Los anfibios son animales vertebrados ectotérmicos (dependen de fuentes externas para obtener calor) y tetrápodos (vertebrados con cuatro extremidades ambulatorias o manipulatorias) de la clase Amphibia cuya variedad ronda las 8,000 especies. 

Dicha cantidad de especies, se categoriza en tres principales grupos: 

  • Anuros (sapos y ranas).
  • Caudados (salamandras, ajolotes y tritones).
  • Gimnofiones (cecilias).

El nombre de su clase, Amphibia, proviene del griego amphí (ambos) y bíos (vida), que significa “ambas vidas”, pero en este caso se relaciona más a ambos “medios” o ambos entornos, debido a su facilidad para trasladarse por ambientes acuáticos y terrestres con altos niveles de humedad.

Características de los anfibios.

Los anfibios se diferencian de otros grupos de animales como reptiles, mamíferos o aves, por cumplir con las siguientes características específicas:

  1. Requieren agua y humedad.

Como característica básica, todo anfibio necesita agua o entornos con suficiente humedad para vivir. Para retener esa humedad y evitar su pérdida con la radiación solar, los anfibios están cubiertos por un tipo de moco protector por todo el cuerpo. Es por ello que siempre lucen un aspecto brillante.

  1. Tienen un particular ciclo de vida.

Durante su fase larvaria respiran a través de branquias y habitan en cuerpos de agua, pero en etapa adulta desarrollan extremidades y pulmones, por lo que la respiración se realiza a través de estos. Este cambio de agua hacia tierra se conoce como metamorfosis. 

Al desarrollar sus extremidades pierden la cola con la que se desplazaban en el agua y alcanzan la madurez anatómica necesaria para su vida adulta en tierra firme de forma permanente. Una vez ahí, utilizan sus capacidades de salto o desplazamiento veloz para evitar exponerse al peligro. 

  1. Respiran no solo por pulmones.

Todos los anfibios pueden respirar y absorber humedad a través de la piel, ya que esta es muy delgada y cuenta con diminutos poros por donde pasa el oxígeno.

  1. Tienen glándulas especiales.

Los anfibios cuentan con glándulas cutáneas especiales que producen tipos de proteínas, pero su uso varía de acuerdo al tipo de especie. Estas glándulas pueden servir para:

  • Transportar agua, oxígeno y CO2 dentro o fuera del cuerpo.
  • Evadir bacterias o crecimiento de hongos.
  • Para defensa contra los depredadores.
  1. Son de sangre fría.

Los anfibios son de sangre “fría”, al igual que los reptiles. Esto significa que pueden sobrevivir en lugares cálidos mientras se protejan de los rayos solares directos, ya que sus células pueden sufrir daños. 

Pueden estar en la intemperie, siempre y cuando el viento no sea lo suficientemente intenso como para secar la piel y deshidratarla a niveles mortales.

  1. Son fuertes, pero muy vulnerables.

Aunque lucen como animales débiles, los primeros grupos principales de anfibios se desarrollaron en el período Devónico, hace unos 370 millones de años. Es decir, cuentan con una increíble capacidad de adaptación en diferentes aspectos. No obstante, está claro que la vida de ahora no es la misma que hace millones de años.

Los actuales anfibios se enfrentan a la contaminación del agua, aire y suelo. Mueren cuando sus hábitats son alterados, destruidos o contaminados con herbicidas y otros químicos que se absorben en su piel. Esto ha provocado que numerosas especies de anfibios se encuentren en peligro de extinción con poblaciones cada vez más reducidas, poniendo también en peligro a la fauna que se alimenta de ellos.

Olm o Proteo, un anfibio evolucionado y adaptado a vivir en lugares con poca o nula iluminación. Autor de la imagen: Javier Ábalos Alvarez. Este archivo se encuentra bajo la licencia Creative Commons Genérica de Atribución/Compartir-Igual 2.0.

¿Dónde se encuentran los anfibios?

Los anfibios no se limitan a un solo tipo de hábitat. Aunque requieren humedad para vivir, esto no significa que siempre vivan a las orillas de ríos y lagos. Su hábitat natural comprende desde áridos desiertos, hasta lagos profundos de agua dulce y lugares muy fríos.

En los desiertos sobreviven debido a que buscan protección y humedad bajo tierra, donde pasan la mayor parte de su tiempo para evitar la desecación (pérdida de humedad). Y contrario a ello, pocos saben que algunas especies toleran entornos gélidos del Ártico. 

¿Qué animales son anfibios?

A este grupo animal pertenecen:

  • Salamandras y ajolotes
  • Ranas
  • Sapos
  • Tritones
  • Cecilias

Salamandras y ajolotes.

Las salamandras son anfibios del orden Caudata que alberga alrededor de 740 especies distintas (entre ellos los llamados ajolotes, un grupo familiar de las salamandras). Estos animales con apariencia de lagarto, se caracterizan por su cuerpo alargado, 4 patas y piel húmeda. Son más abundantes en el hemisferio norte de la Tierra, con algunos ejemplares en América del Sur y unos cuantos al norte de África. Oceanía y la Antártida no albergan salamandras.

Ajolote (Ambystoma mexicanum)

Algunas especies de salamandras:

Salamandra viscosa del norte (Plethodon glutinosus) – América del norte.

Salamandra moteada (Ambystoma maculatum) – América del norte.

