Imagen de Dominio Público. Wikimedia Commons.

Macrochelys temminckii

La tortuga caimán es un extraño pero fascinante reptil que pertenece a la clase Sauropsida y al suborden Cryptodira.

Descripción

Su apariencia nos remonta a aquellos animales prehistóricos que vemos en libros, razón por la que muchas personas afirman que es una especie de dinosaurio moderno. Esto es porque posee una cabeza muy grande y un cuerpo ancho que está reforzado con un grueso caparazón protegido por crestas verticales (conocidas como osteordermos) de forma triangular, que a su vez tiene un borde con las mismas crestas pero dirigidas hacia diferentes direcciones; algunas miran hacia arriba, otras al frente y unas más hacia abajo.

La mandíbula luce muy fuerte y su terminación es en forma de pico, y cuando la abre, exhibe una lengua rojiza cuyo propósito se relaciona con su alimentación.

Una característica sobresaliente de este tipo de tortugas es la larga cola que las acompaña, la cual contiene protuberancias largas y puntiagudas y va adelgazándose conforma llega a la punta. Todo este conjunto de características son los que logran destacar a este reptil de otras tortugas terrestres.

La coloración del cuerpo y caparazón es casi idéntico. Es de tono marrón con partes oscuras y debido al crecimiento de algas puede lucir verdoso. En ciertas áreas, la piel se ve rosácea o gris.

Es una de las tortugas de agua dulce más grandes del mundo con un aproximado de 80 cm de longitud de caparazón y un peso promedio de hasta 80 kg, aunque existen individuos de 113 kg o 135 kg en casos extraordinarios.

Distribución y hábitat

Es endémico de los Estados Unidos de América, abarcando desde el norte de Florida hasta el sur de Georgia y a través de las regiones del Golfo de México en Texas. Illinois, Kansas, Arkansas, así como el río Misisipi también albergan poblaciones de tortuga caimán.

Su hábitat es de agua dulce, lo que está representado por grandes ríos, canales, pantanos y lagos en el caso de los adultos, pues las crías y jóvenes viven en arroyos pequeños.

Posee una lengua rosácea que engaña a sus presas.

Alimentación

Es un cazador activo que se alimenta de pescados, moluscos y algunas tortugas de menor tamaño. Ranas, cangrejos de río, insectos, serpientes, caracoles, gusanos acuáticos, almejas y plantas acuáticas forman parte de su dieta habitual, pero se ha documentado la captura de algunas ardillas, ratas almizcleras, mapaches y armadillos. Se alimenta tanto de presas capturadas como de carroña.

La tortuga caimán tiene una técnica muy peculiar de cacería que no requiere de un mayor esfuerzo. Deja su mandíbula abierta para que la lengua sea visible. Esta, al ser de intenso color rosa y de forma similar a la de un gusano, atrae a las ingenuas presas que por lo general son pescados.

Comportamiento

Su comportamiento es solitario y casi desapercibido. Las tortugas caimán pasan la mayor parte de su tiempo en el agua y permanecen sumergidas hasta 50 minutos, hasta que ascienden a la superficie para tomar aire. Debido a su escaso movimiento, las algas pueden desarrollarse sobre el caparazón.

Se cree que las profundidades de las corrientes de agua tienen relación con su termorregulación, pues se encontró que visitan aguas más profundas durante la estación invernal y aguas superficiales al inicio del verano.

Según los estudios, esta especie se basa en las señales de tipo quimiosensorial, lo que se entiende que tiene cierta sensibilidad a estímulos químicos, esto, para obtener mejores resultados en la caza al localizar presas debajo del barro que se asienta al fondo de los cuerpos de agua.

Características de la tortuga caimán.

Cabeza de una tortuga caimán. / Imagen de Dominio Público. Wikimedia Commons.

Reproducción

El apareamiento ocurre cuando el macho se monta en la parte posterior de la hembra. Esto por lo general, se realiza a lo largo de la primavera.

La tortuga cava un nido cerca del agua para colocar de 8 a 52 huevos que serán incubados de 100 a 140 días. El sexo de las crías dependerá de la temperatura del nido, siendo más probable que sean machos si las temperaturas se mantienen constantes. Para septiembre u octubre, los huevos se rompen y las crías no reciben ningún tipo de cuidado o atención parental; son totalmente independientes.

En apariencia, una cría luce como otras tortugas terrestres, con la única diferencia de una cola larga y áspera. Pero esto va cambiando conforme van adquiriendo mayor tamaño y peso.

La madurez sexual se alcanza entre los 11 y 13 años y la expectativa de vida es de un promedio de 26 años para los machos y 23 años para las hembras, aunque hay ejemplares que sobrevivieron 45 años. Los cautivos han logrado vivir 70 años.

Amenazas y conservación

Estado de conservación: Vulnerable.

Como amenazas naturales podemos mencionar a peces grandes de río, mapaches adultos y aves; sin embargo, el mayor peligro proviene del hombre.

Es una especie “Vulnerable” según la lista roja de la UICN, siendo los principales motivos la alteración de su hábitat, la contaminación por plaguicidas y la caza por su cotizada carne.

Aunque está prohibida su captura en algunos estados, se permite su matanza controlada en ciertas regiones de los Estados Unidos con la autorización de un permiso legal.