Tiburón ballena

Rhincodon typus

Información y Características

El tiburón ballena pertenece a una subclase de pez cartilaginoso. Estudios científicos afirman que habita en la tierra desde hace 60 millones de años. Es hasta ahora, el pez más grande del mundo.

Distribución del tiburón ballena

Podemos encontrar ejemplares de esta bella criatura en océanos de aguas cálidas cercanas a los trópicos. En Australia, Nueva Zelanda, Honduras, Filipinas, México, Belice y Tanzania, es más probable encontrar numerosos tiburones ballena. Habitan cerca de costas y desembocaduras de ríos.

Viven en todos los mares templados y tropicales del mundo con excepción del mar Mediterráneo. Nadan a diferentes profundidades y a distintas temperaturas, abarcando un rango entre 21° y 30° centígrados.

También te puede interesar… Ballena

Descripción del tiburón ballena

El tiburón ballena tiene una particular característica que lo diferencia de otros tiburones: su bella piel con lunares y líneas en color claro. Cada uno de estos peces tiene su patrón único e irrepetible de manchas, lo que ayuda ligeramente a identificarlos unos de otros. Su piel llega a medir hasta 10 cm de grosor.

Tiburón ballena-Rhincodon typus

Normalmente tienen una longitud de unos 9.7 m y un peso de 9 toneladas, aunque se han observado tiburones de más de 12 m y 21.5 toneladas. Su ancha boca puede abrirse alrededor de 1.5 metros. En su interior se encuentra 300-350 filas de dientes y 10 pares de almohadillas útiles para filtrar su comida.

Detrás de sus ojos están situados sus espiráculos, característica que le da el nombre de ballena sin serlo totalmente. Su gran mandíbula mide hasta 1.5 m de largo y está conformada por pequeños dientes. La cola mide 2.5 metros y cuando son adultos esta adquiere forma de media luna. No son excelentes nadadores, pues al nadar con todo el cuerpo, apenas alcanzan la velocidad de 5 km/h.

Este pez se ha observado solo y también en grupos formados por 100 o más ejemplares. Pueden convivir con otras agrupaciones de peces y mantarrayas.

Su sentido del olfato es agudo, pues detectan productos químicos en el agua. De igual forma, sus grandes oídos internos les permiten escuchar botes motorizados que se aproximan para sumergirse en el mar y evitar ser lastimados. Pueden también percibir sonidos de frecuencia baja que otras especies no logran identificar.

Alimentación del tiburón ballena

Su enorme tamaño nos haría pensar que se alimenta igual que el tiburón blanco o tiburón tigre, pero no es así. Sólo tres especies de tiburón se alimentan por medio de la filtración, y el tiburón ballena es una de ellas. Cuando abre su mandíbula para alimentarse, gran cantidad de agua también es absorbida, por lo que es expulsada a través de un filtro ubicado en las branquias almacenando el alimento importante.

Si algo llegara a quedar atrapado en sus branquias, este pez recurre a una especie de “tos” para eliminar la obstrucción.

Se alimentan de plancton, medusas, anchoas, larvas de peces, corales, fitoplancton, algas, krill, larvas de cangrejo, calamares, sardinas, caballas y atún.

Se desconoce la razón de la presencia de dientes, pues no los ocupa para comer.

Reproducción del tiburón ballena

Se desconocen varios datos sobre los hábitos reproductivos del tiburón ballena, pero se sabe que la madurez sexual en los machos es alcanzada a los 30 años de edad, cuando miden alrededor de nueve metros de longitud, en cambio el de las hembras aún no ha podido determinarse.

Son ovovivíparos. Las crías se forman en huevos en el interior de la madre para después dar a luz a crías desarrolladas. Al nacer miden entre 40 y 60 cm de largo.

El tiburón ballena tiene una longevidad de 100 años de edad.

Tiburón ballena-Rhincodon typus

El hombre y su relación con el tiburón ballena

A pesar de ser un tiburón, su relación con el hombre es como el de una ballena, pues no representa peligro alguno siempre y cuando no se sientan acorralados o molestados. Se ha dicho que incluso llegan a convivir cariñosamente con buzos y se dejan tocar en repetidas ocasiones. Holbox, México, es un excelente lugar para mirar a los tiburones ballena sin causar disturbio en su naturaleza.

Como en la mayoría de las especies, el comportamiento del hombre hacia los animales, en este caso el tiburón ballena, no siempre está basado en la convivencia y en el respeto.

Es una especie catalogada como “Vulnerable”, por lo que su pesca, venta y distribución comercial está severamente penada. En Taiwán, por ejemplo, cada año eran asesinadas estas especies para fines gastronómicos, pues afirmaban que la textura y sabor de su carne era único y exquisito, además de medicinal y afrodisíaco, pero ahora, esto es parte de una actividad ilegal. No obstante, su matanza y venta se continúa haciendo a espaldas de la ley.