Características

Es una enfermedad bacteriana e infecciosa transmitida por pulgas o piojos y ocasionalmente por ácaros y garrapatas. Es asociada a las condiciones de vida en hacinamiento, pobreza, falta de saneamiento y falta de vivienda. A lo largo de la historia, se han suscitado numerosas epidemias de tifus, como la ocurrida durante la Gran Hambruna Irlandesa y las que llevaron a la tumba a la célebre Ana Frank y su hermana en un campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial. En la actualidad, el tifus está casi erradicado en los países desarrollados.

Hay varios tipos básicos de tifus:

-Tifus epidémico. Es el más grave; se transmite por medio de piojos. Los casos se presentan sobre todo en Sudamérica, África y Asia.

-Tifus endémico. A pesar de su nombre, se produce en cualquier parte del mundo, pero es el tipo menos grave. Se transmite por ácaros, pulgas y garrapatas.

-Tifus de los matorrales. Algunos autores no lo consideran un tifus verdadero, pues su origen está en otro tipo de bacterias, las de la especie Orientia tsutsugamushi, que se encuentran en matorrales del norte de Australia y otras partes de Oceanía, además del sureste asiático.

-Grupo de fiebre manchada. Son varias formas de tifus causadas por bacterias del mismo género: Rickettsia.

Vivir en condiciones de hacinamiento o con un saneamiento deficiente aumenta el riesgo de contraer tifus.

Por lo general, una persona comienza a manifestar síntomas unos 10-14 días después de que la bacteria entra en su cuerpo, y el dolor de cabeza es lo que suele aparecer primero. Estos síntomas pueden durar unas 2 semanas.

Síntomas

  • Dolor abdominal.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Dolor de espalda.
  • Dolor de cabeza.
  • Diarrea.
  • Dolor muscular.
  • Dolor de articulaciones.
  • Fiebre alta (superior de 38.9 ºC) que dura más de 2 semanas.
  • Tos seca.
  • Erupciones de color rosa o rojo opaco en gran parte del cuerpo, excepto en rostro, palmas de las manos y plantas de los pies.
  • A veces, zumbido en los oídos.
  • En el tifus epidémico puede experimentarse presión arterial baja, confusión o delirio, dolor muscular severo y síntomas semejantes a los de un resfriado.

Factores de riesgo

-Vivir o viajar a regiones donde el tifus está presente.

-Vivir en condiciones de hacinamiento o con un saneamiento deficiente, como puede suceder en campos de refugiados.

-Realizar actividades al aire libre durante primavera y verano, cuando las pulgas y garrapatas son más activas.

-En Australia, vivir en zonas costeras o tropicales con gran cantidad de roedores aumenta el riesgo de padecer tifus endémico.

-El riesgo también aumenta durante los meses más fríos, cuando los intentos por abrigarse favorecen la propagación de la infección.

Síntomas de la Tifus.

Pulga adulta del género Ctenocephalides. / Fotografía de Alan R Walker.

Causas

Los casos más comunes de tifus son causados por las bacterias del género Rickettsia. Rickettsia typhi es responsable del tifus endémico, en tanto Rickettsia prowazekii causa el tifus epidémico y el tifus de los matorrales se debe a comezó. Estas bacterias se encuentran en pulgas, piojos, ácaros y garrapatas. El tifus endémico se contrae por una pulga infectada, regularmente de ratas, pero también puede estar en zarigüeyas, mofetas, mapaches y hasta gatos. Por su parte, el tifus epidémico se transmite por los piojos del cuerpo humano.

Importante: el tifus no se transmite de persona a persona, como la gripe o el resfriado común.

Las bacterias entran en el cuerpo humano cuando la persona se rasca la picadura del piojo, pulga o similar, pues las heces, repletas de ellos, infectan la sangre. En muy pocas ocasiones se adquiere la enfermedad al respirar las heces secas del animalillo. Importante: el tifus no se transmite de persona a persona, como la gripe o el resfriado común.

Complicaciones

Un tifus que no se diagnostica a tiempo o no es tratado médicamente, aumenta el riesgo de producir complicaciones. Es necesario prevenirlas, porque esta es una enfermedad que no suele ser grave y se cura de forma relativamente fácil. Sin embargo, algunas personas han experimentado presión arterial baja, gangrena (pues la circulación sanguínea se vuelve lenta), pérdida a largo plazo del sentido del oído, insuficiencia renal, neumonía y daños en el sistema nervioso central. La insuficiencia cardíaca es lo que suele provocar la muerte en los enfermos de tifus.

La enfermedad de Brill-Zinser se presenta en personas que años antes padecieron tifus endémico, que es una forma más leve de tifus. Se desarrolla cuando las bacterias no fueron completamente erradicadas del cuerpo y permanecen latentes en él.

Diagnóstico

Aunque una infección por tifus llega a ser difícil de diagnosticar, si se menciona haber realizado una actividad al aire libre o un viaje hasta una zona donde se presenta, el médico puede sospechar. El tifus se confirma mediante una prueba de laboratorio, que puede ser un Conteo Sanguíneo Completo (CSC) o una biopsia con una muestra de la erupción cutánea.

Tratamiento

Se trata con antibióticos, porque los agentes patógenos son bacterias. Los más recetados son la doxiciclina y la tetraciclina, pero esta solo se administra cuando los dientes de la persona están completamente desarrollados, para evitar el manchado. Los casos más graves pueden requerir líquidos por vía intravenosa u oxígeno.