Crocodylus niloticus

El cocodrilo del Nilo es un reptil saurópsido de África perteneciente al género Crocodylus, mismo que incluye al cocodrilo americano, cocodrilo filipino y cocodrilo de agua salada, entre otros.

Es uno de los animales más fuertes e intimidantes del mundo. Y de igual forma, uno de los más estudiados y fotografiados. 

No cuenta con subespecies, y según las investigaciones científicas, los cocodrilos del Nilo son parientes vivos muy cercanos a los dinosaurios.

Orden: Crocodilia.
Familia: Crocodylidae.
Género: Crocodylus.

Descripción

El cocodrilo del Nilo es un depredador de gran tamaño. Es el segundo reptil más grande del mundo (después del cocodrilo de agua salada – Crocodylus porosus) y el cocodrilo más grande de todo el continente Africano. Mide entre 3.5 y 5 m de longitud corporal y pesa desde 225 kg hasta 750 kg en los individuos más grandes y excepcionales, que comúnmente suelen ser los machos. 

Todos los cocodrilos se caracterizan por tener una piel rígida protegida por gruesas escamas de queratina y  Crocodylus niloticus no es la excepción. El color de su piel cambia conforme la edad. Los jóvenes lucen tonalidades de verde olivo oscuro, con zonas en marrón y manchas oscuras en la cola y el cuerpo. Mientras los adultos son más oscuros y las manchas negras se distribuyen mayormente a lo largo de la cola y la zona lateral del cuerpo.

Algunos consideran que el cocodrilo del Nilo posee la mordedura más fuerte de todo el reino animal. Sus poderosas mandíbulas ejercen una presión de 352 kg/cm2, además de la profunda lesión que sus más de 60 dientes cónicos y puntiagudos generan en la piel. Y no importa si algún diente se rompe o se cae; vuelve a crecer al cabo de un breve tiempo.

Las patas cortas y dedos palmeados con garras permiten su trayecto por tierra, aunque en dicho entorno no es muy ágil. Es en el agua donde demuestra su dominio y su habilidad para moverse con precisión. En tierra se desplazan a 14 km/h en promedio, pero en agua se mueven de manera rápida y constante a 35 km/h.

Cuando el cocodrilo se adentra al agua para vigilar, ojos, oídos y fosas nasales se mantienen al exterior, de manera que el resto de su cuerpo queda totalmente oculto y puede confundirse con rocas o troncos del entorno.

La cola de un cocodrilo del Nilo es grande y muy pesada, debido a que posee grandes cantidades de grasa. La cola también está protegida por una piel gruesa, pero además, muestra rígidas escamas filosas en forma triangular que se convierten en armas con el movimiento.  

Características del cocodrilo del Nilo.

Cocodrilo del Nilo – Crocodylus niloticus.

Distribución y hábitat

Son reptiles que viven en cuerpos de agua dulce y fangosa, lo que impide observar su fondo. Esta falta de claridad a través del agua, les brinda una ventaja para la caza, ya que los animales que se acercan a beber el líquido no logran percibir el peligro. 

De distribuyen por 26 países que comprenden el este, centro y sur de África. Entre ellos están: Angola, Botsuana, Burundi, Camerún, República Democrática del Congo, Egipto, Guinea Ecuatorial, Eritrea, Etiopía, Gabón, Kenia,  Madagascar, Sudán, Tanzania, Zimbabue, entre otros.

Su hábitat está conformado por humedales, pantanos, zonas intermareales y neríticas. Lagos, ríos, estuarios y marismas son sitios donde reside el cocodrilo del Nilo. También pueden observarse en deltas y lagos salobres.

Algunos investigadores han observado a ejemplares de Madagascar vivir dentro de cuevas y a ciertos individuos ingresar a aguas costeras y marinas; algo inusual. 

Alimentación

Los cocodrilos del Nilo son los máximos depredadores de su hábitat. Esto significa que ningún animal de África representa un peligro para ellos.  

Su dieta es amplia. Se conforma de peces, tortugas, otros cocodrilos y demás reptiles; aves, invertebrados, carroña, así como de mamíferos pequeños y de gran tamaño. En este último caso, pueden atrapar desde crías, hasta individuos adultos de ñus, impalas, búfalos de agua, cebras, entre otros animales de alimentación predominantemente herbívora.

Los cocodrilos del Nilo ni otros tipos de cocodrilos, pueden masticar su alimento. Su estructura mandibular, lengua y posición dental, están adaptados para desgarrar e ingerir trozos enteros de carne. Es por ello que al atrapar a sus presas, arrancan violentamente partes corporales como extremidades o cabeza.

