Clasificación de las plantas

Espermatofitas

Por Equipo de redacción. 20 octubre 2022
Espermatofitas

Puede ser que las conozcas como fanerógamas, espermatofitas o espermatófitas, pero en todo caso forman parte de lo que se ha llamado “plantas superiores”. Al igual que las pteridofitas, como helechos y afines), son plantas vasculares, es decir, con tejidos conductores que transportan y distribuyen sustancias vitales. Una de sus características más importantes es que producen semillas.

Si quieres saber más sobre ellas, no te pierdas este artículo de BIOenciclopedia donde veremos cuál es la estructura de las espermatofitas y los tipos que hay.

También te puede interesar: Plantas Terrestres
Índice
  1. Qué son las plantas espermatofitas
  2. Estructura de las espermatofitas
  3. Tipos de plantas espermatofitas
  4. Amenazas y conservación de las plantas espermatofitas

Qué son las plantas espermatofitas

La palabra “espermatofita” significa literalmente “planta con semilla” según los términos griegos σπέρμα (sperma, que significa “semilla”) y φυτόν (fiton, cuyo significado es “planta”). Además, la palabra “fanerógama” proviene del griego Σπερματόφυτα, en el que phaneros significa "visible", lo que alude al hecho de que estas plantas poseen órganos sexuales distinguibles.

Las semillas se convirtieron en una especie de innovación evolutiva de las plantas primitivas. De esparcirse por medio de esporas, cuyo período de vida es breve, desarrollaron órganos y estructuras anatómicas especializadas en un tipo de reproducción sexual. Se piensa que las espermatofitas pudieron haberse originado a partir de pteridofitas.

El ejemplar más antiguo que se conoce pertenece al fósil de la especie Elkinsia polymorpha, que vivió a finales del Devónico y al que se considera un “helecho con semilla”, miembro del grupo Pteridospermatophyta, ya extinto. A principios del Mesozoico, la flora del planeta estaba formada por una gran cantidad de plantas con semilla.

Estructura de las espermatofitas

En general, la estructura de las plantas espermatofitas es más compleja que la de los helechos y los musgos. A simple vista, las espermatofitas se distinguen por una o más raíces, un tallo único o ramificado en los laterales, hojas y en muchos casos, flores y frutos.

En cuanto su composición, las espermatofitas contienen tejidos vasculares llamados xilema y floema. Si el xilema se acumula en gran cantidad, el resultado es conocido como “madera”, lo cual es típico en los árboles y los arbustos. La peridermis es la capa que cubre al floema secundario y se compone de células integradas bajo la capa externa de una planta. La peridermis, junto con el floema, constituye la corteza.

Además, la semilla de las plantas espermatofitas se compone de 3 capas básicas:

  1. El embrión que aparece como resultado de la unión del polen y el óvulo y corresponde a un esporófito joven.
  2. Un tejido nutritivo que provee alimento al embrión mediante unas hojitas denominadas cotiledones.
  3. Una cubierta, que si detecta condiciones adecuadas de agua y luz, puede desencadenar la germinación de la planta. El polen es dispersado por el viento o muchos animales, lo cual facilita la propagación de las plantas y su diversidad genética.

Tipos de plantas espermatofitas

Concretamente, existen 2 grandes grupos de espermatofitas: las gimnospermas y las angiospermas. A continuación, te explicamos sus principales diferencias:

  • Gimnospermas: son plantas leñosas que producen otras estructuras a las cuales se suele llamar también flores, pero no son tal como las conoces pues pueden estar reunidas en conos, los cuales son masculinos o femeninos. Las semillas se producen de forma individual, ya sea en las escamas de los conos, en los extremos de los tallos o en conjuntos de hojas.
  • Angioespermas: son plantas que, al contrario de las gimnospermas, sí desarrollan unas vistosas flores en las que se pueden apreciar las semillas claramente.

Amenazas y conservación de las plantas espermatofitas

Tres cuartas partes de las plantas que conoce el ser humano son plantas con flores, es decir, las angiospermas, y proporcionan alimento a muchísimos más organismos vivos. Además, las gimnospermas brindan el oxígeno que liberan como consecuencia de su fotosíntesis y de ellas se aprovecha, principalmente, la madera.

Casi cualquier parte de las espermatofitas es aprovechable por el ser humano, pero con el tiempo se han suscitado problemas relacionados con ello. La sobreexplotación y la tala ilegal o inmoderada son factores que derivan de las actividades humanas que buscan satisfacer necesidades como el desarrollo urbano, la alimentación o la vestimenta. Sin embargo, esto afecta una gran cantidad de especies de plantas en todo el mundo y, por lo tanto, a la biodiversidad.

Si deseas leer más artículos parecidos a Espermatofitas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Clasificación de las plantas.

Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Espermatofitas