Características del sistema urinario

El cuerpo de cualquier organismo continuamente introduce sustancias necesarias para su funcionamiento, pero así como entran algunas, otras deben evacuarse si ya no son útiles y para evitar que el organismo acumule sustancias que podrían resultar nocivas.

El sistema urinario es el encargado de producir, almacenar y eliminar la orina del cuerpo, junto con otros desechos y agua sobrante. El sistema se compone de un conjunto de órganos localizados en la cavidad abdominal y la pelvis, a saber, los riñones y las vías urinarias.

El sistema urinario es el encargado de producir, almacenar y eliminar la orina del cuerpo, junto con otros desechos y agua sobrante.

El sistema funciona de la siguiente manera: la sangre es filtrada en los riñones por medio de las nefronas, conectadas a unos capilares. Una vez filtrada, pasa por los uréteres y se deposita en la vejiga, la cual se llena durante un tiempo hasta que alcanza un tamaño considerable. El individuo, ya sea humano o animal, tiene la sensación de querer evacuar, por lo que la orina es conducida hacia el exterior a través de la uretra. A la acción de expulsar la orina del cuerpo se le llama micción.

Si desconoces cada una de las partes que intervienen en el sistema urinario, sigue leyendo.

Partes del sistema urinario humano

Riñones

Son dos órganos que se localizan debajo de las costillas y cerca de la pared trasera del abdomen, con una forma que recuerda a la de un frijol. Cada uno posee una hendidura llamada hilio renal, por donde se introducen los vasos sanguíneos renales y por donde surgen los uréteres.

Los riñones cuentan con unas estructuras llamadas nefronas. En cada una de ellas la sangre es filtrada para elaborar la orina, además de conjugarse la circulación sanguínea y los conductos que transportan la recién formada orina hacia los siguientes órganos. En síntesis, los riñones son los órganos primarios de este sistema, y los demás complementan su actividad.

Aunque una persona adulta tiene la facultad de controlar sus esfínteres para expulsar la orina, el trabajo de los riñones es involuntario.

Sistema Urinario Humano

Vejiga

La vejiga, la uretra y los uréteres son las vías urinarias interconectadas que se originan desde los riñones y están capacitadas para transportar, almacenar y eliminar en forma líquida los desechos.

La vejiga se distingue por su estructura hueca y su forma redonda cuando se llena de orina. Es en ella donde llega y se almacena la orina, provocando su expansión gracias a los numerosos pliegues rugosos. Cuando una persona siente deseos de evacuar, la vejiga expulsa su contenido.

Uretra

Es un conducto tubular conectado a la vejiga, cuya función es transportar la orina hasta el exterior para que quede eliminada del organismo. Entre la uretra y la vejiga se posiciona una especie de anillo, es el esfínter que impide la expulsión de la orina si el individuo no se dispone a hacerlo.

Uréteres

Se constituyen como conductos alargados distribuidos a cada lado de la vejiga y originados en los hilios renales. Su función es conducir la orina desde los riñones hasta la vejiga.

Sistema urinario animal

Los mamíferos expulsan la orina mediante un sistema análogo al de los seres humanos, es decir, poseen riñones, vejiga, uréteres y uretra. Generalmente, los vertebrados poseen dos riñones, aunque otras formas de excreción son realizadas por medio de mecanismos diversos (por la piel, los pulmones, etcétera).

El mecanismo es similar: la sangre es filtrada en los riñones mediante las nefronas y después pasa por los conductos hacia la vejiga para su posterior expulsión. Al mismo tiempo, el torrente sanguíneo reabsorbe agua para mantener su equilibrio. En las aves, la orina se mezcla con los desechos del intestino grueso y sale por la cloaca en forma de heces semilíquidas.

La orina de los animales puede ser aprovechada para actividades de comunicación como el marcado territorial y la receptividad sexual, entre otras.

La orina puede contener sales minerales como la urea y el ácido úrico, pero los primates, las aves y los reptiles no expulsan el ácido alantóico que regularmente liberan otros animales en la orina. En adición, la orina contiene algunas hormonas que pueden tener olores muy particulares, hecho aprovechado para actividades de comunicación: marcar el territorio, exponer su receptividad sexual y otras.

Al respecto, la orina tiene funciones que son útiles para otras actividades fisiológicas, además de la limpieza del organismo y el balance del nivel de sales y agua en los tejidos. Por ejemplo, la rata canguro cola de bandera, que vive en el desierto, expulsa una orina que está muy concentrada para que de esta manera la pérdida de agua sea mínima.

Los animales invertebrados poseen un sistema urinario similar al de los vertebrados aunque sus órganos presentan diferencias morfológicas y funcionales. Algunos insectos, por ejemplo, cuentan con los tubos de Malpighi donde se forma la pre-orina, la cual pasa después al intestino grueso. Por otra parte, platelmintos, larvas y anélidos tienen nefridios, que hacen la función de los riñones.

Sistema urinario vegetal

Las plantas están desprovistas de un sistema urinario con riñones, nefronas y el resto de los órganos, sin embargo, eliminan el exceso de agua mediante la transpiración y la gutación. Este último es un proceso en el que una planta vascular expulsa la savia en forma de gotas. Normalmente ocurre cuando el nivel de humedad en el ambiente es alto y la planta tiene los estomas cerrados, impidiendo la transpiración.

La transpiración es otro proceso de excreción. En este caso el agua se conduce a través de la planta por las raíces y luego por el xilema. El líquido entonces sale por los poros llamados estomas. Las hojas son las partes de las plantas que sirven para expulsar desechos tóxicos, pero de igual modo los tallos y las hojas son vías de expulsión.

En corto

-Un humano produce de 1 a 2 litros diarios de orina.