Características de los riñones humanos

Los seres humanos poseen un par de riñones que forman parte del sistema urinario, junto con otros como la vejiga y la uretra. Son órganos vitales, y debido a que son 2 en vez de 1, un ser humano puede sobrevivir con un solo riñón.

Se ubican en la región inferior de la caja torácica y en la zona posterior de la cavidad abdominal, a cada lado de la columna vertebral. Su forma recuerda la de los frijoles: son curvos y del tamaño aproximado de un puño, con una coloración rojo oscura. Presentan una longitud aproximada de 11.5-14 centímetros, un ancho de 6 centímetros y un espesor de unos 4 centímetros. El peso de los riñones es menor en las mujeres: unos 115-155 gramos en comparación con los 125-170 gramos de los riñones masculinos.

Los riñones tienen un papel vital en la eliminación de desechos que se hallan en la sangre y en el control del equilibrio de los fluidos corporales al producir la orina.

Los riñones tienen un papel vital en la eliminación de desechos que se hallan en la sangre y en el control del equilibrio de los fluidos corporales al producir la orina. Cada 24 horas, filtran unos 150 litros de sangre y producen cerca de 1.5-2 litros de orina.

Partes-de-un-rinon

Estructura de los riñones humanos

Un riñón está cubierto por una capa de tejido fibroso llamada cápsula renal. Se divide en lóbulos, llamados lóbulos renales, consistentes en una pirámide renal o pirámide de Malpighi (unos tejidos en forma de cono) y en la corteza renal que se ubica encima.

Las arterias renales son las encargadas de llevar sangre hacia los riñones; específicamente hacia las nefronas. La zona externa de los riñones, o corteza, alberga alrededor de 1 millón de nefronas, que son las unidades encargadas de filtrar la sangre. Cada nefrona está equipada con un filtro llamado glomérulo y un túbulo, y está facultada para filtrar una pequeña porción de sangre.

Los riñones producen una hormona llamada eritropoyetina, la que estimula la producción de glóbulos rojos en la médula ósea.

La región más interna de los riñones es la médula renal, por donde se insertan las asas de las nefronas, y que tiene la función de controlar la cantidad de agua y sal de la orina. Unos conductos colectores transportan el fluido de las nefronas a la pelvis renal, un tubo con forma de embudo desde donde la orina pasa hacia el uréter, la estructura que lleva la orina hacia la vejiga. Las venas renales extraen la sangre filtrada para que esta se distribuya hacia todo el cuerpo.

Funciones de los riñones humanos

Los riñones, órganos clave del sistema urinario, tienen varias funciones primarias, como la eliminación de productos de desecho a través de la orina, la eliminación del exceso de agua de la sangre y la filtración de los residuos y toxinas de esta para mantener sus condiciones óptimas. Son, además, órganos que cumplen papeles hormonales secundarios.

Para ejemplificar lo anterior, debes saber que pese a no ser glándulas, los riñones producen una hormona llamada eritropoyetina, la que estimula la producción de glóbulos rojos en la médula ósea. Por otra parte, si la presión arterial baja los riñones producen una enzima llamada renina, la cual desencadena reacciones que permiten la reabsorción de más sal y agua. De esta manera se percibe un aumento de la presión arterial.

Gracias a los riñones, el cuerpo mantiene una composición química equilibrada en tanto los fluidos corporales son controlados y la acidez de la sangre se regula. Estos órganos determinan el volumen y la composición de la orina. Cuando una persona bebe mucha agua, los riñones tienen que producir mayor cantidad de orina para evitar que aumente el nivel de agua en el cuerpo, pero si el individuo bebe muy poca, la cantidad de orina es menor para mantener los niveles de líquido en el cuerpo y evitar la deshidratación. Si los riñones no filtraran los desechos de la sangre, estos se acumularían en el fluido y provocarían males en la salud.