Lo que la evolución genera

Dado que la evolución es un proceso lento y gradual, es difícil observar los cambios en un corto período de tiempo. Sin embargo, una visualización de los cambios evolutivos que se han producido en organismos actuales da cuenta de las diferencias con respecto a sus antepasados. Si observaras por dentro el cuerpo de algunas serpientes, encontrarías unos huesos que hace millones de años pudieron conformar patas traseras. Otro ejemplo es el de las ballenas y los delfines: sus aletas pectorales cuentan con huesos internos de modo que parecen ser manos humanas; esto es porque pudieron evolucionar a partir de mamíferos terrestres.

Pero los cambios anatómicos evidentes no son lo único que la evolución ocasiona. Otros procesos biológicos diferentes son consecuencias de la evolución, que pueden estar insertos dentro de lo que se conoce como microevolución y macroevolución. La primera es la evolución a pequeña escala y es apreciable en una especie o población determinada; se detecta por medio del cambio en la frecuencia de los genes. En cambio, la macroevolución es la evolución a gran escala, lo que implica resultados a nivel más allá de la especie: extinciones masivas, nuevas especies, etcétera.

Hablar de consecuencias de la evolución puede hacer parecer que este proceso tiene un fin, pero hay que saberlo: la evolución no tiene un fin como tal pues se produce continuamente a través del tiempo, sin embargo, en un momento determinado es posible apreciar resultados específicos.

Las principales consecuencias evolutivas son: la adaptación, coevolución, cooperación, especiación y extinción.

Las siguientes son las consecuencias evolutivas básicas:

Adaptación

Mediante este proceso, los organismos se ajustan a las condiciones de un hábitat y es al mismo tiempo un aspecto esencial para la supervivencia. Se produce por medio de la selección natural y puede referirse tanto al proceso como al rasgo de adaptación que permite que un organismo sobreviva y se reproduzca.

Ejemplos de adaptación son la capacidad de algunos insectos para mimetizarse con el objetivo de evadir a los depredadores, el uso de ecolocalización en la mayoría de los murciélagos para atrapar presas en la oscuridad y las diferentes disposiciones de los huesos de los animales de 4 patas para usarlas según sus fines particulares.

Coevolución

En un caso de coevolución, dos o más especies influyen entre sí para evolucionar, es decir, un ser vivo cambia por efecto del cambio de un organismo cercano a él. En este sentido, la coevolución es más factible de suceder en especies con relaciones mutualistas (relaciones en las que ambos se benefician), de competencia, de parasitismo y entre un depredador y su presa.

Dos o más especies que dependen entre sí para sobrevivir probablemente han coevolucionado, como en el caso de insectos que polinizan flores y éstas desarrollan estructuras útiles para la alimentación o supervivencia del insecto.

Cooperación

En algunas ocasiones los organismos tienen que trabajar juntos para obtener algún beneficio en común. Generalmente, la cooperación ocurre entre seres emparentados, pero puede suceder entre miembros de especies diferentes entre sí.

Especiación

En este proceso se producen linajes distintos de una especie ancestral, lo que ocasiona especies diferentes. Es resultado de diversos mecanismos como la separación a partir de barreras geográficas y la conquista de un nuevo nicho ecológico.

La especiación debida a barreras geográficas consiste en la separación física de una población en dos poblaciones, por ejemplo, una población de una especie de abejas de la cual los huevos son trasladados a otra región. Los huevos logran sobrevivir en un medio ambiente diferente al de sus padres por lo que ambas poblaciones quedan geográficamente aisladas y los descendientes desarrollan en su nuevo entorno distintos hábitos; las abejas más aptas llegan a la adultez y se reproducen en un proceso de selección natural paulatino. Con el tiempo sus genes llegan a ser incompatibles con el de las abejas de las que evolucionaron.

Extinción

Es la desaparición de una especie. En el curso de la historia han ocurrido varias extinciones de especies como el pájaro dodo y el tigre de Tasmania, pero también se han encontrado indicios de extinciones masivas, como las de los dinosaurios.