Características del sistema tegumentario

Aunque probablemente poco nombrado, es el sistema más grande de los seres vivos ya que su órgano principal es la piel que cubre una gran extensión del cuerpo.

El sistema tegumentario tiene una utilidad importante, ya que protege el interior de los organismos de las infecciones y radiaciones solares, funciona como una barrera protectora contra golpes y cualquier tipo de lesión, alberga los receptores sensoriales de la presión, dolor, temperatura y sensación, evita el exceso de evaporación del agua, regula la temperatura y sirve como vía de excreción de ciertos desechos.

Es el sistema más grande de los seres vivos, ya que su órgano principal es la piel, la cual está compuesta por tres capas.

Partes del sistema tegumentario humano

Piel

Órgano constituido por una gruesa membrana flexible y resistente, que cubre todo el cuerpo hasta las mucosas. Separa al organismo del exterior y lo protege de cualquier cuerpo extraño que pudiera introducirse en él. Sus funciones abarcan desde las anteriormente descritas hasta la absorción de los rayos del sol para la síntesis de la vitamina D.

La piel tiene 3 capas. La más externa es la epidermis, formada por tejido epitelial a partir de cuatro filas de células: melanocitos, queratinocitos, células de Langerhans y células de Merkel. La fila más superficial consiste en una capa de células muertas (queratinocitos) que se desprenden continuamente, formando una capa córnea que “crea” una piel impermeabilizada. Por su parte, no puede dejarse de lado el papel de los melanocitos, responsables de fabricar la melanina, un pigmento que otorga el color a la piel e impide el daño que pueden causar los rayos ultravioleta del sol.

Piel Humana - Ejemplo del sistema tugumentario

La capa intermedia de la piel se llama dermis. Se encarga de conferir resistencia y flexibilidad y se compone principalmente por fibras de colágeno con elastina y células de defensa como los mastocitos y los histiocitos. Realmente, la dermis se estructura en dos capas, una superficial que recibe la denominación “papilar” y una más profunda llamada capa reticular.

Debajo de la dermis se encuentra la hipodermis, que es la última capa de la piel. Se compone de adipocitos, unas células grasas que forman un manto de tejido graso. Es sitio importante ya que alberga reservas de grasa y por lo tanto de energía.

Faneras o apéndices de la piel

Son unas estructuras que complementan el papel de la piel. De acuerdo con la especie, pueden ser uñas, escamas, cuernos y pelo, pero en el caso del ser humano sólo se encuentran los  pelos y las uñas.

Uñas

Son láminas firmes de queratina adheridas a los dedos que protegen las puntas de éstos. Se forman debido al repliegue de la epidermis que ocasiona un ángulo que permite su encaje en la dermis.

Pelo

Son los filamentos flexibles y resistentes que crecen desde los folículos pilosos y que cubren el cuerpo, incluida la cabeza. Aíslan el cuerpo térmicamente y lo protegen de los rayos solares y otros factores nocivos.

Sistema tegumentario en animales

El sistema tegumentario es la primera estructura que se forma en los animales, puesto que en sus primeros tiempos de vida necesitan aislamiento y protección del entorno. Los animales deben a su sistema tegumentario funciones de protección y contención de tejidos internos, y de retención de líquidos corporales. Además, realiza funciones de excreción, transporte, respiración, recepción de estímulos sensoriales y otros. No sobra decir que a diferencia de los seres humanos, el sistema de los animales presenta mayor diversidad de funciones.

También presentan una piel formada por epidermis, dermis y una capa subcutánea, aunque gran parte de los invertebrados tiene una piel sólo con la epidermis. El grosor, la consistencia y la textura de la piel dependen de la especie. En ocasiones, el término “piel” es confuso, no se aplica a la capa más externa ya que ésta puede estar cubierta por escamas, plumas o un grueso pelaje. Estas tres estructuras, las pezuñas y los cuernos son las faneras o anexos del sistema tegumentario animal.

En el caso de los animales el término “piel” es confuso, no se aplica a la capa más externa ya que ésta puede estar cubierta por escamas, plumas o un grueso pelaje.

En adición, la piel presenta adaptaciones al clima y al modo de vida de una especie. Ejemplo: los delfines poseen una epidermis sin pelo y al nadar desprende pequeñas partículas, lo que contribuye a reducir la resistencia al agua. Los hipopótamos, por su parte, constantemente producen un moco que mantiene húmedo su cuerpo cuando permanecen en tierra.

En los invertebrados blandos la piel es una barrera bidireccional. Esto significa que absorbe sustancias útiles para su nutrición y respiración y a la vez excreta otras sustancias inútiles. Gusanos escamosos son los invertebrados con estas estructuras, pero muchos vertebrados también las tienen, entre los que destacan los reptiles y los peces.

Sistema tegumentario vegetal

Evidentemente las plantas no poseen una piel ni las mismas células que tienen los animales. No obstante, las espermatofitas o plantas con semillas desarrollaron un tegumento, la capa que envuelve a las semillas y que se origina en las envolturas del óvulo.

Los tegumentos de las semillas se encarga de proteger a todo el óvulo y pueden ser carnosos o de consistencia leñosa.

En corto

La piel constituye el 12-15 por ciento del peso total del cuerpo humano.

Las uñas crecen hasta 1 milímetro por semana.