Si una presa es grande o más difícil de matar, el cocodrilo del Nilo realiza una maniobra denominada “giro de la muerte”. Esta solamente puede ser aplicada bajo el agua y consiste en giros completos del cuerpo del cocodrilo mientras sostiene con la mandíbula alguna parte de su víctima, lo que provoca la ruptura de huesos y ligamentos. 

Cuando la carne de un animal es lo suficientemente gruesa, el cocodrilo sumerge el cadáver por algunas horas para que la carne adquiera una textura más blanda. Ello facilita el desgarre en trozos más adecuados para la deglución. 

En algunos documentos, el cocodrilo del Nilo es considerado un animal omnicarnívoro, ya que en el interior de varios ejemplares se han hallado variedades de frutas carnosas. Se cree que esta ingesta de frutas los ayuda a mejorar la digestión de sus alimentos, y que junto a las piedras, cumplen la función de gastrolitos.

Comportamiento

Desde luego que no es un animal “amigable”, pero sí logran identificar a los animales que pueden atacar con mayor facilidad y con cuáles es mejor “tomar distancia”. 

Pocas veces intentan someter a otros carnívoros adultos que se acercan a beber agua; comúnmente lo hacen con crías. Pero casi todo animal que se adentre a las aguas infestadas de cocodrilos del Nilo, corre el peligro de ser devorado sin oportunidad de escapar. Solamente los hipopótamos comunes (Hippopotamus amphibius) son capaces de estar junto a estos cocodrilos.

Los hipopótamos son animales extremadamente territoriales que no toleran la presencia de “intrusos” dentro de sus dominios. Sin embargo, pueden compartir espacios con los cocodrilos del Nilo mientras no se aproximen demasiado, pues de lo contrario, son los únicos animales que sin temor, atacan a los grandes reptiles. No es extraño ver enfrentamientos entre cocodrilos e hipopótamos por cuestiones de invasión; sin embargo, prefieren mantenerse alejados. 

Los cocodrilos del Nilo generalmente se sumergen durante unos minutos y pueden hacerlo hasta 30 minutos cuando sienten peligro al exterior. Pero debido a sus altos niveles de ácido láctico, contienen la respiración hasta 120 minutos. 

En tierra su comportamiento es distinto. Son criaturas que se mantienen “estáticas” y con la mandíbula entreabierta durante las horas soleadas para regular su temperatura, ya que pueden morir fácilmente por sobrecalentamiento. No obstante, se mantienen alerta de lo que sucede en su entorno y no dudarán en reaccionar ante el peligro o ante la presencia cercana de otros tipos de fauna.

Datos sobre los cocodrilos del Nilo.

Cebras y ñus intentando cruzar un río infestado de cocodrilos del Nilo. Reserva natural en Sudáfrica.

Reproducción

Aunque parecen animales muy agresivos, los cocodrilos del Nilo saben cómo cuidar a sus huevos. Las hembras excavan en la arena para depositar de 25 a 100 huevos que se cubren con arena para calor y resguardo. La incubación tiene una duración aproximada de 3 meses. 

Así como en otros reptiles, la temperatura determina el género sexual de las crías. Si la temperatura promedio es cálida, serán machos; y si es más fría serán hembras.

Hembras y machos, los protegen celosamente hasta que eclosionan. Una vez fuera del huevo, los padres (generalmente, la madre), transportan a las crías hacia el agua y las protegen de la depredación.

Amenazas y conservación

El cocodrilo mantiene poblaciones estables entre 50,000 y 70,000 individuos maduros. No existen incrementos que mejoren su estado de conservación, pero tampoco declives que los pongan en peligro. Actualmente, pertenecen a la categoría de «Preocupación menor» de acuerdo a la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza).

Los cocodrilos del Nilo han sido perseguidos por suscitar algunos ataques hacia seres humanos. Muchas de las comunidades que se asientan alrededor del hábitat de esta especie, dependen del suministro de agua. Por lo tanto, los accidentes suelen ocurrir cuando los pobladores recolectan líquido y no se percatan del peligro.

La invasión de su hábitat, la contaminación y las represalias por ataques al ganado, son otros factores que obstaculizan su aumento poblacional. 

Fuentes

https://seaworld.org/animals/facts/reptiles/nile-crocodile/

http://animals.nationalgeographic.com/animals/reptiles/nile-crocodile/

https://seaworld.org/Animal-Info/Animal-Bytes/Reptiles/Nile-Crocodile

https://www.nationalgeographic.es/animales/cocodrilo-del-nilo