Género Synanceia.

El pez piedra es considerado el pez más venenoso del mundo y uno de los más peligrosos por sus características naturales en cuestiones físicas y de comportamiento.

Existen 5 especies identificadas bajo el género Synanceia y la familia Synanceiidae:

Synanceia alula.

Synanceia horrida.

Synanceia nana.

Synanceia platyrhyncha.

Synanceia verrucosa.

El pez piedra se relaciona con el pez escorpión (Scorpaenidae) con quien comparte similitudes en ciertas partes de su anatomía y estilo de defensa.

Pez Piedra (Video).

Descripción del pez piedra.

Es un pez de cuerpo grueso y redondeado con una cabeza y boca muy grande. Las comisuras de la boca se dirigen hacia abajo, otorgándole una apariencia de enfado. Los ojos del pez piedra son pequeños y la piel está cubierta por una armadura de verrugas protectoras. El color de su piel es generalmente gris o marrón, con ciertas tonalidades dispersas en rojo, naranja y amarillo. 

Tiene un tamaño corporal entre aproximadamente 30 y 40 cm, lo que hace que se confunda con piedras o con componentes de arrecifes de coral. Incluso, algunos tipos de algas crecen sobre su piel, de la misma manera que lo hacen sobre las rocas. Es extremadamente difícil de detectar a simple vista por su elevada capacidad de camuflaje, lo que lo vuelve muy amenazante. 

Peces venenosos: El Pez León.

Sus aletas dorsales están provistas de alrededor de 13 fuertes espinas que inyectan un potente veneno al contacto o por medio de la presión de las púas. Cuando detecta amenaza, levanta sus espinas pero se mantiene en su misma posición. Es por ello que pisar un pez piedra es sumamente peligroso.

Pisar un pez piedra es sumamente peligroso.

Puede vivir varias horas fuera del agua absorbiendo oxígeno a través de su piel, siempre y cuando el área circundante permanezca húmeda.

Distribución y hábitat.

El pez piedra se localiza en aguas poco profundas del Indo-Pacífico tropical. Permanece casi de manera inmóvil en bahías, estuarios, arrecifes costeros y entre plantas acuáticas; árboles caídos, corales o rocas marinas. 

Reposa en cavidades poco profundas y con ayuda de sus aletas dorsales, reúne arena o barro a los lados de su cuerpo. De esta manera, se integra al entorno marino y pasa desapercibido. Es un pez sedentario y solitario de actividad nocturna.

Abarca las aguas de India a China, Filipinas, Papúa Nueva Guinea y Australia. Con alcance hacia algunas islas remotas como Vanuatu y las islas Cook.

Hábitat del pez piedra.
Distribución del pez piedra.

Alimentación.

Su nivel de camuflaje le otorga cómodos beneficios para capturar presas con poco esfuerzo. Puede nadar lentamente o mantenerse inmóvil ya sea entre la arena, las piedras o los arrecifes en espera de algún acercamiento interesante.  

Una vez que tiene la oportunidad, actúa por emboscada abriendo sus fauces y tragando a las presas. Esta acción puede llevar tan solo 0.015 segundos.

Su dieta es carnívora y se conforma mayormente por crustáceos, siendo los camarones los más preferidos, así como otros peces más pequeños.

Veneno. 

El veneno del pez piedra no es utilizado para cazar, sino para la defensa contra la depredación de tiburones tigre, tiburones blancos, rayas y serpientes marinas de Stokes, principalmente. Es uno de los peces más peligrosos detectados en el entorno marino, pues dicho mecanismo de defensa también es aplicado hacia el ser humano. 

Curiosidades sobre el pez piedra.
Tiburón blanco, un depredador del pez piedra.

Además del intenso dolor e hinchazón que se produce por la rotura de la piel con la introducción de las espinas, el veneno actúa rápidamente extendiéndose por el cuerpo en cuestión de minutos.

La recuperación de una víctima de picadura de pez piedra, dependerá de la cantidad de veneno introducida, la localización de la herida y el tiempo que transcurra desde el incidente hasta la atención médica. Si la persona no es trasladada a un hospital de emergencia, podría morir en menos de una hora. 

Pitohuí, un pájaro con plumaje venenoso.

