Carlos Linneo.

Råshult, Suecia, 23 de mayo de 1707-Upsala, Suecia, 10 de enero de 1778

Carl Nilsson Linæus, castellanizado como Carlos Linneo y conocido como Carl von Linné después de recibir un título nobiliario.

Fue un naturalista, botánico y zoólogo denominado como el “Padre de la Taxonomía”, ya que contribuyó a la ciencia con su invento de el sistema de clasificación binomial de los organismos vivos. Es decir, cada especie descubierta recibía un nombre en dos partes.

Un joven interesado en la Botánica

El interés de Carlos Linneo por la botánica puede encontrarse desde sus primeros años de vida. Su padre y su abuelo eran hombres de iglesia: cura y rector, respectivamente. De su padre aprendió el latín, la geografía y la religión, pero disfrutaba más la visión y el aprendizaje sobre las plantas. A los 8 años de edad ya lo conocían como “el pequeño botánico”.

Aunque los deseos familiares eran prepararlo para ser un hombre de iglesia, estudió Medicina en la Universidad de Lund y posteriormente en la Universidad de Uppsala. Durante su estancia en Uppsala realizó un estudio cuya intención fue elaborar un sistema básico de clasificación de las plantas de acuerdo con el número de estambres y pistilos de las flores.

Gracias a su talento, la Real Sociedad de Ciencias de Uppsala financió su viaje a Laponia en 1732 para aprender historia natural, lo que devino en la publicación de su obra Flora lapponica en 1737. Pero antes, en 1735, Linneo se trasladó a Holanda para obtener su doctorado en Medicina, por lo que ingresó en la Universidad de Harderwijk.

Linneo y su sistema de clasificación de especies.

En ese mismo año, 1735, publicó Systema Naturae donde clasificaba a las plantas. Aunque ya existían sistemas de clasificación, estos variaban y llegaban a ser hasta imprecisos. A medida que hacía descubrimientos y aprendía más, aumentó páginas a su obra hasta constituirse en un volumen grueso de información. La edición de 1758 incluyó a los animales y asignó la nomenclatura de dos nombres.

Este personaje fue quien clasificó a los organismos vivos en reino animal, reino vegetal y reino mineral les asignó clasificaciones con base a sus características. Las clasificaciones eran clase, orden, género y especie, con una nomenclatura binomial que incluía el género y la especie. Aunque actualmente esto ha tenido modificaciones, Linneo sentó las bases para la organización e identificación de los seres vivos.

Además de Systema Naturae, se le conoce por más publicaciones como: Fundamenta Botanica (1736), Genera plantarum (1737), Flora Lapponica (1737), Hortus Cliffortianus (1738), Philosophia Botanica (1751), Species Plantarum (1753), entre otros.

Discutió por primera vez el tema de la ecología como un área de investigación en una tesis en 1749. Discutió la importancia de las relaciones entre los seres en la naturaleza y fue uno de los primeros naturalistas en describir las cadenas alimentarias. También estudió los diferentes requisitos de hábitat (espacio vital) entre las especies y los hábitos de alimentación de insectos y animales con pezuñas.

También fue el primero en colocar a los humanos en un sistema de clasificación biológica. Colocó a los humanos en la agrupación de «primates», junto con los monos, lo que generó polémica.

La historiografía de la raza suele estar enmarcada por dos discontinuidades: la invención de la raza por los naturalistas y antropólogos europeos, marcada por Systema naturae de Carlos Linneo (1735); y la desaparición de las tipologías raciales después de la Segunda Guerra Mundial a favor de los estudios de diversidad humana basados en la población.

Legado de Linneo

Linneo murió por causa de una apoplejía y fue enterrado en la Catedral de Uppsala.

Se reconoce a Carlos Linneo por haber sentado las bases de la taxonomía moderna y  haber sido uno de los fundadores de la Ecología como ciencia.