La vista en los seres humanos

El sentido de la vista, al igual que los demás sentidos, proporciona al individuo información acerca de su entorno. La mayoría de los animales cuentan con un sistema visual, otros como las esponjas carecen de ojos y en algunos otros animales el sentido está poco desarrollado. La vista es un sentido directo y para los seres humanos es elemental, puesto que no posee un sentido del olfato o del oído tan fino como el de algunos mamíferos.

Cómo funciona el sentido de la vista en los seres humanos

El órgano de este sentido es el ojo, un órgano hueco en forma de esfera que contiene la retina, los nervios ópticos, el iris, el cristalino, el músculo ciliar, la córnea y las células fotorreceptoras. Éstas son dos: los conos, implicados en la visión de color y los bastones, que son sensibles en luz escasa.

El ojo un órgano que contiene la retina, los nervios ópticos, el iris, el cristalino, el músculo ciliar, la córnea y las células fotorreceptoras.

Para comprender cómo funciona este sentido, tomemos el ejemplo de la visión de una montaña:

1. Los rayos de luz reflejados por la montaña entran al ojo a través de la córnea, que dobla los rayos de luz para que pasen por la pupila. El iris es una capa muscular pigmentada que puede modificar el diámetro de la pupila para controlar la luz que entra en el ojo.

2. Los rayos de luz entran al cristalino, el cual cambia de forma gracias al músculo ciliar para enfocar la luz sobre la retina. El cristalino puede contraerse o dilatarse.

partes de un ojo humano

3. Los rayos de luz se cruzan y crean una imagen invertida en la retina. La retina es una capa de células especializadas sensibles a la luz: los bastones y los conos.

4. Los conos y los bastones son estimulados y convierten la información de los rayos de luz en impulsos nerviosos.

5. Los impulsos nerviosos viajan a lo largo del nervio óptico hasta el cerebro.

6. Los lóbulos parietal, occipital y temporal  procesan la información y se forma una imagen directa.

El sentido de la vista en los animales

Gracias a la visión, los animales interpretan las transformaciones del entorno mediante la luz visible. A diferencia de los seres humanos, los animales presentan variedad de morfología, composición y funciones en relación con su sentido de la vista.

Algunos animales cuentan con ojos compuestos, con pupilas de raras formas y con más de 1 párpado. Por ejemplo, los camaleones tienen la facultad de mover los ojos independientemente uno de otro, la rana de ojos rojos tiene tres párpados para mantener sus ojos limpios y los tiburones martillo tienen estos órganos a los lados de la cabeza probablemente para tener un campo visual de 360°.

Los depredadores suelen tener una visión monocular, mientras las presas tienen a presentar una visión binocular para poder detectarlos.

Al respecto con lo anterior, la posición de los ojos está vinculada con las necesidades conductuales de los animales. Los depredadores suelen tener una visión monocular, con los ojos dirigidos hacia adelante, lo que les ayuda a revisar las distancias con buena exactitud. En cambio, otros animales deben tener un amplio campo visual para detectar a los depredadores, por lo que presentan una visión binocular.

En la mayoría de los animales vertebrados el sistema visual es similar al de los seres humanos. En el caso de los artrópodos, la visión es lograda a partir de ojos formados por omatidios, unas unidades formadas por una lente que enfoca la luz dentro de una célula, un cono cristalino que canaliza los rayos de luz y células visuales que los absorben y desencadenan impulsos visuales. Entonces, el cerebro del artrópodo combina la imagen simple transmitida por cada omatidio y compone una imagen.

Sentido de la vista de los animales.

Ojos compuestos de una mosca

En las aves, la vista es el sentido más importante y más desarrollado puesto que de él dependen la detección de presas desde las alturas hasta la ejecución de algunas maniobras de vuelo. Suelen tener ojos grandes con respecto al tamaño de sus cuerpos, y el cristalino y la córnea se proyectan fuera de la órbita. Gran parte de las aves tiene los ojos a los lados de la cabeza, hecho que las dota de un campo visual superior a los 300°. Cada ojo visualiza zonas diferentes y únicamente cuando el ave mira hacia adelante ambos ojos se concentran en un solo objeto.

Mientras más conos tiene un animal, más colores es capaz de diferenciar. Algunas especies reconocen espectros de luz invisibles para el ojo humano; las aves, los insectos y los cefalópodos pueden percibir la luz polarizada, producida cuando las partículas atmosféricas dispersan la luz del sol y la hacen vibrar en un plano.

Datos sobre la Vista

En corto

Los seres humanos y primates del Viejo Mundo pueden ver hasta 2 millones de diferentes colores superficiales.

Los seres humanos son sensibles a ondas de luz en la banda de los 400-700 nanómetros.

La mosca doméstica posee cerca de 4,000 omatidios.