Tipos de Células Eucariotas y Procariotas

Ahora que sabemos qué son las células eucariotas y procariotas, así como cuáles son sus principales diferencias, ahora veremos qué tipos de células pertenecen a cada grupo.

Recordemos que las células procariotas son las más simples al no poseer núcleo ni gran cantidad de organelos u orgánulos complejos más que los ribosomas. A diferencia de las eucariotas que sí almacenan un núcleo definido además de numerosos organelos entre los que figuran los ribosomas, las vaculoas y lisosomas, entre otros.

Cabe recordar también que las procariotas o procariontes (ambos términos son correctos) son muy pequeñitas y unicelulares, y se dividen en dos dominios: bacterias y arqueas. A diferencia de las eucariotas u eucariontas que son diez veces más grandes y pluricelulares; es decir, que están conformadas por dos o más células. Están presentes en animales, plantas, hongos, algunos tipos de algas, etc.

Veamos qué tipos de células pertenecen a cada grupo, eucariota o procariota.

Tipos de células eucariotas.

Célula animal.

 

Células Eucariotas.

Las células eucariotas son más evolucionadas por la cantidad de componentes que tienen y por las funciones complejas que llevan a cabo.

Células en hongos y protistas.

Los hongos producen esporas, que se definen como células haploides, pues contienen la mitad habitual de cromosomas después del proceso de la meiosis. Otros organismos eucariotas se componen de células diploides, es decir, un conjunto de cromosomas en cada parte.

Por otro lado, un ejemplo de célula protista sería Syringammina fragilissima, el organismo unicelular más grande conocido, con 20 cm de ancho. Recordemos que en los protistas existen organismos tan unicelulares como pluricelulares.

Célula animal.

No todas las células eucariotas son iguales. Las células que tienen los animales no son las mismas que conforman a las plantas, y esto es porque cada organismo funciona de manera distinta. Los procesos reproductivos, metabólicos, fisiológicos, etc. que presentan los animales, difieren por mucho a los de las plantas. Es por ello que los tipos de células están adaptados a cada uno.

Podemos encontrar más de 200 tipos de células animales. A diferencia de las del reino Plantae, ninguna posee pared celular ni cloroplastos, pues no cumplen con una función importante dentro de la célula. La pared celular sirve para proteger y dar rigidez a la forma de la célula, mientras que el cloroplasto es necesario para llevar a cabo la fotosíntesis.

Entre las células animales encontramos: células del cartílago, musculares, epiteliales, sanguíneas, óseas, nerviosas, reproductoras y adiposas.

Células del cartílago.

Entre las células que conforman los cartílagos se encuentran los condrocitos, las únicas halladas en el cartílago sano.

Los fibroplastos son las células más comunes del tejido conectivo en los animales que desempeñan un importante papel en la curación de las heridas.

Células musculares.

Los miocitos son las principales células del tejido muscular. Las células que conforman el músculo cardíaco, se distinguen con el nombre de cardiomiocitos, los cuales miden alrededor de 100 µm (micrómetros) de largo (1 micrómetro = la milésima parte de un milímetro).

Células epiteliales.

Son las células encargadas de recubrir las superficies del cuerpo. Es decir, las hallamos en nuestra piel, en los vasos sanguíneos, en el tracto urinario y en los órganos. En la medicina moderna existe una prueba que consta en obtener una prueba de orina para realizar el conteo de este tipo de células. Un excesivo número podría generar infecciones en los riñones y otras enfermedades relacionadas.

Un ejemplo de este tipo de células son los enterocitos; ubicados en el intestino delgado y encargados de absorber nutrientes esenciales.

Células sanguíneas.

No podemos verlas en forma de células a simple vista, pero sí somos capaces de percibir la sangre, la cuál contiene una gran cantidad de estas. De las células madre mieloides y células madre linfoides, se derivan las siguientes:

Leucocitos o glóbulos blancos. Son células sanguíneas que se hallan en la sangre y tejido linfático. Son parte del sistema inmune y gracias a ellos se combaten infecciones y enfermedades.

Dentro de estos, hay otras clasificaciones de células con tareas específicas. Los tipos de glóbulos blancos más conocidos son los granulocitos (que se clasifican en neutrófilos, eosinófilos y basófilos), los monocitos, los mastocitos y los linfocitos B, T y NK o Natural Killer.

Eritrocitos o glóbulos rojos. Células sanguíneas producidas en la médula ósea y halladas en la sangre. Contienen la hemoglobina que transporta oxígeno desde los pulmones al resto del cuerpo.