Las especies más peligrosas son Synanceia verrucosa y Synanceia horrida. Su peligrosidad radica en que son peces de comportamiento discreto que se camuflan con su entorno y contienen un veneno muy dañino, por lo que bañistas y buzos pueden tocarlos con presión o pisarlos accidentalmente. 

Picadura por pez piedra.

El veneno del pez piedra es muy tóxico y se debe actuar con prontitud en caso de picadura. Ante una situación de emergencia, no siempre es posible asegurar que se trata de dicha especie de pez, ya que algunas aguas no permiten su visibilidad y sería muy riesgoso intentar capturarlo. Por esta razón, es importante observar los primeros síntomas de la persona afectada para intentar informar al cuerpo médico y que este determine si existe la posibilidad de que se trate de un pez piedra. 

Las picaduras en pecho o abdomen suelen ser mortales.

Es preferente recordar la hora del incidente, la edad de la persona, su peso aproximado y algún dato de importancia como alguna enfermedad, deficiencia o alergia. Con esta información, el proceso de atención se realizará con mayor rapidez. 

Las primeras señales son intenso dolor, sangrado e hinchazón, que va extendiéndose al paso de los minutos. A veces la rotura de la piel es tan grave, que se requiere cirugía. La piel puede cambiar a un color más pálido en la zona que rodea la picadura. El individuo afectado continúa con dificultad respiratoria y en algunos casos, desmayo. 

A los pocos minutos la frecuencia cardíaca es irregular y deficiente. Se presenta baja presión arterial, dolor abdominal, náuseas, vómito, delirio, debilidad corporal, convulsiones, parálisis y fasciculaciones musculares (contracciones involuntarias). 

Que hacer en caso de picadura de pez piedra.
Peligroso veneno del pez piedra.

Cuando una picadura se produce en el pie, la víctima tiene más posibilidades de recuperarse en un lapso entre 24 a 48 horas. Pero en caso de que la lesión ocurra sobre el pecho o el abdomen, aún con potentes antivenenos, la muerte puede presentarse de manera casi instantánea por la proximidad del corazón.

Conoce a los 10 animales más venenosos del mundo.

Para evitar picaduras de pez piedra, se recomienda llevar calzado adecuado para entornos marinos o evitar tocar elementos cercanos a arrecifes de coral o cualquiera de los antes mencionados como parte de su hábitat. 

Pez piedra en la cultura humana.

Información sobre el pez piedra.
Características del pez piedra.

Alimento.

Se han hallado restos óseos de peces piedra en basureros de aborígenes australianos. 

De igual forma, en algunos mercados orientales, especialmente de China, Filipinas y Japón, son cocinados sin las debidas medidas de seguridad. Al tratarse de un pez con un veneno altamente tóxico, su manipulación y cocción debería ser supervisada y avalada por profesionales en el área.

Rituales.

Para enseñar a los más jóvenes sobre el peligro del pez piedra, aborígenes australianos ejecutan un antiguo ritual dancístico como lección. En dicho baile, se muestra el incidente, la agonía y finalmente, la muerte por intoxicación.  

Acuarios.

Su presencia en acuarios importantes alrededor del mundo es muy común. Resulta atractivo para los visitantes observar a un pez de características físicas extrañas y primitivas con un comportamiento pacífico, pero al mismo tiempo con un interesante mecanismo de defensa a base de un poderoso veneno mortal que puede acabar con una vida humana.

Fuentes

Shoemaker. Tratado de medicina crítica y terapia intensiva. Ed. Médica Panamericana, 2002.

Mountain, Alan. MANUAL DEL SUBMARINISTA, EL (Cuatricromía). Editorial Paidotribo, 2007.

evolution.berkeley.edu/evolibrary/article/fishtree_08

ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2189832/

theculturetrip.com/pacific/australia/articles/the-worlds-most-venomous-fish-7-facts-about-stonefish/

britannica.com/animal/stonefish-Synanceiidae-family

qm.qld.gov.au/Find+out+about/Animals+of+Queensland/Fishes/Venomous+fishes/Stonefish#.XUipxJP0nMU

australianmuseum.net.au/learn/animals/fishes/reef-stonefish-synanceia-verrucosa-bloch-schneider-1801/

oceana.org/marine-life/ocean-fishes/stonefish

medlineplus.gov/spanish/ency/article/002854.htm