¿Qué es el VPH o virus del papiloma humano?

El virus del papiloma humano (VPH) es la infección de transmisión sexual (ITS) más común. Tan común, que la medicina asegura que todas las personas sexualmente activas lo contraerán en algún momento de su vida, incluso sin darse cuenta.

No solo existe una forma de VPH, sino alrededor de 40 tipos que pueden afectar la zona genital de hombres y mujeres después de adquirirlo vía oral, vaginal o anal. Sin embargo, no siempre existen síntomas detectables. 

La mayoría de las infecciones por VPH son inofensivas y no causan mayores daños a la salud al desaparecer por sí solas; pero cuando no desaparece, se corre el riesgo de desarrollar verrugas genitales o algunos tipos de cáncer. 

Los diferentes tipos de papiloma humano transmitidos por vía sexual, se dividen en dos grupos: de bajo riesgo y de alto riesgo.

VPH de bajo riesgo.

Estos virus no suelen ser peligrosos al no causar enfermedades que pongan en riesgo la vida, pero algunos sí pueden manifestarse a través de verrugas genitales, ano, boca o garganta. Existe la posibilidad de desarrollar papilomatosis respiratoria recurrente (PRR), enfermedad que se caracteriza por el crecimiento de tumores no cancerosos en el aparato respiratorio, es decir, las vías que van desde la nariz y boca hasta los pulmones.

VPH de alto riesgo.

Se registran alrededor de 14 tipos de virus del papiloma de alto riesgo, los cuales, sí pueden detonar varios tipos de cáncer; especialmente los virus 16 y 18, que son responsables de la mayoría de los casos de cáncer relacionados al papiloma.

Formas de contagio de VPH.

Cabe reiterar que el contagio de virus del papiloma no solamente se da por vía sexual, aunque sí es la forma más común de transmisión. 

Virus del papiloma.
Virus del papiloma humano visto con microscopio electrónico de transmisión. / Imagen de Dominio Público por Laboratory of Tumor Virus Biology.

El contagio también se hace por contacto de piel a piel, donde incluso niños pueden resultar afectados. El Instituto Nacional de Pediatría de México (INP), informa que los virus del papiloma pueden transmitirse durante el parto (como el papiloma oral y laríngeo) o incluso, cuando el bebé está dentro del útero por transmisión perinatal.

Aunque los casos en niños pueden relacionarse con abuso sexual infantil, no siempre es el motivo. Hay una elevada posibilidad de contagio si un adulto con verrugas en las manos o con un mal un aseo siendo portador de VPH, toca el área genital del bebé o niño durante el cambio de pañal o el baño.

No siempre se detecta el VPH en niños ya que los síntomas pueden ser nulos, pero en otros casos, el virus afecta la piel a través de verrugas o condilomas e infecciones en genitales. Las mucosas también pueden mostrar afectación.

Tipos de verrugas relacionadas al VPH.

Las verrugas que aparecen en la piel como consecuencia a un contagio de VPH, pueden mostrar características distintas y brotar en diversas áreas del cuerpo.

Verrugas comunes.

Son bultos duros y prominentes que aparecen en manos, dedos y codos. Aunque no son peligrosas al grado de atentar contra la vida, son muy antiestéticas y pueden causar estrés e inseguridad en quienes las padecen. Algunas veces se vuelven dolorosas y delicadas, siendo vulnerables a lesionarse o a sangrar. 

Verrugas plantares.

Causan incomodidad al crecer en talones y debajo de los dedos, principalmente, pero es posible que abarquen toda la zona superior de los pies. Al tacto son duras y ásperas.

Verrugas genitales.

Son protuberancias pequeñas, planas y de aspecto blancuzco u oscuro en forma de coliflor y resaltadas por bordes enrojecidos. En las mujeres aparecen generalmente en vulva y cerca del ano, pero también es posible su presencia en el cuello del útero y en la vagina. 

En hombres, aparecen en el pene, escroto y alrededor del ano. En ambos sexos, las verrugas no suelen causar dolor, pero sí comezón.

Verrugas planas.

Como su nombre lo dice, no son muy protuberantes ni tan visibles como las anteriores. Suelen ser levemente más oscuras que la piel y aparecer en cualquier parte del cuerpo, incluso en el rostro y a lo largo de las piernas.

¿El VPH provoca cáncer?

El virus del papiloma no está directamente relacionado al cáncer; sin embargo, el monitoreo debe ser constante para detectar a tiempo cambios en la química de las células que puedan dar inicio al desarrollo de crecimientos anormales. Esto como parte de que ciertas variedades de virus de papiloma sí favorecen las condiciones para el cáncer.

