Características del sistema respiratorio

Una de las funciones básicas de todo ser vivo es la respiración. Ésta es el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono entre la sangre y el aire proveniente de la atmósfera. El proceso de la respiración provee el oxígeno necesario para que las células efectúen la combustión de las sustancias que proporcionan energía.

Los órganos más representativos del sistema respiratorio son los pulmones, sin embargo, no todos los organismos cuentan con un sistema que incluye pulmones. Algunos animales respiran por medio de branquias, otros por su piel y en las plantas el intercambio gaseoso se realiza por medio de unas estructuras denominadas estomas.

La respiración es el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono entre la sangre y el aire proveniente de la atmósfera.

El sistema o aparato respiratorio está conformado por órganos y tejidos que en conjunto permiten el proceso de respiración de los seres vivos, pero también coadyuva en la eliminación de los desechos del metabolismo y en la regulación del pH de la sangre. Los órganos del sistema ejecutan además la fonación y la articulación de las palabras. Algunos de sus órganos se incluyen en otros sistemas ya que tienen varias funciones; por ejemplo la faringe forma parte del sistema digestivo y a la vez conforma el respiratorio.

En el proceso de respiración, la irrigación sanguínea puede ser pulmonar y bronquial. En el primero, la sangre se transporta hasta los pulmones para ser oxigenada y posteriormente se regresa al corazón para que se imparta hacia los otros tejidos del cuerpo. En el segundo, las arterias del sistema bronquial transportan la sangre oxigenada.

El intercambio de gases es efectuado mediante el paso del dióxido de carbono desde la sangre de los capilares hasta los sacos alveolares y mediante el paso del oxígeno desde los sacos alveolares hasta la sangre. Esto se realiza gracias a dos procesos:

Inhalación. El organismo toma aire que se conduce hasta los pulmones. El diafragma y los músculos respiratorios se contraen, la caja torácica se expande y los pulmones se distienden.

Exhalación. El organismo despide el aire de los pulmones hasta el exterior. Los pulmones se retraen y el diafragma se relaja.

Partes del sistema respiratorio humano

-Pulmones. Son dos órganos de aspecto voluminoso que se encuentran a los lados del esternón, a la izquierda y derecha de la cavidad torácica. En los seres humanos el pulmón izquierdo es un poco más pequeño que el derecho, el cual mide cerca de 25 centímetros de altura y 10 centímetros de ancho.

Dentro de los pulmones existen unos tubos muy delgados denominados bronquiolos, que terminan en pequeños sacos de aire llamados alvéolos, que se encuentran cubiertos por vasos sanguíneos llamados capilares. Los pulmones están divididos en 5 lóbulos: 3 de ellos en el pulmón derecho y 2 en el pulmón izquierdo.

En los pulmones se realiza el intercambio de gases entre la sangre y el aire atmosférico, un proceso llamado difusión alveolo-capilar que se fundamenta en el paso del dióxido de carbono desde la sangre de los capilares hasta el interior de los sacos alveolares y en el paso del oxígeno.

Para inspirar y espirar, los pulmones necesitan músculos que se contraen y se retraen.

-Vías aéreas. Son los órganos que llevan el aire hacia los pulmones. Están recubiertos de una mucosa respiratoria que ayuda a que el aire que será conducido hacia los pulmones tenga la temperatura y la humedad adecuadas, de lo contrario, los pulmones pueden resecarse.

Las vías aéreas superiores permiten la entrada directa de aire al cuerpo. Aquellos que conectan las vías aéreas superiores con los pulmones constituyen las vías aéreas inferiores.

– Vías aéreas superiores:

– Fosas nasales. Son las cavidades de la nariz que funcionan como vías de la entrada y salida del aire.

– Senos nasales. Son cavidades aéreas que se encuentran rodeando la cavidad nasal. Calientan y humectan el aire que se introduce por las fosas nasales.

– Faringe. Conducto de tejido muscular que por su parte superior comunica con las fosas nasales.

– Vías aéreas inferiores:

– Laringe. Es el órgano que conecta la faringe con la tráquea. En su borde superior se localiza la epiglotis, una capa de tejido que cubre la faringe cuando la persona traga. Cuando está abierta permite el paso del aire desde la faringe hasta la laringe.

– Tráquea. Conducto ubicado entre el esófago y la columna vertebral. Su zona inferior se divide y forma los bronquios. Conecta la faringe y la laringe con los pulmones.

– Bronquios. Son dos tubos delgados que penetran en los pulmones a través de los hilios pulmonares (hendiduras). Dentro de los dos órganos principales de la respiración se subdividen en bronquios lobulares y en bronquiolos. El conjunto de las ramificaciones de los bronquios se denomina árbol bronquial.

Sistema respiratorio en los animales

Los mamíferos y en general casi todos los animales vertebrados poseen un par de pulmones para respirar de manera similar a la de los seres humanos. Tienen vías respiratorias conectadas con la boca, la tráquea y la faringe. Las aves poseen sacos aéreos que se expanden y pasan el aire a la tráquea y a los pulmones; el proceso es más directo para aumentar la absorción de oxígeno útil para los músculos del vuelo.

Los peces, como es sabido, cuentan con branquias externas o internas en vez de pulmones. Las branquias son órganos específicos para el intercambio gaseoso en el agua, o hablando en términos coloquiales, para la respiración. Aunque en algunos peces están a los lados de la cabeza, en las babosas marinas e insectos acuáticos pueden presentarse en forma de penachos.

respiración en los seres vivos

Espiráculo de una babosa.

Los invertebrados terrestres tienen espiráculos, unos orificios externos por los que entra el aire. Dentro de su cuerpo unos tubos aéreos se ramifican formando una red respiratoria. Algunas arañas tienen “pulmones” situados en el abdomen, donde el oxígeno se difunde. Otros animales respiran por la piel siempre y cuando ésta sea fina, es el caso de peces de las ciénagas y de muchas ranas, que además pueden tener pulmones.

Sistema respiratorio vegetal

Las plantas no tienen pulmones y no respiran, pero sí necesitan intercambiar gases con la atmósfera ya que de lo contrario el dióxido de carbono consumido durante la fotosíntesis no sería devuelto a la atmósfera. En este sentido, el intercambio gaseoso se efectúa a través de los estomas localizados en las hojas, usa el oxígeno y produce dióxido de carbono. Las plantas pueden “respirar” a cualquier hora del día, pues no es necesaria la energía luminosa del sol.

En corto

-En promedio, un ser humano adulto respira de 12 a 15 veces por minuto.