Lo dice Harvard.

Está comprobado que el alimento que ingerimos daña o beneficia directamente en nuestra salud cognitiva. El cerebro es “la torre de control” de nuestro cuerpo; por lo tanto, nunca descansa, estemos activos en nuestro trabajo o dentro del más profundo sueño.

Es por este constante desgaste natural que requerimos de nutrientes que lo mantengan saludable. La calidad del ‘combustible’ que elijamos para nuestro cerebro, determinará nuestra capacidad de analizar, recordar o actuar ante los estímulos y situaciones que diariamente enfrentamos.

El ‘combustible’ del que se habla no es más que el alimento. Este puede ser tan bueno o tan malo como nosotros lo deseemos, pero los resultados obtenidos serán equivalentes. La Universidad de Harvard lo ha publicado en su portal web oficial: lo que comes afecta directamente la estructura y función de tu cerebro y, en última instancia, tu estado de ánimo”.

Alimentos que dañan nuestro cerebro (Video)

La serotonina es la encargada de regular el estado de ánimo en el ser humano, además de regular el sueño y el apetito e inhibir el dolor. Este neurotransmisor se produce en el tracto gastrointestinal en un 95% y por tal motivo, el tipo de dieta que tengamos va a influir directamente en cómo nos sintamos y comportemos. 

Puede interesarte: Las Partes del Cerebro Humano y sus Funciones…

Alimentos dañinos para el cerebro.
Alimentos que causan inflamación cerebral.

Diversos estudios realizados por centros de salud y universidades, concuerdan que hay cierto tipo de alimentos que dañan el cerebro progresivamente, favoreciendo el desarrollo de enfermedades degenerativas. La mayoría de dichos alimentos son muy asequibles y de agradable sabor; no obstante, no son parte de lo que el cuerpo necesita.

Estos son los alimentos que más daño causan al cerebro y que debemos evitar:

Productos azucarados.

Los peligros de un alto consumo de azúcar no son parte de una moda pasajera sino de una realidad. Actualmente casi todo producto comercial para beber y tomar contiene azúcar en diversas presentaciones y bajo nombres diferentes: sacarosa, jarabe de maíz de alta fructosa, dextrosa, glucosa, etc. Pero también es posible hallar marcas libres de este componente o a niveles muy bajos.

La ingesta excesiva de azúcar aumenta el riesgo de desarrollar Alzheimer, esto, por afectar directamente en la memoria, el aprendizaje y formación de neuronas. 

Azúcar dañina para el cerebro.
Alimentos azucarados.

La inflamación cerebral es otro riesgo derivado de un elevado consumo de alimentos y bebidas azucaradas, ya sea comercializadas para adultos o para niños. Gran cantidad de productos infantiles contienen porciones que superan los límites diarios sugeridos, y lo peor, es que se anuncian como desayunos completos y nutritivos.

Sustituye por: agua fresca, jugos naturales sin azúcar, tés naturales sin azúcar.

Basta con consumir comida rápida de 3 a 4 días por semana para tener deficiencias a largo plazo.

Comida rápida.

Las cadenas de comida rápida demostraron ser negocios exitosos gracias a la alta demanda de la sociedad, pero son parte de la comida más dañina para el cuerpo humano.

comida rápida y enfermedades.
Comida rápida dañina para el cerebro.

El Instituto Real de Tecnología de Melbourne en Australia, reveló que las personas que consumen este tipo de alimentos de manera regular, tienen un menor desempeño que quienes cuidan su dieta. Se cree que esto se debe a que los componentes de la comida rápida inhibe la formación de neuronas nuevas.

Puede interesarte: Alimentación humana.

Basta con consumir comida rápida de 3 a 4 días por semana para tener deficiencias a largo plazo; así como cambios en la química del cerebro,  baja motivación y problemas de aprendizaje y memoria.

Sustituye por: alimentos frescos preparados en casa. Dedica unas horas a cocinar para varios días.

Comida procesada.

La comida procesada es una de la más dañina, pues no solo provoca deficiencias cognitivas sino en otros órganos vitales. Tales productos están repletos de sodio, conservadores, grasas trans y azúcares, que en su conjunto conforman un nulo aporte de nutrientes. Es importante comenzar a leer la información nutrimental de los alimentos que consumimos.

alimentos procesados para la salud
Cereal de caja; ejemplo de alimento procesado.

La comida procesada puede venir en forma de alimento enlatado, en aderezos, cereales, comida congelada, e incluso, productos veganos que son comercializados como los más saludables. Bebidas vegetales, leches de soya, barras de cereal, cremas de cacahuate, entre muchas otras presentaciones con etiqueta vegana, contienen peligrosas cantidades de azúcares y químicos añadidos para su conservación.

La comida procesada o precocinada afecta el sistema nervioso central y eleva el riesgo de desarrollar trastornos neurodegenerativos como la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson.

Sustituye por: Productos frescos. Es mejor desinfectar y cocinar por nuestra cuenta. O bien, productos orgánicos. 

