Ballenas

Orden Cetacea

Información y Características

Las ballenas pueden pertenecer tanto al suborden de los Odontocetos, es decir, cetáceos con dientes como el cachalote, orca, beluga, etc. así como ser parte del suborden de los Misticetos, que en vez de dientes, cuentan con estructuras llamadas barbas, encontradas en la ballena azul, jorobada o gris. Las ballenas están presentes en todos los océanos del mundo.

A pesar de lo anterior, se denomina estrictamente ballena a los miembros de los géneros Balaena y Eubalaena.

También te puede interesar… Tiburón

Descripción de las ballenas

Su cráneo puede abarcar hasta un tercio de la longitud del tamaño de su cuerpo. Los balénidos generalmente miden entre 15 y 17 m de longitud y pesan entre 50 y 80 toneladas. Otros cetáceos superan estas medidas, como la ballena azul, el animal más grande que jamás se haya registrado en el mundo, que puede llegar a la impresionante medida de 30 m de longitud y pesar poco más de 170 toneladas.  Para tener una referencia en cuanto a la dimensión de su tamaño, tan solo en su larga lengua podrían caber hasta 20 personas de pie. Por su parte, muchos cetáceos odontocetos miden un par de metros, pero el tamaño es variable.

Debajo de su piel contienen una gruesa capa de grasa que almacena energía, regula su temperatura y ofrece protección. Su corazón es de cuatro cámaras y carecen de aleta dorsal.

A diferencia de otros mamíferos, las ballenas no duermen completamente ya que podrían ahogarse. Es por ello que un hemisferio de su cerebro dormita, mientras el otro permanece consiente y alerta.

Los misticetos se comunican entre ellos por medio de sonidos melódicos, lo que se conocen popularmente como “canto de ballenas”. Estos también incluyen pulsaciones, zumbidos, chirridos y ruidos ultrasónicos de baja frecuencia.

Ballena - Orden Cetacea

Alimentación de las ballenas

Pese a su enorme tamaño, su dieta incluye pequeños crustáceos, peces, camarones, krill y organismos microscópicos para el ser humano. Debido a su enorme mandíbula, pueden devorar de un bocado, miles o incluso toneladas de estos pequeños animales marinos.

Reproducción de las ballenas

La mayoría de las especies pueden tener varios compañeros cada temporada. Por lo regular tienen una sola cría y son muy unidas a la madre. Su madurez sexual es alcanzada entre los siete y diez años de edad o a una edad mucho menor.

Usualmente dan a luz a sus crías cada dos o tres años y prefieren los meses de invierno para aparearse. El período de gestación dura entre 10 y 12 meses dependiendo la especie. El peso de los ballenatos también puede variar. Una cría de ballena gris puede pesar alrededor de 680 kg pero en el caso de la ballena azul, puede alcanzar los 1,900 kg.

La expectativa de vida de las ballenas se calcula alrededor de los 30 años, pudiendo ser un poco más, pero se ha demostrado que la ballena azul ha sobrevivido hasta los 110 años.

Ballena jorobada

Comportamiento de las ballenas

El comportamiento de las ballenas es sorprendente. Pueden enseñar, aprender, colaborar, planear, cuidar y tener etapas de duelo. Estas acciones se creían realizadas únicamente por homínidos como el ser humano, pero se ha comprobado científicamente que estos mamíferos también poseen la habilidad de hacerlo.

Las ballenas pueden convivir en grupos de hasta cuatro individuos y en el caso de la ballena Beluga, puede formar agrupaciones de hasta 25 miembros.

Las madres son muy protectoras de sus crías y se ha observado varias veces que se vuelven agresivas cuando tiburones, orcas y humanos se acercan con dudosas intenciones.

Ballenas

Ballena jorobada

Ballena gris

Ballena azul

Beluga

Amenazas para las ballenas

La caza de ballenas ha sido un problema durante siglos. Diariamente y hasta hoy en día, son capturadas para aprovechar su carne, grasa, entre otras partes. Incluso existe un ingrediente en los intestinos de los cachalotes que es utilizado para la realización de perfumes.

Por otro lado, el calentamiento global modifica por completo la temperatura de las aguas oceánicas y la fuente de alimentación para las ballenas. Haciendo que el plancton y todo organismo pequeño que comen, se aleje del lugar habitual para encontrar mejores temperaturas.

Existen grupos ambientalistas que han realizado iniciativas de ley para proteger a estos bellos mamíferos marinos de la caza. Nosotros podemos colaborar no consumiendo algún producto derivado de su captura.