Delfín

Familia Delphinidae

Información y Características

Los delfines son mamíferos marinos pertenecientes al infraorden de los cetáceos. Se considera la existencia de más de 40 especies de delfines, divididas en 17 géneros. Este número no es tan exacto, puesto que existen algunas inconsistencias científicas sobre el número de especies y subespecies. No obstante, sabemos que su diversidad es bastante amplia.

Dentro del grupo de los delfines se identifican a los delfínidos o delfines oceánicos (de la familia Delphinidae) y a los platanistoideos, mejor conocidos como delfines de río. Los primeros son los más abundantes y se ubican mayormente en mares y océanos. Los de río, por su parte, residen en entornos de agua dulce y sus características físicas son muy particulares.

Las orcas son miembros de la familia Delphinidae y están presentes en todos los océanos del mundo.

Descripción del Delfín

Es uno de los animales más reconocidos pese a su gran diversidad de especies. La longitud del hocico es variable, pero es común la forma alargada y delgada con punta redondeada.

Los delfines poseen entre 80 y 100 piezas dentales. Sus mandíbulas están conformadas por dentición homodonta, es decir, los dientes son iguales entre sí.

En la cabeza resalta un melón comúnmente redondeado y prominente. El melón es muy útil para el proceso de ecolocalización y se encuentra en el área que ocupa nuestra frente.

En la parte superior central de la cabeza destaca el espiráculo; un orificio utilizado para respirar, también visible en otros animales marinos. Este espiráculo está cubierto por una membrana resistente que evita que el agua ingrese al interior cuando el delfín permanece sumergido.

La medida corporal de un delfín oscila entre 1.2 y 9 metros de largo (esto último en el caso de las orcas). Los machos son de mayor tamaño que las hembras.

También te puede interesar… Trivia sobre animales inteligentes

Su cuerpo fusiforme (alargado) les da la habilidad de nadar con fluidez y reducir la resistencia del agua con los movimientos. Su aleta caudal les permite la propulsión y las aletas pectorales los direcciona durante el nado.

El cerebro de estos cetáceos es relativamente grande y bien desarrollado, por lo que es considerado uno de los animales más inteligentes del mundo. Los investigadores afirman que estos mamíferos poseen sistemas complejos de comunicación a base de sonidos de diferentes frecuencias, donde cada variación supone un tipo de expresión.

Delfín - Familia delphinidae

Delfines oceánicos y de río son muy diferentes a simple vista. Los de río suelen tener una coloración grisácea-rosácea como parte de una alimentación y entorno diferente. Sus ojos son muy pequeños; la cabeza grande con un melón mucho más prominente y las aletas sin las curvaturas que sí poseen los oceánicos.

Los delfínidos son en su mayoría de color gris claro, pero pueden mostrar patrones de tonalidades más oscuras, así como en color beige o azulado. Algunos poseen piel moteada o diseñada con franjas, curvas y líneas delgadas de diferentes tonalidades.

Alimentación del Delfín

Son carnívoros. Los pequeños peces y calamares constituyen los principales alimentos en la dieta de un delfín oceánico.

Para cazar, utilizan la ecolocalización mediante la cual pueden encontrar animales marinos, incluso enterrados en la arena.  También realizan otras técnicas como “golpe de peces”, utilizado mayormente por la especie de delfín nariz de botella. Aquí los delfines forman grupos donde rodean cierto número de peces, acorralándolos para que se separen de los bancos conformados por cientos o miles de ejemplares.

Los delfines de río consumen peces, cangrejos y hasta pequeñas tortugas cuando hay oportunidad.

La orca, por su parte, tiene la fuerza y tamaño para cazar animales más grandes o habilidosos, como focas, pingüinos o, incluso, crías de ballenas grises.

Cuando el objetivo no es sencillo, las orcas se organizan en grupos para lograr su objetivo. Realizan movimientos minuciosos para crear fuerte oleaje que provoque la pérdida de equilibrio o sentido de orientación de su víctima.

Delfines

Delfín listado
Delfín acróbata de hocico largo
Delfín común oceánico
Delfín rosado
Delfín nariz de botella

Comportamiento del delfín

Los delfines emiten sonidos, realizan movimientos dancísticos, juegan y ejecutan acrobacias fuera del agua para diversos fines, como entretenerse, comunicarse, orientarse y capturar presas. Además de esto, utilizan la ecolocalización que les permite tener mayor información sobre sus presas durante la caza. Sus sonidos se dividen en silbidos de frecuencia modulada, ráfagas de sonidos y clics. Estos últimos son utilizados durante la ecolocalización.

Son animales sociables, comunicativos y participativos, pero, a diferencia de lo que se cree, algunos delfines salvajes pueden mostrar falta de interés por el ser humano; es decir, no todos poseen esa personalidad «amigable» con el hombre. Sin embargo, existen numerosas historias sobre delfines que han salvado la vida de bañistas y animales solitarios del ataque de los tiburones.

Reproducción del Delfín

El período de gestación varía con la especie, pero normalmente tiene una duración entre 11 y 12 meses, excepto la orca que puede tardar hasta 17 meses. Por lo regular los delfines tienen una cría.

Los machos suelen ser agresivos durante la etapa de apareamiento debido a las competencias para obtener la aprobación de una hembra. La actividad sexual comienza antes de que alcancen su madurez sexual. Se ha comprobado científicamente que los delfines tienen relaciones sexuales no solo por necesidad de reproducción sino también para establecer vínculos sociales.

Delfín - Familia delphinidae

Depredadores del Delfín

Los únicos depredadores de los delfines son algunas especies de tiburones y el hombre (para oceánicos y de río). En algunos casos, también la orca representa un peligro, especialmente para las especies de delfín de menor tamaño.

Una amenaza que no solo afecta a estos cetáceos sino a toda la biodiversidad marina, es la contaminación de los océanos, mares y ríos,  que diariamente son envenenados con pesticidas, desechos industriales y agrícolas que ponen en peligro a la fauna. También son comunes las heridas profundas hacia los delfines hechas por hélices de embarcaciones.

Cada vez es más común la muerte de delfines por enredos en mallas de pesca que fueron olvidadas o abandonadas en los mares y océanos.

Actualmente, en Japón existe una cruel masacre contra de delfines al ser capturados para fines gastronómicos. Las condiciones para su captura no han sido reguladas para que el animal pueda, al menos, tener una muerte digna sin sufrir agonía.