Las Causas de la Drogadicción más Habituales

Las drogas son sustancias que actúan en el sistema nervioso central, provocando reacciones en el organismo.

Hablar de drogas se ha vuelto un tema polémico porque las relacionamos con las adicciones; no obstante, el uso inicial de las drogas fue para fines médicos, especialmente para dolencias muy intensas.

Cuando la sociedad comenzó a descubrir el alivio y el estado de calma que se obtiene con el uso de diversas drogas, estas se popularizaron, al grado de ser consumidas por gente que incluso contaba con muy buena salud.

Esto te interesa: Consecuencias del Consumo de Drogas…

Los medios de comunicación se han encargado de informar a la población sobre las consecuencias del uso indebido de las drogas, pues, como sustancias activadoras del sistema nervioso, causan una rápida adicción al mismo tiempo que daño severo al organismo, siendo muchas veces irreversible, de acuerdo a las dosis que el individuo consuma sin ningún tipo de prescripción.

Causas de adicción.

Pese a los esfuerzos gubernamentales, institucionales y de medios de comunicación por prevenir a la población mundial (especialmente a los jóvenes) sobre los peligros que conlleva el uso de drogas, el porcentaje de consumidores aumenta año con año.

Adicción a las drogas.

Ante esto, los investigadores han analizado las posibles causas que provocan que una persona decida iniciar y adentrarse. Cabe mencionar que dichas causas varían de acuerdo al individuo, por lo que no determinan una adicción a las drogas. Esto es, que dos personas que se enfrentan a circunstancias iguales o muy parecidas, pueden tomar decisiones de vida opuestas, donde una se concentre en mejorar su calidad de vida y la otra inicie con una vida de adicciones.

No existe un tratamiento o método que garantice una vida libre de drogas, pero la orientación profesional, las pláticas escolares o académicas, las terapias psicológicas y la comunicación con familiares o amistades de confianza, son opciones y experiencias que pueden generar ese temor o rechazo que se requiere para mantenerse alejado de las tentaciones de las drogas, o de personas que podrían influir en las decisiones propias.

Podría interesarte: Enfermedades de Transmisión Sexual.

Sin un orden específico y sin generalizaciones, los resultados sobre las causas de la drogadicción más habituales fueron los siguientes:

Curiosidad.

Esta es la causa más común en los adolescentes debido a todo lo que se dice sobre las drogas. La información usada para prevenir, muchas veces es contraproducente para ciertos jóvenes que son dominados por su curiosidad, pues desean experimentar esa sensación de alivio, de éxtasis o de felicidad que tanto se exhibe en películas y en programas de televisión. Aunque la mayoría de las veces en tales casos ficticios el involucrado acaba con mala salud como parte del mensaje a la población, los jóvenes suelen asegurar que no será su caso y que podrán detenerse a tiempo.

Es importante que el tema de las drogas con los jóvenes no sea visto como un tabú o como un motivo de castigo, sino como una oportunidad para dialogar y resolver sus dudas e inquietudes.

Mecanismos neuroquímicos.

El mecanismo de placer-recompensa llevado a cabo por neurotransmisores implicados en los procesos adictivos, son los responsables de hacer que una persona desee experimentar nuevamente esas sensaciones de alivio y bienestar. Esto no siempre ocurre en el primer consumo porque depende mucho del tipo de adictivo, pues algunos son más fuertes que otros, especialmente las denominadas drogas duras (cocaína, heroína, etc.)

Factores para la adicción a las drogas.

Experiencias traumáticas.

Para “escapar” de recuerdos desagradables y distraer la mente, algunos se refugian en el consumo de sustancias. La muerte de un ser querido, un accidente incapacitante, el abuso físico o sexual u otra experiencia que haya atentado contra la integridad personal, puede llevar a un duelo donde en vez de buscar apoyo profesional, se intente recurrir a un alivio solitario sin ningún tipo de control o tratamiento.

Rendir más tiempo.

