Qué son las Enfermedades de Transmisión Sexual y Cuáles son.

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son infecciones que se transmiten de humano a humano a través de contactos sexuales, por transfusiones sanguíneas o a través de una madre hacia su hijo, ya sea durante el embarazo o durante el parto. Una persona infectada con algún virus, bacteria o parásito, transmite la infección a una persona sana.

Los casos más comunes son por vía sexual. Estas ETS se pueden obtener al mantener relaciones sexuales vía vaginal, anal u oral sin protección. Esto no significa que en cualquier contacto sexual sin protección un individuo contraerá una infección, pero el riesgo es muy elevado. Por tal motivo se alerta a la población a que tome medidas preventivas.

Puede interesarte: Enfermedades humanas…

Según datos publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada día, más de 1 millón de personas contraen una infección de transmisión sexual. Los más de 30 virus, bacterias y parásitos que se sabe se transmiten, en su mayoría por contacto sexual, no respetan edad ni género.

Métodos de prevención de ETS

Prevención de ETS.

Algunas ETS pueden ser tratadas y erradicadas del organismo de manera exitosa como la sífilis, la gonorrea, la clamidiasis y la tricomoniasis, pero existen otras como hepatitis B, virus del herpes simple, virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) y virus del papiloma humano (VPH) que no tienen cura pero son tratables a base de medicamentos que deben ser consumidos de manera muy controlada.

Lo peligroso de algunas ETS es que no exhiben síntomas visibles hasta su etapa avanzada. No obstante, existen algunas señales que pueden indicar su presencia en el cuerpo.

Vaginosis bacteriana (VB).

Vaginosis bacteriana.

La vaginosis bacteriana es una infección vaginal que se presenta mayormente en mujeres de 15 a 44 años. Se desconocen las causas de su aparición, que se caracteriza por una producción excesiva de bacterias que modifican el equilibrio natural de la flora vaginal, pero se sabe que ocurre comúnmente en mujeres con vida sexual activa. Muy rara vez ocurre en mujeres sin vida sexual.

Se identificó que el uso frecuente de duchas vaginales y el cambio de parejas sexuales con frecuencia, aumenta el riesgo.

Tricomoniasis.

Es la ETS curable más común causada por el protozoario Trichomonas vaginalis. Los síntomas son variables y la mayoría de los afectados (alrededor del 70%) desconocen que tienen la infección.

Se contagia de persona a persona a través de relaciones sexuales vía vaginal, anal u oral sin protección.

En hombres y mujeres, las señales sintomáticas son la comezón, ardor, molestia al orinar y enrojecimiento alrededor de los genitales, pero son las mujeres las que padecen más estos síntomas. En ellas también aparece una secreción de olor fuerte y coloración blanca, amarillenta o verdosa.

Chancroide

Es una infección de origen bacteriano que se propaga por contacto sexual mayormente en países tropicales. La bacteria que lo causa es Haemophilus ducreyi y es más frecuente en hombres sin circuncisión.

Los síntomas aparecen de 4 a 7 días después del contacto y se caracteriza por la aparición de úlceras o bultos en los órganos genitales, así como en muslos, pechos y labios.

Aunque no representa un riesgo para la vida si se aplica el tratamiento adecuado, poseer chancroide permite la entrada de otras ETS más graves como el VIH.

Clamidia.

La clamidia es más común de lo que se piensa. Afecta a hombres y mujeres y puede contraerse durante el sexo oral, anal o vaginal con alguien infectado. La bacteria Chlamydia trachomatis, es la causante de los daños graves y permanentes que la clamidia ocasiona, pues afecta el cuello del útero, el recto y/o la garganta en las mujeres, mientras en los hombres genera daños en el interior del pene, en el recto o la garganta.

Es más frecuente en mujeres jóvenes que tienen relaciones sexuales sin protección. Cuando se complica, las posibilidades de que una mujer quede embarazada, son muy bajas.

Sífilis.

Síntomas de la sífilis.

Micrografía electrónica de Treponema pallidum, agente causante de la sífilis. / Imagen de dominio público.

La sífilis es una ETS de gran riesgo. La bacteria que la ocasiona puede permanecer latente en el cuerpo (como el VIH) por bastante tiempo sin activarse. Algunas veces puede curarse con penicilina, pero una complicación o inadecuado tratamiento puede llevar a la muerte, pues daña seriamente órganos vitales como el corazón y el cerebro. Puede transmitirse de madre a feto.

Se contagia de una persona a otra mediante el contacto de la piel, por las membranas mucosas o por relaciones sexuales anales, vaginales u orales sin protección.

Se le identifican varias fases por orden de gravedad: primaria, secundaria, latente, tardía y congénita.

