Autor imagen principal: Alan R Walker. Este archivo se encuentra bajo la licencia Creative Commons Genérica de Atribución/Compartir-Igual 3.0.

La mosca Tsetsé

La mosca tsetsé o Tse-tsé (Género Glossina), es un insecto hematófago africano que representa al único género de la familia Glossinidae.

Es un insecto ampliamente estudiado debido a su transmisión de enfermedades. Se le conoce por propagar la tripanosomiasis africana en animales, que en humanos es mejor conocida como enfermedad del sueño.

Se identifican tres grupos de especies de acuerdo a su distribución, comportamiento y morfología, pero no todos los miembros son transmisores de la enfermedad.

Grupo morsitans (de sabana) con 5 especies y 3 subespecies.

Grupo fusca (de bosque) con 13 especies y 4 subespecies.

Grupo palpalis (de ribera) con 5 especies y 7 subespecies.

Tsetsé y su picadura mortal (Video)

Descripción de la mosca Tsétsé.

La mosca tsesé tiene una apariencia similar a otro tipo de moscas comunes, pero es posible observar una serie de particularidades que la distinguen fácilmente de las demás, como por ejemplo, la posición de sus alas. En estado de reposo, la mosca tsesé dobla sus alas acomodándolas de manera que una ala descansa directamente sobre la otra y encima del abdomen. Las moscas comunes las mantienen separadas una de la otra.

Podría interesarte: La Malaria.

La otra singularidad y probablemente la más visible, es la larga y delgada probóscide (apéndice tubular) que sobresale de la cabeza de la mosca, algo que no posee una mosca doméstica. Este apéndice es capaz de perforar la piel para llegar a la sangre de su proveedor.

Síntomas enfermedad del sueño.
Mosca Tsesé. / Autor de la imagen: International Atomic Energy Agency. Este archivo se encuentra bajo la licencia Attribution-Share Alike 4.0 International.

Las tsesé cuentan con un cuerpo robusto que mide de 6 a 16 mm de longitud. El color de una mosca varía entre gris, marrón amarillento y marrón oscuro. Su gran tórax contiene marcas oscuras y el abdomen puede ser anillado y mostrar líneas blancas irregulares a los costados.

Un cuerpo adulto consta de tres partes, tal como en otros insectos: cabeza, tórax y abdomen. La cabeza posee ojos grandes y la mencionada probóscide que apunta hacia adelante. El tórax es grande y de ahí se desprenden los tres pares de patas, las alas y los halterios. Por su parte, el abdomen es pequeño y ancho, pero cambia drásticamente su volumen durante la alimentación, al grado de lucir como la parte más grande y pesada de la anatomía de la mosca.

Son los machos los que mayormente consumen la sangre humana.

La mayoría de las tsetsé son muy resistentes anatómicamente hablando, más que una mosca doméstica.

Distribución y hábitat.

Tsesé vive exclusivamente en el continente africano, abarcando las zonas tropicales del África subsahariana.

Es común encontrarlas en zonas rurales donde se practica la agricultura, pesca, ganadería y caza. Por esta razón, los habitantes dedicados a estas actividades, corren mayor riesgo de contraer la enfermedad del sueño.

Comportamiento.

Ambos sexos se alimentan de sangre casi a diario, pero esto varía según la especie. Son los machos los que mayormente consumen la sangre humana, ya que las hembras optan por animales de mayor tamaño.

Información mosca tsetsé.
Características de la mosca Tsetsé. / Autores de la imagen: Dr. David Grimaldi y Mr. Tam Nguyen. Este archivo se encuentra bajo la licencia Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported.

Algunos tipos de mosca tsetsé son activas a tempranas horas de la mañana, pero otras realizan la mayoría de sus actividades al mediodía. Después del atardecer no suelen ser activas o su ritmo disminuye considerablemente.

Reproducción.

Su expectativa de vida es corta con mayores días para las hembras. Los adultos machos viven de dos a tres semanas, mientras las hembras tienen un rango de uno a cuatro meses.

Su reproducción es un ejemplo de viviparidad adenotrófica, lo que significa que una larva sale de un huevo al interior de la hembra, para posteriormente desarrollarse dentro del útero alimentándose de fluidos con nutrientes. Tras 9 días de desarrollo larvario, abandona el útero para continuar su crecimiento independiente, pero en el suelo. Una vez ahí, se entierra y desarrolla una dura cáscara externa llamada pupa que mide menos de 1 cm de largo. Posteriormente, tras algunas semanas, la anterior larva se ha convertido en adulta.

