Charles Darwin

Shrewsbury, Inglaterra, 12 de febrero de 1809-Downe, Inglaterra, 19 de abril de 1882.

Charles Robert Darwin fue el personaje que sentó las bases de la teoría de la evolución, gracias a su obra de 505 páginas “El origen de las especies”, publicado el 24 de noviembre de 1859.

El impacto fue tan grande, que cambió el enfoque de otras ciencias además de la Zoología, como la Geología, la Taxonomía, la Paleontología, la Antropología, la Filosofía y la Teología.

El joven Charles

La infancia temprana de Darwin transcurrió cómoda y tranquila, perturbada sólo por la muerte de su madre cuando él apenas tenía 8 años de edad. Su padre era médico y su abuelo Erasmus Darwin había sido un notable médico y naturalista. Por su parte, el pequeño Charles se encontró a gusto con los temas sobre la naturaleza y gustaba de salir a explorar.

A los 16 años ingresó en la Universidad de Edimburgo para estudiar la carrera de Medicina, pero encontró poco interés en ésta. Tiempo después se matriculó en el Christ’s College de la Universidad de Cambridge a instancias de su padre, quien deseaba verlo ejercer como pastor en vista de su fallido intento de verlo graduarse en Medicina.

Darwin logró graduarse, pero su antiguo mentor, el profesor de Botánica John Stevens Henslow, le recomendó unirse a una próxima expedición científica para recorrer en barco gran parte del mundo. Darwin no desperdició la oportunidad y en 1831 se embarcó a bordo del HMS Beagle para acompañar la expedición al mando del oficial de la Marina Real Británica, Robert Fitzroy.

Fuera de su natal Inglaterra, quedó maravillado ante la riqueza natural de las regiones que conocía. Examinó las características geológicas de los suelos, estudió los fósiles y los arrecifes de coral y aprovechó la travesía de cinco años para recoger una gran variedad de especímenes propios de las islas y otros territorios. Se interesó especialmente en las islas del océano Pacífico y en las islas Galápagos, donde descubrió las diferencias en el pico de los pájaros pinzones, que variaban en forma y tamaño.

El gran Charles Darwin y El viaje del Beagle

En 1836 regresó a Inglaterra con una vasta colección de especímenes y un extenso volumen de notas. Comenzó a redactar sus estudios y descubrimientos y en su mente dio forma a la base de su famosa teoría de la evolución.

Fue en el año de 1839 que publicó El viaje del Beagle, donde recopiló su experiencia a bordo de la embarcación. Gracias a sus esfuerzos, ese mismo año fue reconocido como un miembro distinguido de la sociedad científica Royal Society de Londres y para 1853 fue galardonado con la Medalla Real de la Royal Society.

La teoría de la evolución en El origen de las especies

La importancia de la formulación de la teoría tuvo injerencia en el ámbito científico pero también en el religioso, ya que la evolución contradecía las enseñanzas bíblicas de la creación divina. En síntesis, Darwin explicó que todas las especies evolucionaron de un ancestro en común y modificaron sus características con el fin de sobrevivir en el entorno. Este proceso de cambio exitoso fue llamado “selección natural”.

Basó su teoría en las similitudes encontradas entre las especies del mundo. Esto significó una ruptura con las ideas anteriores acerca de los orígenes de la vida pero también una nueva forma de explicarlas que con el tiempo adquirió numerosos adeptos.

Vigencia Científica.

El trabajo de Darwin sobre la evolución, ha sido ampliamente cuestionada y discutida en su totalidad a través del tiempo, por diversos personajes expertos en su área. Aunque algunos puntos han quedado superados por estudios más recientes, la gran mayoría de sus ideas han logrado comprobarse, por lo que aún continúa representando un importante material de consulta para la comunidad científica.

Charles Darwin murió de una patología vascular coronaria y cerebral. Sus restos reposan en la abadía de Westminster, junto a los de Isaac Newton.