Suricata

Suricata suricatta

Información y características

La suricata o suricato es un mamífero miembro de la familia de la mangosta, uno de los animales más reconocidos de África y retratado en películas y documentales. Es un carnívoro muy social y de apariencia simpática.

Pertenece al orden Carnivora, a la familia Herpestidae y al género Suricata.

Descripción de la suricata

De fisonomía pequeña y grácil, cuenta con un rostro estrecho, orejas pequeñas con forma de media luna, cola larga y delgada, 4 patas con 4 dedos no retráctiles y grandes ojos rodeados de pelaje negro sin cresta sagital. Su visión es binocular y tiene una gran percepción de la profundidad y de la visión periférica. Posee 36 dientes, de los cuales los incisivos están ligeramente curvados.

También te puede interesar… Nutrias

Su cuerpo está cubierto con pelaje color beige y está salpicado de franjas más oscuras o más claras desde los hombros hasta la base de la cola. La zona ventral es escasa de pelo. Pesa unos 720-731 gramos, y mide de 25 a 35 centímetros de longitud. El largo de la cola es de 17 a 25 centímetros.

Distribución y hábitat de la suricata

Habita los montes bajos y las llanuras arenosas del sur del continente africano. Las poblaciones se sitúan en los países de Botsuana, Zimbabue, Namibia, Angola, Mozambique y Sudáfrica. Su rango de distribución se extiende desde el suroeste y hasta el este en las zonas de sabanas y pastizales.

Su vida transcurre en suelos duros y rocosos en medio de un clima árido y en zonas abiertas. Sus hábitats son las sabanas y los pastizales cubiertos de hierbas cortas y de matorrales leñosos.
Suricata

Comportamiento de la suricata

La suricata manifiesta un comportamiento muy sociable y pasa su vida coexistiendo en grupos llamados clanes, en colonias subterráneas. Cada clan se compone de 10-30 individuos con un rol en específico. El puesto de vigía es uno de los más importantes; se encarga de alertar al clan sobre la llegada de intrusos a sus territorios. Mientras el centinela aguza la vista, las demás suricatas pueden jugar o acicalarse fuera de la madriguera, pero cuando se da el chillido de alerta todas las suricatas corren a esconderse dentro en segundos. Si la madriguera está muy lejos las suricatas se apresuran a entrar en hoyos provisionales o se yerguen nerviosas mirando el cielo hasta que pasa el peligro. De entrada, estos animales temen a todos los objetos del cielo, así que se alarman cuando los aviones pasan encima de sus áreas de distribución.

El vigía puede ser macho o hembra, rotándose periódicamente de acuerdo con la necesidad de energía. Lo más habitual es verlo erguido sobre sus patas traseras y equilibrándose con la cola sobre rocas o sitios encima de su territorio, como ramas de los árboles. Muy temprano y a finales de la tarde se posiciona de frente al sol, colocando el pecho para absorber el calor.

Los clanes son muy territoriales y pueden efectuar ataques concertados contra cualquier miembro de un clan rival extraviado en sus dominios. Sin embargo, entre miembros de un mismo grupo son dóciles y “amables”. Su actividad es determinada por la temperatura del suelo; en consecuencia, sólo están activos mientras el sol brilla.

Alimentación de la suricata

La suricata se alimenta principalmente de insectos (constituyen el 82 por ciento de su alimentación). Incluye en su dieta otros alimentos: carne de serpientes, escorpiones, arañas, grillos, ciempiés o milpiés y de aves y mamíferos pequeños, además de huevos y materia vegetal.

Es capaz de consumir escorpiones gracias a su inmunidad al veneno de estas especies. Necesitan buscar comida constantemente, puesto que carecen de depósitos de grasa en sus cuerpos delgados.

Información sobre suricata

Suricata-Suricata suricatta

Reproducción de la suricata

La pareja dominante de cada grupo es la única que puede reproducirse aunque en pocas ocasiones las hembras subordinadas se aparean, es entonces cuando los machos subordinados se apartan temporalmente de sus clanes para reproducirse con las hembras de otros grupos.

La suricata puede aparearse a partir de su segundo año de vida o menos en cualquier época del año. No obstante, en estado salvaje los nacimientos ocurren con más frecuencia durante la temporada de lluvias.

No existe un proceso elaborado para cortejar a la hembra, pues el macho sólo se acerca a ella para tratar de copular. Normalmente la hembra se resiste y se produce una lucha física que suele terminar cuando el macho la somete y copula.

El período de gestación es de 11 semanas, aproximadamente. Llama la atención el proceso de crianza de las pequeñas suricatas, ya que se convierte en una actividad comunal. Después del nacimiento, del que viven unas 3 crías, éstas permanecen en la madriguera materna durante 3 semanas, alimentadas con la leche de 2 o 3 hembras ayudantes en tanto la madre sale a buscar comida para ella. Al crecer y salir de la madriguera son abastecidos por los ayudantes con trozos de carne. Por su parte, el padre también cumple un rol protector hacia las crías y la madre.

Amenazas de la suricata

No existen amenazas graves para la suricata, pero el águila marcial (Polemaetus bellicosus) y el chacal de lomo negro (Canis mesomelas) son sus mayores depredadores. La Lista Roja de la UICN la ha clasificado como especie de “Preocupación Menor” (Least Concern).

 

 Artículos relacionados con la suricata

Perro de las praderas