La caza, actividad prehistórica. 

La caza es una actividad muy antigua que ha acompañado al ser humano desde su etapa prehistórica. Durante mucho tiempo, el principal objetivo de la caza fue la supervivencia. Los animales capturados eran proveedores de carne para alimento, pieles para vestimenta y huesos para la fabricación de objetos que facilitaban las tareas cotidianas.

No obstante, el objetivo de la caza fue cambiando conforme el hombre iba formando civilizaciones estructuradas que dieron paso al surgimiento de actividades económicas e inventos más sofisticados. Lo que comenzó siendo exclusivamente para sustento, llegó a considerarse también como actividad deportiva y de pasatiempo.

Tema relacionado: Amenazas a la Ecología.

La caza ha evolucionado con el paso de los años. El uso de rústicos palos, lanzas y piedras puntiagudas fabricadas a mano, formaron parte de una base importante para los métodos de caza que se inventarían en los siguientes años, pasando desde el uso de perros hasta el de armas de fuego sofisticadas. El uso de armas o herramientas dependía también de qué clase de animal se deseaba atrapar, así que a lo largo de la historia humana a sido muy amplio el repertorio de recursos utilizados para capturar animales.

Caza sustentable.
Beneficios de la caza sostenible.

Perros sabuesos, caballos, venenos, trampas, señuelos y rifles, forman parte del repertorio que ha auxiliado al hombre como parte de su objetivo de obtener animales, ya sea para alimento o para trofeo.

Sin embargo, todos los métodos de caza antes mencionados están relacionados con el sufrimiento animal debido a la agonía en el proceso de muerte. Incluso, hablando de armas, el animal puede quedar lesionado por varios minutos antes de morir, en caso de que no se ejecute correctamente el disparo. Por este motivo, la caza generalmente tiene poca aceptación.

Por si fuera poco, la caza ilegal es un acto ilícito donde el objetivo económico sobrepasa la importancia del equilibrio ecológico. En la caza ilegal no importa si los objetivos son adultos en su etapa reproductiva, crías, hembras preñadas o animales en peligro de extinción. Tal es la razón por la que miles de especies animales se encuentran en estado crítico, a muy poco tiempo de que sus poblaciones desaparezcan de manera irreversible. 

En cualquiera de sus formas, la caza es una actividad poco aceptada por la sociedad. En un planeta cada vez más ‘dañado’ por efectos antropogénicos, la caza es un acto considerado avaricioso que perjudica toda lucha de conservación y preservación de las especies más vulnerables. 

Búfalos, lobos, berrendos, entre otros animales que antes proliferaban en grandes números, han estado al borde de la extinción debido a la caza ilegal. Hoy en día, sus números se mantienen estables pero su cifra no ha vuelto a ser la misma. La caza sin control afecta varias generaciones futuras y de ahí la importancia por erradicarla. 

La caza como método sostenible.

Muy pocos creen que el término “caza sostenible” sea correcto. Sin embargo, existe y tiene un propósito amigable con la naturaleza. Desde una perspectiva relacionada al equilibrio ecológico, la caza sostenible es positiva para el medio ambiente; pero desde otro ángulo, no deja de ser un acto considerado cruel donde se interrumpe la vida de un ser vivo.

Caza sostenible.
Caza como método de preservación de las especies.

La caza no es parte de una escena agradable y puede herir la sensibilidad de muchas personas. Sin embargo, todo ser humano es parte de que esta acción se lleve a cabo.

La caza o pesca sostenible se refiere al control poblacional de las especies animales por medio de la cacería o pesca controlada. Algunos animales en grandes volúmenes de individuos, representan una amenaza a la seguridad y salud pública, así como hacia otros tipos de fauna. Veremos dos ejemplos más adelante.

La imposición de temporadas de caza o pesca por parte de autoridades gubernamentales de diversas regiones, fueron creadas para que en cierto rango de fechas, cazadores o pescadores certificados puedan capturar determinado número y tipo de animales para fines comerciales. De esta manera, se mantiene un control sobre las poblaciones sin dejarlas al borde de la extinción. Fuera de aquellas temporadas de cacería o pesca, queda estrictamente prohibido realizar algún tipo de captura, ya que durante ese tiempo los animales se dedican a la reproducción y crianza. 