Las hembras producen aproximadamente cuatro crías por año y hasta 31 crías durante toda su vida útil.

La enfermedad del sueño.

Tripanosomiasis africana humana o enfermedad del sueño puede ser mortal ante una falta de tratamiento adecuado. Dos vectores muy significativos de la enfermedad provienen de Glossina palpalis y Glossina morsitans.

Glossina Palpalis es el principal portador del parásito Trypanosoma brucei gambiense que invade tejidos y el sistema nervioso central. Provoca la enfermedad del sueño en África occidental y central abarcando 24 países y representa más del 97% de los casos notificados.

tripanosoma humana.
Tripanosomiasis africana bajo microscopio. / Imagen de Dominio público. Autor: CDC/Dr. Myron G. Schultz.

Mientras que Glossina morsitans es el portador y transmisor principal de Trypanosoma brucei rhodesiense que también extiende la misma enfermedad pero por las tierras altas de África oriental abarcando 13 países. Por si fuera poco, morsitans también es vector del tripanosoma de la nagana que afecta a animales invertebrados, causante de infección en la sangre, fiebre, debilidad y letargo, que conducen a pérdida de peso y anemia.

En datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud), más de sesenta millones de habitantes de las zonas rurales de África oriental, occidental y central están expuestos a contraer la enfermedad del sueño, principalmente por estar expuestos a condiciones ambientales donde su proliferación es abundante.

La República Democrática del Congo reporta más del 70% de los casos notificados de los últimos 10 años, con un incremento en 2015 del 84% de los casos.

La República Democrática del Congo reporta más del 70% de los casos notificados de los últimos 10 años.

Se identifica mediante una picadura que a las pocas horas se observa como una úlcera de color rojo. De no tratarse, a las pocas semanas se presenta fiebre repentina, dolor muscular e inflamación de los ganglios linfáticos, entre otros síntomas acompañantes. Si ante esto la persona afectada no acude a tratamiento médico, los síntomas empeoran hasta dañar el sistema nervioso central, alterando la personalidad, causando problemas en el habla y en la coordinación motora. Tales síntomas pueden demorar varios años en presentarse y desarrollarse, pero eventualmente el paciente morirá ante las complicaciones.

Artículo: Enfermedad del Tifus.

Aunque el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad son complejos, las medidas de control ante la picadura de la mosca tsetsé parecen haber reducido los casos de enfermedad del sueño. En 1988 se notificaron unos 40,000 casos, pero se cree que cientos de miles no fueron diagnosticados. En 2009 se registraron menos de 10,000 casos, lo que representó buenas noticias. Para 2017, solo hubo 1446 casos oficiales.

Entre las medidas de control más usuales y efectivas está la reducción de la maleza, la fumigación y la introducción de poblaciones de machos esterilizados pero sin interferir en su capacidad para aparearse.

Etapas de la enfermedad.

La enfermedad se divide en dos etapas para su mejor estudio.

Primera etapa. Los tripanosomas comienzan a multiplicarse en los tejidos subcutáneos, así como en la sangre y en la linfa. Aquí es donde aparece la fiebre, los dolores de cabeza y dolores musculares y articulares.

Segunda etapa. Los parásitos infectan el sistema nervioso central al atravesar la barrera hematoencefálica, un sistema de protección que recubre los capilares del cerebro para evitar el ingreso de sustancias extrañas. Esto provoca los cambios de humor, confusión, trastornos sensoriales y falta de coordinación para caminar o moverse.

Tripanosomiasis animal.

También llamada nagana o tripanosoma de la nagana, afecta al ganado bovino, a los caballos y cerdos domésticos, pero es posible que animales domésticos visitantes como los perros, lleguen a infectarse. Reduce la tasa de crecimiento de los animales, lo que repercute en la producción de leche y desarrollo de musculatura. La enfermedad en este caso, se produce de manera similar que en los seres humanos, con síntomas que van incrementando ante una falta de atención médica.



Referencias

britannica.com/animal/tsetse-fly

kznhealth.gov.za/environ/vector/tsetsefly.htm

who.int/trypanosomiasis_african/disease/vector/en/

who.int/features/qa/52/es/

who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/trypanosomiasis-human-african-(sleeping-sickness)

elpais.com/sociedad/2014/04/24/actualidad/1398360794_475995.html