Fases o etapas de la Sífilis…

Gonorrea.

Es otra ETS común pero provocada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae. Se caracteriza por afectar las mucosas del aparato reproductor y urinario de hombres y mujeres, pero en casos más serios, llega a afectar la faringe, el recto, e incluso la conjuntiva ocular.

La gonorrea se presenta generalmente en jóvenes de 15 a 24 años que tuvieron relaciones sexuales vía vaginal, anal u oral sin protección y con una persona con esta enfermedad.

Puede ocasionar infertilidad en la mujer, y en caso de las ya embarazadas, existe la probabilidad de una transmisión de madre a bebé durante el parto. También es causa de enfermedad inflamatoria pélvica (EIP), una infección de los órganos reproductores femeninos.

Herpes genital.

El herpes genital es una ETS que es causada por dos tipos de virus: el herpes simple tipo 1 (VHS-1) y el herpes simple tipo 2 (VHS-2).

También se transmite vía vaginal, anal u oral y es más frecuente en personas con edades entre 14 y 49 años.

El herpes se distingue de otras enfermedades de transmisión sexual por la aparición de pequeñas ampollas que fácilmente pueden reventarse, dejando marcas enrojecidas en genitales, ano, muslos y glúteos. Estas heridas abiertas son altamente infecciosas.

Las ampollas pueden desaparecer por sí solas o con tratamientos, pero pueden volver, por lo que no es curable. Hay personas que no presentan síntomas, pero los que sí las tienen, experimentan dolor o ardor al orinar, o picazón alrededor de los genitales y los muslos. Las mujeres pueden expulsar secreción vaginal muy diferente a la normal.

Hepatitis B.

Es una infección muy severa que tiene consecuencias graves en el hígado. La mejor manera de prevenirla es con protección al tener relaciones sexuales y con la aplicación de la vacuna contra la hepatitis B. Se transmite vía sexual por boca, vaginal y ano con una persona infectada o por compartir agujas, jeringas o utensilios para el uso de drogas. También es posible que una madre infecte a su bebé en el parto.

La enfermedad se desarrolla de manera distinta de acuerdo a la salud inicial de la persona. En algunos puede presentarse de forma leve con síntomas poco perjudiciales, mientras que en otros, los daños requieren hospitalización y cuidados especiales.

Muy pocos combaten y erradican el virus, porque la mayoría de los infectados producen infecciones crónicas de por vida. No tiene cura pero puede tratarse. La hepatitis B crónica es una complicación que ocasiona daño hepático, insuficiencia hepática, y en peores casos, cáncer de hígado.

Tipos de hepatitis…

Virus de la Inmunodeficiencia Adquirida (VIH).

Síntomas del VIH

Representación del Virus del VIH

Es quizá la más popular y al mismo tiempo la más temida. A pesar de que los avances de la medicina ya permiten que una persona con VIH tenga una mejor calidad de vida y la posibilidad de vivir más años, lo cierto es que el SIDA, una peligrosa enfermedad que surge ante el desarrollo del virus del VIH, aún sigue registrando altos índices de mortalidad en la población mundial. Es decir, se puede vivir con VIH mediante una medicación controlada, pero con SIDA el tiempo de vida es muy breve.

Cuando un individuo tiene una ETS, es más fácil que contraiga el virus de la inmunodeficiencia adquirida. No obstante, una persona no infectada debe tomar las medidas necesarias para no contraerlo. Esto, utilizando preservativo en las relaciones sexuales y evitando contactos sexuales con varias parejas en breves períodos.

Síntomas del VIH…

Virus del Papiloma Humano (VPH).

Son un grupo de más de 200 virus relacionados, pero poco más de 40 pueden transmitirse por contacto sexual directo vía vaginal, anal y oral, de la piel y de las membranas mucosas.

El VPH es tan común, que casi todos los hombres y mujeres lo contraen en algún momento de su vida.

Se distinguen dos categorías:

VPH de bajo riesgo

provocan verrugas en la piel, alrededor de los genitales y del ano. No son causantes de cáncer.

VPH de alto riesgo

Se tiene identificado más de 12 tipos de VPH de alto riesgo. Es causante de varios tipos de cáncer como el de cuello uterino, de ano, de orofaringe (parte central de la garganta, paladar blando, lengua y amígdalas). El cáncer de vagina, de vulva y de pene son menos probables, pero posibles.

El VPH podría pasar desapercibido; pues en la mayoría de los casos desaparece por sí solo sin causar problemas de salud o síntomas de riesgo.

 

Fuentes

https://www.cdc.gov/std/default.htm

http://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/sexually-transmitted-infections-(stis)

http://www.sld.cu/servicios/sida/temas.php?idl=24&idv=514

https://medlineplus.gov