¿Es válido hablar de protección animal matando animales?

La expansión del ser humano por sobrepoblación, ha creado problemáticas sobre la vida animal. Al acabar con los grandes depredadores, las poblaciones que sirven de su alimento se reproducen a ritmos acelerados, ocasionando otra serie de problemas ecológicos que afectan a varios animales que comparten el mismo ecosistema. 

Cacería de animales.
Caza de animales.

Veamos algunos ejemplos.

Ciervos.

Ante la invasión del hábitat y la caza indiscriminada hacia osos, pumas, tigres, cocodrilos, entre otros importantes depredadores carnívoros de ciervos, la cantidad de cérvidos a nivel mundial había sido insostenible, al grado de que no existía espacio ni alimento para todos.

Tal escenario no representó un beneficio para el planeta, pues, los ejemplares comenzaron a morir de hambre o a salir de su hábitat para hallar alimento. En esta búsqueda se enfrentan a la vida urbana donde pueden ocasionar accidentes o ser víctima de ellos. 

Ante la problemática, la caza de ciervos es legal en ciertas partes de Estados Unidos como Missouri, Wisconsin e Indiana. Para ello se requiere la aprobación de un permiso especial y seguir una serie de estrictas indicaciones que garanticen el bienestar de los animales. 

Pez León.

El pez león (Pterois antennata) que es nativo de aguas de África, Asia y Oceanía, llegó de manera accidental a aguas del Caribe. Lejos de ser una oportunidad para que sus poblaciones crezcan favorablemente, el pez león es una amenaza para la vida marina de su nuevo entorno.

Es un voraz depredador que amenaza arrecifes de coral, se reproduce a gran velocidad, no tiene depredadores y sí un potente veneno en sus espinas dorsales. Es un animal muy poderoso cuya presencia es problemática para la fauna nativa y los recursos naturales de la región. Los expertos consideran que no existe alternativa viable; la caza es el único recurso para mermar la presencia de la especie en aguas que no le pertenecen.

Ante ello, se han organizado torneos legales de captura del pez y en ciertas temporadas se autoriza su pesca para comercialización. 

El mayor responsable: El hombre.

Pese a que la caza sostenible es un acto de conservación y equilibrio trófico, no hay que olvidar el hecho de que el hombre es el responsable de esta medida polémica y poco comprendida.

Caza responsable.
Rifle para la caza.

Como se mencionó anteriormente, la sobrepoblación humana aumenta la demanda de recursos naturales y espacios terrestres que por mucho tiempo sirvieron de sustento y refugio para miles de animales. Por lo tanto, la fauna debe hallar otras medidas para sobrevivir pero no todos tendrán oportunidad de lograrlo. Los más afectados son los carnívoros terrestres quienes representan un peligro para la vida humana y quienes son sacrificados sin importar su estatus de conservación. 

En algunos países como Canadá, existen fuertes penalizaciones para quienes maten animales por pasatiempo o por reacciones temerosas. Solo está permitido en caso de que el animal actúe de forma violenta y alguna vida humana esté en riesgo; así que la matanza irresponsable no es parte de la cotidianidad de dicho país. 

Puede interesarte: Cómo ser un viajero Ecofriendly.

El desequilibrio que desencadena el crecimiento humano es alarmante y cada año será mayor. Mientras los grandes y escasos carnívoros son exterminados al intentar buscar alimento en espacios urbanos o terrenos ganaderos, la fauna que forma parte de su alimentación se reproduce a pasos agigantados sin posibilidad que haya sustento para tantos individuos. 

La solución actual y al menos por ahora, es la implementación estricta de las temporadas de captura, crear una mejor concienciación urbana para hacer uso de edificios abandonados y realizar proyectos de construcciones con poco impacto a la naturaleza; además de considerar las rutas migratorias de los animales y los recursos naturales que son importantes para ellos, de manera que no se cree un conflicto entre humanos y animales por recursos, territorios y una vida sin disturbios.

Fuentes.

archive-srel.uga.edu/outreach/ecoviews/ecoview031117.htm

scholarship.shu.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1266&context=student_scholarship

www.investigacionyciencia.es/revistas/investigacion-y-ciencia/ms-cerca-de-una-nueva-fsica-601/el-origen-de-la-caza-en-los-humanos-12108