¿Qué es el hipotálamo?

El hipotálamo es una pequeña región ubicada en la parte más superior del sistema nervioso central, por lo que se entiende que forma parte del encéfalo. Se encuentra en la base del cerebro, muy cerca de la glándula pituitaria. También se identifica como el inicio del sistema neuroendocrino.

Está conectado directamente con la hipófisis, y la conexión entre ambas partes, permite 

que las glándulas del organismo funcionen de manera adecuada.

La hipófisis o también llamada glándula pituitaria, es una glándula del tamaño de un chícharo (guisante) que ayuda a controlar la actividad de otras glándulas del cuerpo y a regular algunas funciones naturales, como el crecimiento y la fertilidad. Se encuentra en la base del encéfalo, por encima y detrás de la nariz.

¿Cómo funciona el hipotálamo?

El hipotálamo reacciona ante las señales producidas en varias regiones del cerebro, liberando hormonas liberadoras e inhibidoras que actúan sobre la glándula pituitaria para dirigir las funciones que forman parte de la glándula tiroides, las glándulas suprarrenales, los riñones, los órganos reproductivos y el sistema musculoesquelético. 

Hormonas liberadoras e inhibidoras: Son hormonas que se encargan de controlar la liberación de otras hormonas, ya sea estimulando o inhibiendo su liberación. 

Ejemplo de hormona liberadora: hormona liberadora de gonadotropina, que estimula la producción de testosterona en los hombres y de estrógeno y progesterona en las mujeres. 

Ejemplo de hormona inhibidora: hormona inhibidora de somatostatina, que inhibe la producción de hormona del crecimiento por la hipófisis.

Glándula tiroides o tiroidea: glándula endocrina que regula el crecimiento y los procesos metabólicos del cuerpo. Se encuentra debajo de la laringe.

Glándulas suprarrenales: son dos y se encuentran en la parte superior de los riñones. Producen hormonas sexuales y regulan las respuestas al estrés al producir cortisol.

Funciones y características del hipotálamo.

El hipotálamo desempeña diversas funciones importantes, que incluye:

Control de la hipófisis.

Liberación de hormonas.

Regulación de la temperatura corporal.

Control del apetito.

Manejo del comportamiento sexual.

Regulación del crecimiento. 

Regulación de las respuestas emocionales (sed, hambre, estado anímico, etc.)

Equilibrio de la cantidad de líquidos en el cuerpo.

Producción de leche.

El hipotálamo contiene varios tipos de neuronas que liberan hormonas, como:

Hormona liberadora de tirotropina (TRH), la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH), la hormona liberadora de hormona del crecimiento (GHRH), la hormona liberadora de corticotropina (CRH), la somatostatina, la dopamina y la prolactina, entre otras.

Hormona liberadora de tirotropina (TRH).

Es un tripéptido (tres aminoácidos unidos por enlaces peptídicos) involucrado en la comunicación intracelular. Estimula la liberación de la hormona estimulante de la tiroides y la prolactina desde la glándula pituitaria anterior.

Hormona liberadora de gonadotropina (GnRH).

Hormona liberadora por neuronas del hipotálamo involucrada en el desarrollo sexual al inicio de la pubertad, manteniendo la fisiología femenina y masculina.

Hormona liberadora de hormona del crecimiento (GHRH).

Estimula la secreción de la hormona del crecimiento por la hipófisis anterior, también llamado adenohipófisis.

Hormona liberadora de corticotropina (CRH).

Actúa sobre la parte exterior de la glándula suprarrenal para controlar la liberación de las hormonas corticosteroides (del grupo de los esteroides y sus derivados). Estimula la liberación de la hormona adrenocorticotrópica desde la pituitaria anterior.

Somatostatina.

Es una hormona proteica producida por las células delta del páncreas. Inhibe la liberación de la hormona encargada del crecimiento y la que estimula la tiroides. Participa activamente en la digestión y regula los niveles de glucosa en la sangre.

Dopamina.

Neurotransmisor producido en vertebrados e invertebrados, responsable de las sensaciones placenteras al activar los centros de recompensa del cerebro. Gracias a ella sentimos curiosidad y motivación. Además, también está involucrada en la coordinación de los movimientos musculares, en la toma de decisiones y en la regulación del aprendizaje y la memoria.

Prolactina.