Ajolote (Ambystoma mexicanum) – América del norte (México).

Salamandra ciega de Texas (Eurycea rathbuni) – América del norte (Texas).

Salamandra de manchas azules (Ambystoma laterale) – América del norte.

Salamandra escaladora de Peters (Bolitoglossa adspersa) – América del sur (Colombia).

Salamandra norteafricana (Salamandra algira) – Norte de África.

Salamandra gigante china (Andrias davidianus) – Asia.

Salamandra siberiana (Salamandrella keyserlingii) – Asia.

Olm (Proteus anguinus) – Europa.

Ranas.

Las ranas son anfibios sin cola que forman parte del orden Anura. Se caracterizan por su capacidad de desplazamiento con saltos, ojos prominentes y piel húmeda. 

Gran número de especies de rana tienen hábitats acuáticos, pero otro porcentaje vive en tierra firma, madrigueras o árboles.

Existen ranas indefensas y ranas muy venenosas. Tan solo un gramo de la toxina producida por la piel de la rana venenosa dorada (Phyllobates terribilis) podría matar a 100,000 personas. Por ello, esta especie de rana es considerada como uno de los animales más letales del planeta.

Viven en casi todo el mundo, excepto en latitudes de frío extremo como el Ártico y la Antártida.

Género de rana venenosa.

Algunas especies de ranas:

Rana Goliat (Conraua goliath) – África. (La más grande del mundo).

Paedophryne amauensis – Papúa Nueva Guinea. (La más pequeña).

Rana flecha roja y azul (Oophaga pumilio) – Centroamérica.

Rana toro (Lithobates catesbeianus) – América del norte.

Rana de ojos rojos (Agalychnis callidryas) – Continente americano.

Rana arlequín (Atelopus varius) – Centroamérica.

Rana de bosque (Lithobates sylvaticus) – América del norte.

Mantella baroni – Madagascar.

Rana bermeja (Rana temporaria) – Europa y Asia.

Rana de uñas africana (Xenopus laevis) – África.

Breviceps fuscus – África (Sudáfrica).

Sapos.

Los sapos o bufónidos también pertenecen al orden Anura. La diferencia entre sapos y ranas se diferenció mayormente por repetición colectiva, más que por determinación científica. Los sapos son considerados animales similares a las ranas pero de mayor tamaño, con cuerpos más robustos, redondos, pieles mucho más rugosas y menor agilidad para saltar de una superficie a otra. 

No obstante, los científicos consideran las siguientes características para categorizar a un animal como sapo y no como rana:

– No tiene dientes.

– Su aspecto es muy verrugoso.

– Cuenta con un par de glándulas parotoides (contienen veneno alcaloide) en la parte posterior de la cabeza. Sí, los sapos también producen veneno y se conoce como Bufotoxina.

Sapos, anfibios del orden Anura.

Algunas especies de sapos:

Sapo cavador o sapo mexicano de madriguera (Rhinophrynus dorsalis) – Continente americano.

Sapo de caña (Rhinella marina) – América central y del sur.

Sapo común (Bufo bufo) – Europa y Asia.

Sapo americano (Anaxyrus americanus) – América del norte.

Sapo del río Colorado (Incilius alvarius) – América del norte (Estados Unidos y México).

Sapo verde (Bufotes viridis) – Europa, Asia y África.

Sapo de vientre de fuego (Bombina bombina) – Europa y Asia.

Tritones.

Son anfibios de la familia Salamandridae que se caracterizan por ser más pequeños que las salamandras y ser de colores oscuros. Son más abundantes en el hemisferio norte.

Tritón crestado de Macedonia (Triturus macedonicus) / Autor: Benny Trapp. Este archivo se encuentra bajo la licencia Creative Commons Genérica de Atribución/Compartir-Igual 3.0.

Algunas especies de tritones:

Tritón crestado de Macedonia (Triturus macedonicus) – Europa.

Tritón crestado del Danubio (Triturus dobrogicus) – Europa.

Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus) – Europa.

Tritón jaspeado (Triturus marmoratus) – Europa.

Tritón con cresta del sur (Triturus karelinii) – Europa.

Cecilias.

Los gimnofiones o cecilias son anfibios sin patas de cuerpo cilíndrico muy similar al de las serpientes y lombrices. Se caracterizan por su piel brillante y viscosa, con marcas o surcos en forma de anillo y escamas dérmicas.

Se encuentran mayormente en el hemisferio sur del planeta, con altas concentraciones de ejemplares en México, Centroamérica y América del Sur, parte de África y Asia.

Cecilia anillada excavadora (Siphonops annulatus). / Autor: Dias, I. Este archivo está disponible bajo la licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Algunas especies de cecilias:

Anillada excavadora (Siphonops annulatus) – América del Sur.

Tepelcua (Dermophis mexicanus) – México y Centroamérica.

Ichthyophis acuminatus – Tailandia.

cutuchi (Siphonops paulensis) – América del Sur.

Herpele squalostoma – África.

 

Fuentes consultadas

Kalman, Bobbie. Ranas y Otros Anfibios. Crabtree Publishing Company, 2007.

www.nationalgeographic.com/animals/amphibians/

www.britannica.com/animal/amphibian

www.smithsonianmag.com/science-nature/14-fun-facts-about-frogs-180947089/

www.britannica.com/animal/frog