Si ya sabías que los gases de efecto invernadero como el metano y el dióxido de carbono contribuyen al calentamiento global, ahora sabrás que otro tipo de gases tiene efecto en el problema, que según un estudio, ha ocasionado además que la productividad agrícola de la India esté mermando.

Recent climate and air pollution impacts on Indian agriculture (Impactos recientes del clima y la contaminación del aire en la agricultura de India), publicado en la revista especializada Proceedings of National Academy of Sciences (PNAS), sugiere que en 2010 el rendimiento del trigo en los estados más densamente poblados llegó a ser hasta un 50 por ciento más bajo mientras que el rendimiento del trigo fue hasta un 36 por ciento menor; estos resultados fueron hechos mediante un análisis estadístico de 1980 a 2010.

También puede interesarte… El Cambio Climático es ya un asunto de Seguridad Nacional para el Pentágono

Un 90 por ciento de esta reducción en la productividad agrícola se debe a las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero de corta vida, de los cuales el ozono troposférico y el carbono negro son los más perjudiciales. Se diferencian de los gases de efecto invernadero de larga vida porque su presencia es local, es decir, en una región determinada, y por un período de tiempo que abarca de semanas a meses.

El ozono troposférico y el carbono negro son, asimismo, responsables en parte de los cambios que el clima del planeta está experimentando y que están poniendo en jaque los procesos naturales que ocurren. Sequías, inundaciones, olas de calor e inviernos crudos están fuertemente vinculados con el calentamiento global cuya causa es principalmente humana. Los efectos directos de estos gases de corta vida, emitidos por industrias, cocinas rurales y productos químicos, son el impedimento del paso de la luz solar y el daño a las hojas de las plantas.

Por otra parte, las actividades agrícolas dependen directamente de las condiciones del clima, por lo que cambios en la temperatura pueden provocar fenómenos meteorológicos no previstos que dañen los cultivos, lo que se suma a los efectos directos que el ozono troposférico y el carbono negro ocasionan en las plantas. Cuando la temperatura es superior a la idónea para la planta, el rendimiento del cultivo tiende a disminuir. El problema que esto representa en este caso particular, además de un perjuicio contra las plantas y el oxígeno vital que éstas liberan durante la fotosíntesis, es que se trata de cultivos destinados a la alimentación humana.

El arroz y el trigo son dos de los cereales más consumidos por las personas y su desarrollo es un sector importante en la economía de varios países, incluida la India. La reducción del rendimiento podría devenir en pérdidas económicas nacionales (si no es que ya las experimentan) y hasta cierto punto, escasez de los cereales.

La India es un país con altos niveles de contaminación del suelo, del agua y del aire, pues las emisiones de gases de efecto invernadero son constantes y sin regulación efectiva. El conocimiento del impacto del calentamiento global proporciona un aliciente para tomar lo bueno y desechar todas las acciones que perjudican al ambiente, pero es una decisión que tiene pertinencia en todas las personas del mundo.

Fuentes:

http://www.pnas.org/content/early/2014/10/29/1317275111.abstract

http://in.reuters.com/article/2014/11/04/india-pollution-food-idINKBN0IO09G20141104

http://www.epa.gov/climatechange/impacts-adaptation/agriculture.html