¿Los virus son seres vivos?

He ahí la cuestión. Hasta ahora se considera que los virus no son seres vivos en el sentido estricto de la palabra, ya que carecen de algunas funciones básicas presentes en los organismos de los reinos Plantae, Animalia, Protista y Monera.

Un virus es un pequeño agente infeccioso que es incluso más pequeño que una bacteria. Consiste básicamente en un ácido nucleico rodeado por una envoltura de proteínas denominada cápsida, y ocasionalmente de una membrana de lípidos encima de la capa de proteínas. Un virus no está compuesto por ningún tipo de célula, por lo tanto, es un agente acelular.

Un virus consiste básicamente de ácido nucleico rodeado por una envoltura de proteínas, y ocasionalmente de una membrana de lípidos encima de ella.

El material genético que los virus contienen puede ser de una sola o de dos cadenas de ARN o de ADN. Su morfología es muy variada, y parecen ser más bien poliedros que agentes infecciosos. Algunos presentan forma de icosaedro, otros tienen formas que recuerdan las hélices y unos más tienen formas muy particulares y reconocidas, como las de los virus de la serie T, con una cápsida con forma de icosaedro y una cola de simetría helicoidal.

Por mucho tiempo se ha discutido si los virus son seres vivos o no. La verdad es que si bien son capaces de reproducirse, no pueden hacerlo por sí mismos ya que no secretan enzimas ni poseen órganos u orgánulos que les permitan realizar funciones. Necesitan a un ser vivo que les acceda su cuerpo para multiplicarse y por supuesto, son incapaces de nutrirse y relacionarse sin el uso de otro organismo. Por ende, son agentes parásitos que se encuentran entre los límites de la vida y la no vida.

Los virus son tan, pero tan pequeños, que es imposible mirarlos con un microscopio óptico. Se necesita un microscopio electrónico para poder mirar con precisión la morfología y acción de una de estas entidades.

formas-de-virus

Tipos de virus

En la actualidad los virus están clasificados en 6 órdenes según el Comité Internacional de Taxonomía de Virus (The International Committee on Taxonomy of Viruses): Caudovirales, Nidovirales, Tymovirales, Herpesvirales, Mononegavirales y Picornavirales. Se han identificado unas 2,284 especies.

Por otra parte, se distinguen virus en función de la célula que parasitan, y son los siguientes:

1. Virus bacteriófagos. Son todos aquellos que atacan e infectan bacterias.

2. Virus de vegetales. Afectan a las células de las plantas. Son los denominados fitovirus.

3. Virus de animales. Se replican en las células de los miembros del reino Animalia.

4. Virus de arqueas. Infectan a las arqueas, microorganismos procariontes unicelulares.

El ser humano no está exento de las afectaciones que los virus pueden causar. Se sabe que estas microscópicas entidades pueden encontrarse en un cuerpo sin provocar daño perceptible, hasta que se replican y provocan enfermedades. Al respecto, muchos padecimientos humanos son causados por virus: la viruela, la varicela, la influenza, el ébola, la rabia, la poliomielitis, el sarampión, las paperas, la rubéola y hasta el SIDA.

Virus del VIH

Representación del virus de la inmunodeficiencia humana.

Así actúan los virus

Debido a que los virus son entes muy simples, buena parte del tiempo permanecen inactivos, “en espera” de un organismo. ¿Por qué? Bueno, porque no pueden reproducirse sin parasitar un ser vivo; pueden permanecer en estado latente mucho tiempo antes de que una célula o bacteria se atraviese en su camino y sea atacada, convirtiéndose en huésped de los temibles virus.

Cuando un virus reconoce una bacteria o una célula, hace contacto con ella y le “inyecta” su ácido nucleico contrayendo su vaina. Dentro de la bacteria o célula se adueña de los procedimientos de síntesis de enzimas, ribosomas y otros, es decir, utiliza la maquinaria química de su huésped, por lo que el interior de éste comienza a llenarse de nuevos virus. En algún momento los virus nuevos están completamente formados y poseen su propia cápsida y ácido nucleico, pero al no caber más, la pared de la bacteria o célula se rompe y los virus se liberan al exterior buscando nuevos huéspedes. Como se ve, el procedimiento es relativamente sencillo y produce descendientes con suma rapidez.

Los virus de animales y vegetales se apropian de las células y las perjudica, pero sin duda, la afección más grave es para el organismo entero que a menudo sufre graves enfermedades que progresan a un ritmo veloz. En general, las enfermedades ocasionadas por virus son llamadas virosis, al margen de su nombre específico. La medicina moderna ha implementado medidas de prevención para evitar las enfermedades que por medio del contagio son potenciales pandemias de afección internacional. Las medidas incluyen reglas de higiene básicas y la aplicación de vacunas.