Python reticulatus

Es un reptil de grandes dimensiones pertenece a la familia Pythonidae, la cual reúne 40 especies de serpientes constrictoras. 

La pitón reticulada no es como cualquier otra serpiente. Si bien, todos los tipos de serpientes o culebras pueden provocar temor, Python reticulatus impacta por su grosor y tamaño. 

Junto con la anaconda verde (Eunectes murinus), representan a las serpientes más grandes del mundo, con la diferencia de que la pitón reticulada es más larga y Eunectes murinus gana en peso. 

Se identifican tres subespecies: 

Python reticulatus reticulatus.

Python reticulatus jampeanus

Python reticulatus saputrai.

Python reticulatus reticulatus es la más grande de las tres.

Descripción

Se le denomina “reticulada” por los patrones geométricos que llevan en la piel. El complejo y muy atractivo diseño incluye formas ovales y triangulares, con divisiones en colores negro y amarillo y espacios en marrón. La piel de la serpiente es iridiscente; esto es, que refleja varios colores de acuerdo al ángulo desde el que se mire. 

Orden: Squamata

Familia: Pythonidae

Género: Python

Su cabeza exhibe varias líneas o franjas negras delgadas. Estas se extienden desde el ángulo de la boca hasta los costados de los ojos, y otra más atraviesa la cabeza desde la nariz hasta el cuello.

Los ojos de la pitón reticulada son muy característicos. Sobresalen de la cabeza y tienen forma redonda y pequeña, con interior amarillo o naranja y pupilas negras, alargadas y verticales.  

Aunque no se conocen por matar a sus presas con mordeduras letales, poseen alrededor de 100 piezas dentales curvas y afiladas, ideales para sostener a las presas mientras el proceso de constricción surte efecto. 

Ahora hablaremos de lo más importante: el tamaño. Esta serpiente tiene un rango de longitud entre 1.5 y 6.5 m, con un peso de hasta 80 kg, pero algunas alcanzan cifras mayores que superan los 100 kg. En este caso, son las hembras las que muestran mayores dimensiones que los machos. 

Características de la pitón reticulada.

Patrones de manchas de una pitón reticulada – Python reticulatus.

Distribución y hábitat

Son animales asiáticos; específicamente del sur y sureste de Asia. Se extienden por los países de Bangladesh, Brunei, Birmania, Tailandia, Camboya, India, Indonesia, Laos, Vietnam, Malasia, Filipinas y Singapur. 

También viven en el archipiélago indo-australiano, en las islas de Sumatra, Borneo, islas Mentawai, Natuna, Sulawesi, Java, Lombok, Sumbawa, Sumba, Flores, Maluku, Tanimbar, Basilan, Bohol, Cebu, Leyte, Luzón, Mindanao, Mindoro, Negros, Palawan, Panay, Polillo, Samar y Tawi-Tawi.

En Timor Oriental no se han avistado ejemplares de pitón reticulada en varios años, por lo que se considera extinto en ese país. 

Son criaturas adaptables que toleran entornos selváticos tropicales, boscosos y semiáridos de pastos abundantes. Prefieren permanecer cerca de cuerpos de agua como lagos y arroyos, pero en algunos países como Singapur e Indonesia, se han visto dentro de alcantarillas.

Alimentación

Como toda serpiente, la dieta de Python reticulatus es carnívora. Se alimenta principalmente de mamíferos y aves, pero se han encontrado desde roedores, pájaros y lagartos, hasta mamíferos más grandes como monos, jabalíes, wallabies, cabras, cerdos y antílopes en su interior. Incluso, se han alimentado de aligátores. En zonas urbanas pueden atrapar felinos y perros. 

