Manzano

Malus domestica

Información y características

Seguramente has comido una manzana, pues es una de las frutas más conocidas y consumidas en el mundo. Crece en el árbol del manzano, del cual Malus domestica es el más cultivado. Su ancestro más antiguo es Malus sieversii, un manzano silvestre.

Orden: Rosales
Familia: Rosaceae
Género: Malus

Descripción

El manzano es un árbol de 1.8-4.6 metros de altura, aunque un ejemplar que no pertenece a un cultivo puede alcanzar hasta 12 metros. Tiende a mostrar una copa redondeada y ramas angulares. Sus hojas caducas son de forma elíptica u ovalada, con los bordes ligeramente dentados; son gruesas y ásperas al tacto. El haz tiene una coloración verde oscuro en tanto el envés, dotado con pelillos cortos, es de un tono verde grisáceo.

Sus flores, que crecen en grupos, exhiben 5 pétalos ovalados de color blanco y rosa y aspecto delicado que se desarrollan en grupos. En el centro de cada flor se localizan varios estambres y el estigma. El fruto, redondo y de diferente color según la variedad, contiene 2 o más semillas en el interior.

Distribución

El origen del manzano se encuentra en el este de lo que hoy es Turquía, en decir, en el Asia central, pero cabe recalcar que Malus domestica es un híbrido de varias especies silvestres. Su posible ancestro Malus sieversii es nativo de Kirguistán, Kazajistán, Tayikistán y la región de Xinjiang, China.

La fruta fue llevada a América del Norte en el siglo XVII por los colonos europeos, y a partir de entonces comenzaron a plantarse árboles de manzano en huertos y se crearon numerosas variedades. En el presente, entre los países más importantes en producción de manzanas están China, Estados Unidos, Turquía, Polonia, Francia e India.

Reproducción y variedades

El árbol suele florecer a finales de la primavera. Las abejas y otros insectos se encargan de polinizar las flores hermafroditas, aunque los agricultores prefieren que la polinización sea cruzada para desarrollar las frutas y obtener una mejor cosecha. Con la intención de facilitar esta forma de polinización, pueden situarse colmenas de abejas en los árboles. Según la variedad, el cultivo madura en diferentes épocas del año.

Los manzanos silvestres pueden crecer fácilmente a partir de semillas, pero los cultivados normalmente se propagan por injertos y comienzan a dar frutos entre los 2 y los 5 años. Para madurar, las manzanas requieren entre 100 y 200 días.

El total de variedades es inexacto, pero se supone un número aproximado de 7,500 que difieren en cuestión de tamaño, color de piel y sabor. Algunas variedades muestran más de 3 colores, y otras presentan una pulpa rosada o amarillenta. Ejemplos de variedades son “Granny Smith”, “Fuji”, “Golden Delicious”, “Red Delicious” y “Winesap”.

Usos

El fruto del árbol del manzano es cultivado primordialmente por la fruta, que se come fresca o en ensaladas, pasteles, zumos, salsas, mermeladas, vino, sidra y varios platillos. Golosinas típicas como las manzanas caramelizadas y postres como el pay (tarta) de manzana son típicas de ciertas festividades o países.

Se le atribuyen muchos beneficios en la salud humana, ya que contienen varios nutrientes: potasio, ácido fólico, vitamina C, vitamina A, vitamina B, fibra, calcio, polifenoles, entre otros. Sus antioxidantes pueden ayudar a prevenir algunos tipos de cáncer, y la pectina puede disminuir los niveles de azúcar y colesterol de la sangre.

Es generalmente sabido que la fibra de la manzana permite la regulación del funcionamiento digestivo y ayuda a reparar la flora intestinal, así como a prevenir diarreas y estreñimiento. Pero hay que tener precaución, ya que las semillas son ligeramente tóxicas y pueden ocasionar daños a la salud o alergias si se consumen en exceso.

Amenazas y conservación

La planta no ha sido evaluada, pero no es probable que se encuentre amenazada. Aún así los cultivos tienden a ser afectados por las plagas, especialmente aquellas ocasionadas por hongos. Las flores, las hojas y los frutos pueden padecer el hongo de la costra de manzana, y los frutos, del hongo de la podredumbre. Los pulgones se aprovechan del follaje y si plagan el árbol, este ve disminuido su crecimiento. Otros organismos nocivos son la polilla, el ácaro rojo europeo, el escarabajo de bronce y algunas orugas.