Cafeína.

El café orgánico o normal en bajas cantidades no es perjudicial, pero hay individuos que diariamente ingieren cantidades excesivas que están lejos de ser saludables.

El consumo exagerado de cafeína podría derivar en migrañas, ansiedad, trastornos del sueño, confusión y alucinaciones.

Artículo: Consecuencias de la Obesidad.

Sal.

Consumir sal en cantidades moderadas no es un riesgo para la salud; siempre y cuando estemos seguros que realmente son cantidades moderadas. La sal que se esparce en el plato servido, puede ser parte de una segunda o una tercera porción que se añadió durante su proceso.

El exceso de sal no solo afecta a los riñones como es bien sabido, sino también al corazón a través de la presión arterial y al cerebro en su capacidad para pensar. En pocas palabras, la sal reduce la inteligencia. 

Alimentos fritos.

No hay manera que los alimentos fritos puedan ser saludables. Este tipo de comida es muy poco saludable pero demasiado fácil de conseguir… y de pagar. Los alimentos fritos tienen una gran demanda en restaurantes y puestos de comida urbana al ser económicos, prácticos y de buen sabor. Sin embargo, la cantidad de sustancias extrañas derivadas de aceites sucios y recalentados con los que están hechos, son altamente peligrosos para el organismo. Como ejemplo, están las grasas trans.

Grasas trans dañinas para la salud.
Los alimentos fritos son dañinos para el cerebro.

Dichas grasas se encuentran en alimentos naturales como carnes y lácteos, pero su consumo moderado no son parte de una preocupación tan importante como aquellas que se producen de manera industrial. También reciben el nombre de aceites vegetales hidrogenados y hay que evitarlos o retirarlos casi por completo de nuestra dieta.

Las grasas trans también pueden estar dentro de margarinas, pasteles y galletas.

Las grasas trans son generalmente ejemplificadas con alimentos de puestos de la calle o frituras como papas fritas y tostadas, pero estas también pueden estar dentro de margarinas, pasteles y galletas.

Está comprobado que los alimentos fritos permiten que el colesterol se instale en las arterias de manera progresiva y muy peligrosa. Además de que se destruyen las células nerviosas cerebrales, se ralentizan los reflejos disminuyendo la capacidad de respuesta del cerebro y aumenta el riesgo de sufrir un derrame cerebral.

Pescados y mariscos “pesados”.

El pescado y el marisco bajo condiciones normales son saludables para la salud, pero no aquellos que han sido expuestos a peligrosos niveles de mercurio, un contaminante pesado que puede ser venenoso al acumularse silenciosamente en el tejido corporal.

El mercurio es un veneno que se extiende por todo el organismo, instalándose generalmente en el hígado, riñones y cerebro.

La intoxicación por mercurio comprende daños en el sistema nervioso central y los neurotransmisores. En fetos y niños pequeños, hay una elevada probabilidad de que se interrumpa el desarrollo cerebral y se destruyan componentes importantes para las células, lo cual, podría derivar en parálisis cerebral.

Alcohol.

Aunque no es un alimento en sí, el alcohol es un producto de elevada demanda que causa daños cerebrales irreversibles.

Alcohol y daño cerebral.
El alcohol provoca deficiencia de vitamina B1

Un bebedor consuetudinario presenta más riesgo de presentar reducción de volumen cerebral, cambios desfavorables en el metabolismo, interrupción de actividad neurotransmisora y deficiencia de vitamina B1, lo que podría relacionarse con la presencia de un trastorno cerebral conocido como enfermedad de Wernicke así como con el síndrome de Korsakoff, también llamado psicosis de Korsakoff. 

El Cerebro Humano.

Hábitos que dañan el cerebro.

Si la mala alimentación ya representa un riesgo para la salud cerebral, las consecuencias podrían ser aún peores ante prácticas incorrectas en nuestra vida cotidiana. Estos son los hábitos que impiden conservar un cerebro saludable.

– Consumir tabaco.

– Exponerse a ambientes contaminados.

– No dormir lo suficiente / No atender trastornos del sueño.

– No desayunar, saltar comidas o comer en horarios distintos todos los días.

– Estar en constante estrés.

– No respirar correctamente. 

– Comer excesivamente.

– No ejercitar el cerebro. La lectura, la escritura y los retos numéricos o gramaticales ‘activan’ el cerebro.




Fuentes

health.harvard.edu/mind-and-mood/boost-your-memory-by-eating-right

health.harvard.edu/blog/nutritional-psychiatry-your-brain-on-food-201511168626

healthline.com/nutrition/worst-foods-for-your-brain#section1

eluniversal.com.mx/menu/comida-que-dana-el-funcionamiento-de-tu-cerebro

muyinteresante.es/salud/fotos/los-alimentos-que-mas-danan-tu-cerebro/los-alimentos-procesados-danan-tu-cerebro

eluniversal.com.mx/menu/algunos-alimentos-veganos-no-son-tan-saludables