Cáncer y Papiloma humano.
Representación de cáncer cervical por VPH. / Autor: Manu5. Este archivo está disponible bajo la licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Si una infección de VPH dura mucho tiempo, hay una probabilidad mayor de que el cuerpo esté a punto de iniciar algún tipo de tumoración maligna, ya que las células “buenas” que protegen los órganos del cuerpo, van siendo infectadas hasta que actúan en contra del organismo. 

Estas son las variedades de cáncer más común, a causa del VPH.

Cáncer de cuello uterino.

Se trata de un crecimiento maligno en el cérvix o cuello uterino, la parte más baja del útero. Casi todos los casos de cáncer en esta zona son causados por el virus del papiloma humano.

No siempre se presentan síntomas, pero si aparecen, generalmente son dolor y sangrado irregular.

Cáncer de orofaringe.

El Instituto Nacional del Cáncer (NIH) define la orofaringe como la parte media de la faringe (garganta) detrás de la boca. Esto incluye el paladar blando, las paredes laterales y posteriores de la garganta, las amígdalas y el tercio posterior de la lengua.

Los primeros síntomas más comunes son dolor de garganta y bultos en el cuello.

Cáncer de ano.

Más del 90% de cáncer de ano es provocado por el virus de papiloma humano, el cual va en aumento año con año. El uso de preservativos y evitar el consumo de cigarro, son métodos preventivos.

Sangrado rectal y dolor de ano son dos de los síntomas más comunes.

Cáncer de pene, vagina o vulva.

Un elevado porcentaje (del 60 al 75%) de estos tipos de cáncer son a causa del VPH. Es muy importante realizar revisiones médicas cada año para descartar riesgos.

Síntomas de VPH.

El VPH de bajo riesgo puede o no causar síntomas, dependiendo del tipo de virus. De ser el caso, los síntomas o signos son las verrugas y muy rara vez, papilomatosis respiratoria recurrente.

Con relación al VPH de alto riesgo, no existen síntomas. Tampoco es detectable el cambio ocurrido en las células precancerosas. Solo el cáncer es detectable a través de síntomas en algunos casos. Es por ello la importancia de la prevención y la revisión constante. 

Prevención de VPH.

Para personas sin actividad sexual como niños y jóvenes, se recomienda la vacuna contra VPH, que ofrece una fuerte barrera protectora contra nueve tipos de papiloma. Esta se aplica entre los 9 y los 12 años de edad. También se habla de una posibilidad de ser aplicada en adultos sin infección por VPH, ya que la vacuna no es eficaz en una persona ya contagiada, pues no trata infecciones ni enfermedades causadas por el virus. 

prevención y tratamiento del papiloma.
Preservativos de látex, forma de prevención de VPH.

Para adultos sexualmente activos sin pruebas realizadas, los preservativos de látex en genitales y boca, reducen la posibilidad de transmisión del virus del papiloma, aunque tampoco es una garantía. No existe un método sexual 100% efectivo contra el VPH en adultos, mas que la abstinencia.

Las pruebas de VPH y Papanicolaou, son vías de monitoreo muy efectivas para detectar y prevenir anomalías más riesgosas en el organismo, ya que registran cualquier cambio extraño en “el comportamiento” de las células. Si es el caso, el seguimiento de estudios a tiempo, aumenta la posibilidad de evitar complicaciones potencialmente mortales. 

Se recomienda realizar estas pruebas cada 1 a 3 años, pero el médico es quien informará sobre cada cuando deben ser aplicadas, ya sea de forma separada o en conjunto. 

Tratamiento para VPH.

La infección por VPH no es tratable, y por lo tanto, no es curable, pero sí existe tratamiento para los casos de detección de cambios en las células y para diversos tipos de cáncer, aunque en este último caso, son pocas las probabilidades de supervivencia en tumores avanzados. 

Procedimientos de escisión electroquirúrgica con asa (PEEA), medicamentos tópicos, escisión quirúrgica y criocirugía, son parte de tratamientos para cambios celulares o lesiones precancerosas.


Fuentes.

cdc.gov/std/spanish/vph/stdfact-hpv-and-men-s.htm

mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/hpv-infection/symptoms-causes/syc-20351596

plannedparenthood.org/es/temas-de-salud/enfermedades-de-transmision-sexual-ets/vph/cuales-son-los-sintomas-del-vph

cancer.gov/espanol/cancer/causas-prevencion/riesgo/germenes-infecciosos/vph-y-cancer

plannedparenthood.org/es/temas-de-salud/cancer/cancer-cervical/que-es-la-prueba-del-vph

guiainfantil.com/articulos/salud/enfermedades-infantiles/virus-del-papiloma-humano-en-ninos/