Hormona que se caracteriza principalmente por estimular la producción de leche, pero también se le relaciona con la regulación del ciclo reproductivo, el mantenimiento del embarazo y el crecimiento fetal.

Partes o regiones del hipotálamo.

El hipotálamo cuenta con tres regiones principales, donde cada uno contiene diferentes núcleos. Las regiones son: anterior, media y posterior.

Región anterior.

Se le conoce también como región supraóptica. Sus núcleos principales incluyen los núcleos supraópticos y paraventriculares. Un grupo de neuronas situadas en la región anterior del hipotálamo activan mecanismos que favorecen la disipación del calor. Esta disipación, promueve la dilatación de los vasos sanguíneos y la sudoración, lo que en síntesis se relaciona con la regulación de la temperatura corporal.

Muchas de las hormonas que se producen de los núcleos de la región anterior, interactúan con la glándula pituitaria para producir más hormonas.

Algunas de las hormonas más importantes producidas en la región anterior, son: hormona liberadora de corticotropina (CRH), hormona liberadora de tirotropina (TRH), hormona estimulante de la tiroides (TSH), hormona liberadora de gonadotropina (GnRH), hormona folículo estimulante (FSH), hormona luteinizante (LH), oxitocina, vasopresina y somatostatina.

La región anterior del hipotálamo también mantiene los ritmos circadianos, los que hacen que realicemos nuestras actividades con base a los cambios de luz solar, o bien, del día y la noche.

Región media.

Se le denomina también región tuberal. Sus principales núcleos son dos: los ventromediales y los arqueados.

El núcleo ventromedial está involucrado en la regulación del apetito, y el arqueado en la liberación de la hormona del crecimiento. Es decir, que gracias a la región media nos sentimos plenos o satisfechos después de comer, así como también desarrollamos las partes de nuestro cuerpo conforme a la edad.

Se ha encontrado una relación del núcleo ventromedial con el comportamiento defensivo y con la conducta sexual femenina.

Región posterior.

La región posterior o región mamilar, tiene como núcleos principales, el núcleo hipotalámico posterior y los núcleos mamilares.

Se relaciona a la regulación de la temperatura corporal causando temblores y al bloqueo de la producción de sudor. Se investiga su papel en la función de la memoria.

Trastornos en el hipotálamo.

Los trastornos del eje hipotalámico-pituitario pueden manifestarse en varios síndromes clínicos, como por ejemplo:

Acromegalia y Gigantismo Hipofisario, raros trastornos del crecimiento. La acromegalia es cuando la glándula pituitaria produce demasiada hormona de crecimiento, lo que produce agrandamiento del rostro, las manos y los pies, principalmente. Ocurre después de la edad del crecimiento, cuando se cierra la epífisis del hueso.

Por su parte, el gigantismo hipofisario se da antes de que se cierre la epífisis del hueso. Es causado por la excesiva secreción de la hormona del crecimiento llamada somatotropina.

Diabetes Insípida Central, una rara enfermedad endocrina que se caracteriza por

una deficiencia total o parcial en la secreción de hormona antidiurética.

Síndrome de hormona antidiurética inapropiada, es un trastorno caracterizado por niveles elevados de una hormona que provoca que el cuerpo retenga agua.

Hipotiroidismo central, el cual es caracterizado por un déficit de hormonas tiroideas presente desde el nacimiento, consecuencia de un trastorno en el sistema hormona estimulante del tiroides.

Los síntomas clínicos incluyen letargo, crecimiento lento en los niños y pérdida de cabello, entre otros.

Amenorrea hipotalámica funcional, es la ausencia de ciclos menstruales durante más de tres meses debido a la supresión del eje Talámo-hipófiso-ovárico.

Las mujeres que padecen este trastorno, presentan deficiencia de estrógenos, por lo que exhiben síntomas como atrofia mamaria, infertilidad anovulatoria, disfunción sexual y cambios en su estado de ánimo, entre otros.

Su presencia está asociada con tres razones principales: estrés, pérdida de peso y ejercicio.

Hiperprolactinemia, es una de las alteraciones hipotálamo-hipofisaria más comunes. Es una elevación de los niveles circulantes de prolactina por arriba del nivel superior. Las personas con esta afección presentan síntomas diferentes dependiendo de si son hombres, mujeres premenopáusicas o mujeres postmenopáusicas.