Su método de caza es por emboscada. La serpiente acecha a su presa y se aproxima a ella con sigilo y precisión, cuidando sus movimientos y los de su próximo alimento. Cuando está a una distancia muy cercana, se lanza, clava sus dientes para sostener y ante falta de veneno, mata por constricción; esto es, por vía de estrangulamiento en el que la serpiente se enrolla alrededor del cuerpo o parte del cuerpo de su víctima para aplicar presión. Esta presión es tan fuerte, que tritura huesos y bloquea la circulación y la respiración del animal. Entre más intente escapar, la serpiente aplicará mayor fuerza. La pitón dejará de comprimir hasta que deje de sentir el latido del corazón. En realidad es una muerte rápida y poco sangrienta. 

No puede masticar, así que después de la asfixia, comenzará a engullir. Si es grande como un antílope u otro animal complicado por tamaño y formaciones óseas o protuberancias, la pitón tendrá que ajustar su mandíbula a la medida. Para ello, debe estirar los ligamentos que conectan su cráneo con la mandíbula. De igual forma, la piel de su cuerpo se expandirá al grosor del animal que acaba de ingerir.

Después de engullir, la serpiente requiere un largo tiempo para digerir a la presa. Entre más grande sea su ingesta, menor será su capacidad para moverse. Por lo tanto, en esta situación es vulnerable a la depredación. Es importante que el reptil atrape a sus presas entre arbustos o rocas para que no sea visible ante otro tipo de fauna salvaje. Después de alimentarse de animales grandes, puede pasar varios días sin que pruebe alimento. 

Los cadáveres se descomponen gracias al ácido clorhídrico y la enzima pepsina en el intestino delgado de la serpiente, que destruye los tejidos musculares y óseos poco a poco. Después de ello, libera los gases del proceso y vuelve a cazar en días posteriores. 

Muchos se preguntan si las serpientes reticuladas pueden engullir (tragar) humanos. La respuesta es sí, y se han suscitado algunos casos, principalmente en comunidades rurales. 

Aunque parecen serlo, no son serpientes agresivas. Huyen ante el peligro o ante situaciones desconocidas que no están bajo su control. Sin embargo, atacan personas cuando sienten amenaza o mucho deseo por comer.

Información sobre la pitón reticulada.

La serpiente más larga del mundo.

Reproducción

La reproducción de  Python reticulatus se presenta mayormente entre septiembre y marzo. 

Es una especie ovípara cuya hembra coloca hasta 90 huevos grandes, ovalados y de cáscara blanda. Para que puedan desarrollarse, la madre se enrosca alrededor de estos y les brinda calor. También “tiemblan” sobre los huevos para aumentar la temperatura.

Las crías miden alrededor de 60 cm al salir del huevo y crecen aproximadamente 30 cm cada año. Conforme mayor edad, más lento será su crecimiento. 

Alcanzan la madurez sexual a los 4 años de edad, lo que se representa con su tamaño. Los machos miden entre 210 y 275 cm y las hembras a los 335 cm. 

Su expectativa de vida no suele ser mayor a 25 años.

Amenazas y conservación

Es un animal perseguido por causar temor en las zonas urbanizadas, así como en las comunidades rurales. Los ataques a humanos no son frecuentes, pero levemente más numerosos que en otros años. Los científicos señalan que cualquier modificación en el entorno de estas serpientes podría influir en su comportamiento; así que los ataques podrían tener relación con un mayor estrés a causa de la reducción y destrucción de su hábitat.

Además de esto, las razones principales de su captura son para obtener piel, carne y partes corporales útiles en la medicina tradicional. También se mantienen como mascotas.

Se desconoce la cifra actual de su población; sin embargo, se cree que permanece fuera de peligro. La UICN considera que es un animal de categoría “Preocupación menor”.

Fuentes consultadas

zooatlanta.org/animal/reticulated-python/

www.australiazoo.com.au/our-animals/reptiles/boas-and-pythons/reticulated-python

www.iucnredlist.org/species/183151/1730027#threats

animals.sandiegozoo.org/animals/python

www.torontozoo.com/animals/Reticulated%20Python

www.bbc.com/mundo/noticias/2015/05/150512_serpiente_piton_come_caiman_rayos_jm