Células óseas.

Los osteoblastos, osteocitos y osteoclastos conforman el grupo de las células óseas.

Los osteoblastos son células con un solo núcleo que sintetizan y mineralizan la matriz orgánica del hueso.

Los osteocitos tienen forma de estrella y se encuentran en el hueso maduro, o bien, en el hueso completamente formado. Se calcula que un cuerpo humano almacena un promedio de 42 mil millones de osteocitos.

Los osteoclastos son los responsables de la disolución y absorción del hueso, por lo que se descomponen y reestructuran continuamente en respuesta al estrés conducta y a las cantidades de calcio que reciba.

Células nerviosas.

Las neuronas son células básicas del sistema nervioso. Está presente en vertebrados y en la mayoría de los invertebrados y su función principal es la de recibir, procesar y transmitir información a través de impulsos nerviosos o señales eléctricas. Las neuronas suelen conectarse entre sí para formar circuitos neuronales.

Células reproductoras.

Los gametos son las células reproductoras de los seres vivos. Un gameto masculino se junta con uno femenino para crear una nueva vida (o zigoto en términos biológicos).

Óvulos, que son células reproductoras femeninas. Pueden ser visibles al ojo humano.

Espermatozoides, que son células reproductoras masculinas. Una eyaculación puede almacenar entre 60 y 300 millones de espermatozoides.

Células adiposas.

Son aquellas que constituyen el tejido graso; es decir, las que almacenan energía como grasa. Existe el tejido adiposo blanco y el adiposo marrón. Las blancas están rodeadas de citoplasma y en su interior albergan gran cantidad de lípidos. La grasa se encuentra en estado semilíquido y está compuesta principalmente de triglicéridos y éster de colesterilo.

Las adiposas marrones tienen forma poligonal y contienen una enorme cantidad de mitocondrias, lo que les otorga esa coloración. El propósito de esta grasa es quemar calorías para generar calor.

Otras células importantes y especializadas:

Hepatocitos. Constituyen el 70-85% de la masa del hígado.

Neumocitos. Forman los alveolos pulmonares.

Células del páncreas: pueden ser células alfa, beta, delta, etc.

Oxínticas o células parietales: se encuentran en las glándulas gástricas y participan en el proceso de digestión con la secreción de sustancias.

Tipos de células eucariotas.

Células vegetales.

Célula vegetal.

En el mundo vegetal existe también una gran diversidad de células.

Como ejemplos de células secretoras podemos mencionar a las células oleíferas, mucilaginosas y taníferas. Las células que conforman los tejidos vegetales pueden ser las células del xilema, floema, epidérmicas, etc.

Las células del parénquima, del colénquima y del esclerénquima poseen varias funciones dentro de las plantas.

Células del parénquima. Tienen varias funciones, como la del almacenamiento y soporte, hasta la fotosíntesis y la carga del floema. Algunas de estas células son especialistas en la penetración de la luz y en la regulación del intercambio de gases.

Células del colénquima. Estas proporcionan soporte mecánico y estructural adicional, sobre todo en regiones de nuevo crecimiento. Tienen una sola pared celular primaria gruesa compuesta de celulosa y pectina.

Células del esclerénquima. Es uno de los tejidos de sostén de los vegetales. Otorgan a la planta resistencia a torceduras, flexiones, pesos y presiones.

Células procariotas.

Bacterias.

Células Procariotas.

Entre las células procariotas podemos mencionar a las bacterias, las arqueas y cianobacterias que tiempo atrás se denominaban algas verdeazules. Es inmenso el grupo de células que pertenecen a esta categoría, pero como ejemplos de células procariotas podemos mencionar Haloarqueas, Escherichia coli, Helicobacter pylori, Bacillus anthracis, Salmonella enterica, Chlamydia trachomatis, Caldisericum exile, entre muchísimas más.

 

 

Referencias

https://www.cancer.gov/espanol/publicaciones/diccionario/def/globulo-blanco

https://www.cun.es/diccionario-medico/terminos/miocito

https://medlineplus.gov/lab-tests/epithelial-cells-in-urine/

https://www.lls.org/sites/default/files/file_assets/sp_bloodcellschart.pdf

https://www.britannica.com/science/osteoblast

Buenzli, Pascal R.; Sims, Natalie A. (2015-06-01). “Quantifying the osteocyte network in the human skeleton”. Bone.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2699856/

http://www.biologia.edu.ar/botanica/tema14/14-3cel-secretoras.htm