Las demandas laborales, académicas o incluso deportivas, exigen niveles de rendimiento que muchas veces no pueden ser cubiertos de manera natural por cansancio normal del cuerpo. Generalmente, los deportistas acuden a esteroides u otros químicos especializados que los ayuda a mejorar su desempeño en las competencias. El uso de algunas de estas sustancias está penalizado.

Por otro lado, cantantes famosos, conductores de vehículos, personal de vigilancia, estudiantes, o todo aquel que deba cumplir con largas jornadas y mantenerse activo, podría iniciar con el consumo de alguna droga que mantenga alerta los sentidos y que permita completar los objetivos. Al observar que los resultados son los esperados, el uso se vuelve cada vez más cotidiano y es cuando comienza la adicción.

Influencia familiar.

Si un padre, hermano, etc., es consumidor recurrente de cualquier tipo de droga, ya sea blanda o dura, es probable que algún familiar que conviva cotidianamente se vea involucrado, principalmente por la facilidad de obtener el producto.

Los hijos a edades tempranas suelen imitar las conductas de los padres, ya sea por influencia normalizada o por cuestiones de admiración. Cuando los padres son adictos, es muy poco probable que condenen dichas acciones en sus hijos; por lo tanto, hay grandes posibilidades de que estos últimos se dirijan hacia el mismo camino.

Causas de la adicción a las drogas.

Deseo de integración social.

Con el deseo de encajar o integrarse a un nuevo grupo social, un individuo puede aceptar el uso de sustancias a su estilo de vida.

De igual forma, aquellos con personalidad introvertida, tímida, insegura o con problemas para comunicarse y socializar, pueden hallar en las drogas una manera de desinhibirse y entablar relaciones sociales de manera más efectiva. Con el paso del tiempo, la adicción provoca que esos estados impulsivos se conviertan en conductas cada vez más peligrosas y destructivas.

Falta de superación personal.

La frustración por no alcanzar metas, las presiones de la vida cotidiana y los diversos problemas, son causa principal de estrés en la población mundial. Mientras algunos buscan soluciones mediante la ocupación, otros prefieren la distracción. Para distanciarse un momento de la realidad poco favorecedora, las drogas se vuelven una opción alentadora. Lo cierto es que recurrir a esto puede perjudicar aún más la estabilidad financiera, emocional y social de una persona.

Mejorar el sueño.

Alrededor del % de la población mundial tiene algún problema para conciliar el sueño. Esto es causa de irritabilidad, de fatiga, de dolores musculares, e incluso de muchas enfermedades. Para evitar esto, se consumen sustancias relajantes antes de acostarse, con el objetivo de tener un descanso prolongado sin interrupciones.

Las pastillas para dormir fueron por muchos años, motivo por el que varios consumidores se volvieron adictos. Actualmente, la mayoría de estos somníferos advierten que no provocan adicción, pero su consumo no debe sobrepasar las dosis recomendadas.Drogadicción por medicamento.

Prescripción médica.

Los antidepresivos, estimulantes y calmantes prescritos por un profesional de la salud, pueden ser usados de manera incorrecta para otros fines. Algunos pacientes superan las dosis asignadas o recurren al medicamento con más frecuencia.

Además de generar una adicción, el abuso de las sustancias podría dañar órganos vitales de manera irreversible.

Trastornos mentales.

Trastornos mentales como la ansiedad, la depresión y la bipolaridad, entre otros, desencadenan reacciones fuera del control del afectado, obligando a que actúen impulsivamente sin algún tipo de precaución. Uno de estos impulsos es el consumo de drogas, ya sea durante los episodios de euforia o como forma de mejorar el ánimo.

Factores genéticos.

Existen investigaciones que intentan defender la existencia de una predisposición genética a la drogadicción. Esto quiere decir que los genes con los que nacen las personas representan la mitad (aproximadamente) del riesgo de adicción de un individuo. Pero por otro lado, también hay estudios que defienden que se trata de un asunto meramente relacionado con el aprendizaje.