fuente significativa de contaminación lumínica, especialmente si no se regulan adecuadamente. La falta de restricciones en cuanto a la intensidad y dirección de la luz emitida puede contribuir a la dispersión de la luz en el entorno.
  • Iluminación residencial descontrolada: la iluminación inapropiada en viviendas y jardines también contribuye a la contaminación lumínica. El uso de luces exteriores mal orientadas, luces de seguridad excesivamente brillantes o luces decorativas sin restricciones puede generar una dispersión lumínica no deseada.
  • Sistemas de iluminación obsoletos: la utilización de sistemas de iluminación anticuados y poco eficientes contribuye a la contaminación lumínica. Las lámparas de descarga de alta intensidad, como las lámparas de sodio de alta presión o los haluros metálicos, pueden emitir luz en direcciones no deseadas y generar una dispersión lumínica excesiva.
  • Contaminación lumínica en áreas rurales: aunque la contaminación lumínica es más común en áreas urbanas, también puede afectar a las áreas rurales. Las luces exteriores de granja, alumbrado público mal dirigido y otros usos inadecuados de la iluminación artificial pueden afectar la vida nocturna y los ecosistemas naturales.
  • Falta de regulaciones y conciencia: la falta de regulaciones adecuadas y la falta de conciencia sobre los impactos negativos de la contaminación lumínica también contribuyen a su propagación. La ausencia de políticas y directrices para el uso responsable de la iluminación artificial permite un crecimiento descontrolado de la contaminación lumínica.

Consecuencias de la contaminación lumínica

  • Impacto en el medio ambiente: la contaminación lumínica altera los ciclos naturales y los ritmos biológicos de los organismos. La luz artificial durante la noche puede interferir con los patrones de comportamiento de animales, incluyendo migraciones, alimentación, reproducción y descanso. Esto puede afectar a los ecosistemas y la biodiversidad, desequilibrando las interacciones entre las especies.
  • Desorientación y perturbación de la fauna: la exposición a la luz artificial puede desorientar a las aves migratorias, las tortugas marinas y otros animales nocturnos que se guían por la luz natural para la navegación. Las crías de aves marinas pueden perderse al confundir las luces artificiales con la luz de la luna que utilizan para encontrar el mar. Además, la contaminación lumínica puede alterar los patrones de caza de los depredadores y afectar a las cadenas alimenticias.
  • Impacto en la salud humana: la exposición excesiva a la luz artificial durante la noche puede tener efectos negativos en la salud humana. La luz brillante durante la noche suprime la producción de melatonina, una hormona que regula el ciclo de sueño-vigilia, lo que puede llevar a trastornos del sueño, como el insomnio. La contaminación lumínica también se ha asociado con problemas de salud, como el estrés, la fatiga, la depresión y el aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • Dificultad para la observación astronómica: la contaminación lumínica dificulta la observación del cielo nocturno y reduce la visibilidad de estrellas, planetas y otros cuerpos celestes. Las luces artificiales brillantes hacen que el fondo del cielo se ilumine, reduciendo el contraste y la claridad de las imágenes astronómicas. Esto afecta negativamente tanto a los astrónomos profesionales como a los aficionados, limitando el acceso al estudio y la apreciación del universo.
  • Derroche energético: la contaminación lumínica implica un consumo innecesario de energía. Las luces encendidas durante toda la noche, la iluminación ineficiente y el uso excesivo de luz artificial contribuyen al derroche de recursos energéticos y aumentan las emisiones de gases de efecto invernadero, lo que contribuye al cambio climático y a la degradación ambiental.
  • Pérdida de la belleza natural del cielo nocturno: la contaminación lumínica oculta la belleza natural del cielo nocturno y afecta a la conexión cultural y emocional que muchas personas han tenido históricamente con las estrellas y la observación del cielo estrellado. La pérdida de la oscuridad nocturna afecta la calidad estética y reduce la experiencia visual de la noche.
Contaminación lumínica: qué es, causas, consecuencias y cómo evitarla - Consecuencias de la contaminación lumínica

Cómo evitar la contaminación lumínica

  • Mapa de contaminación lumínica: a nivel individual, si queremos encontrar cielos con poca contaminación lumínica para disfrutar del cielo estrellado, podemos recurrir a los mapas de contaminación lumínica, que muestran la intensidad de esta en cada región valiéndose de una escala de colores dependiendo de cuán intensa sea la iluminación artificial durante la noche. La mayoría de ellos siguen la escala Bortle, que va desde el negro para las zonas con un cielo excelente (propia únicamente de mar abierto y alejado de las costas) hasta el blanco para las zonas de grandes centros urbanos. Los niveles intermedios contemplan el verde para buenos cielos y el naranja y rojo para cielos de poca calidad.
  • Ascenso a cimas altas: con el objetivo de alejarse de las grandes fuentes de contaminación lumínica es habitual ascender a cimas altas, donde una buena parte de la iluminación de ciudades y pueblos no llega con toda su intensidad.
  • Iluminación eficiente: utilizar sistemas de iluminación eficientes y tecnologías de iluminación LED que minimicen el desperdicio de luz y maximicen la dirección y el enfoque de la misma.
  • Iluminación adecuada: diseñar sistemas de iluminación que se ajusten a las necesidades específicas de cada área y minimicen la emisión de luz fuera de los lugares donde se necesita, además de elegir una temperatura de luz caliente.
  • Horarios y regulaciones: Establecer horarios adecuados para la iluminación exterior, apagando las luces innecesarias durante las horas de menor actividad. También es importante implementar regulaciones y políticas que promuevan el uso responsable de la iluminación, limitando la intensidad de la luz, la orientación y los horarios de encendido.

Ahora que conoces mejor qué es la contaminación lumínica, sus causas, consecuencias y cómo evitarla, aquí puedes leer sobre Qué es el impacto ambiental positivo y negativo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Contaminación lumínica: qué es, causas, consecuencias y cómo evitarla, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Contaminación.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 3
Contaminación lumínica: qué es, causas, consecuencias y cómo evitarla