Tiburón limón

Negaprion brevirostris

Información y características

El tiburón limón es un pez marino perteneciente al orden Carcharhiniformes y a la familia Carcharhinidae, nombrado así por el color amarillento de su piel, que tiene la apariencia de un limón amarillo.

Descripción del tiburón limón

Los individuos de esta especie son grandes y robustos; cuentan con una cabeza aplanada y un hocico corto y ancho. Tienen dientes inferiores que son triangulares y con bordes lisos, y dientes superiores más grandes pero igualmente con bordes lisos. Poseen 2 aletas dorsales, siendo la posterior más corta que la anterior, así como aletas pectorales y pélvicas. Su clara y eficaz visión se debe a una banda horizontal situada en el centro de la retina que permite discernir los detalles entre cada color.

También te puede interesar… Tiburón sarda

La longitud promedio del tiburón limón se encuentra entre los 2.4 y los 3.1 metros con un peso aproximado de 90 kilogramos pero las dimensiones máximas registradas son de un ejemplar que alcanzó los 2.4 metros de longitud y los 183.7 kilogramos.

La coloración del cuerpo de este tiburón es de un verde olivo a un amarillo marrón, lo cual le permite camuflarse en el fondo de arena mientras permanece inmóvil.

Distribución y características del tiburón limón

Se distribuye en las aguas del oeste del océano Atlántico, desde la costa de Nueva Jersey en Estados Unidos hasta el sur en el Golfo de México,  el mar Caribe y las costas de Brasil.

Habita las aguas oceánicas de profundidades alrededor de los 90 metros. Se le encuentra en manglares, arrecifes de coral, estuarios y bahías muy cerradas. Es capaz de soportar variados niveles de salinidad y se sabe que puede viajar a ríos de agua dulce.

Comportamiento del tiburón limón

Es un tiburón que prefiere la soledad pero de vez en cuando se agrupa con otros individuos de acuerdo al sexo y al tamaño y se les ha encontrado así alrededor de muelles de pesca. Se piensa que esta vida en grupo y la interacción social contribuyen a la supervivencia, sobre todo en los jóvenes tiburones limón. Otros beneficios incluyen el mejoramiento de la comunicación, el cortejo, la depredación y la protección entre los miembros de los grupos.

Es un animal activo durante el día pero mucho más activo durante la noche y la madrugada. Cuando la luz del sol está en su apogeo el tiburón permanece en reposo en el fondo del mar, probablemente para esperar a que algunos peces limpien su piel de parásitos.

Alimentación del tiburón limón

Se alimenta durante la noche. Principalmente piscívoro, el tiburón limón consume bagres, salmonetes y rayas, pero también suele alimentarse de moluscos y crustáceos como los camarones gigantes y los cangrejos de orilla. Se han documentado casos de canibalismo por parte de los individuos más grandes.

Para cazar, el tiburón limón acecha primero a su víctima y luego se acerca rápidamente para morderla. La sacude varias veces y después agita su cabeza de un lado a otro para después arrancar un trozo de carne. Suele suceder que el olor de la sangre y demás fluidos corporales atrae a otros tiburones y se genera un gran frenesí en torno a los restos de la presa.

Reproducción del tiburón limón

Se trata de una especie polígama y vivípara que alcanza la madurez sexual alrededor de los 12-16 años de edad y se reproduce durante los meses de primavera y verano. El apareamiento inicia cuando el macho muerde a la hembra en la aleta pectoral para sujetarla e inserta su órgano reproductor en la cloaca femenina para transferir los espermatozoides.

El período de gestación dura entre 10 y 12 meses y la hembra transfiere los nutrientes a la cría por medio de una placenta. Da a luz una camada de 4 a 17 crías y  después de esto, tarda un año en volver a aparearse.

Los jóvenes tiburones permanecen en la zona de cría varios años antes de viajar hacia áreas más profundas.

Amenazas del tiburón limón

La especie se encuentra “Casi Amenazada” de acuerdo a la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, por razones de pesca comercial y deportiva y degradación de su hábitat. De hecho, las poblaciones del este del océano Pacífico y del oeste del océano Atlántico se están reduciendo considerablemente por la sobreexplotación.

A pesar de lo anterior, todavía no existen planes vigentes para afrontar esta problemática.