Características del sistema muscular humano

Si sonríes, es gracias a la acción de varios músculos de la cara. Cuando comes y manejas la comida en la boca, es debido a que tienes músculos en la lengua.

El sistema muscular conjunta una serie de órganos y estructuras que generan la fuerza que produce el movimiento y mantiene equilibrado al  esqueleto. Además, los músculos están implicados en la postura del individuo, tienen la función de proteger los órganos internos de cualquier peligro externo, y por si fuera poco, tienen injerencia en varios procesos del metabolismo.

El sistema muscular conjunta una serie de órganos y estructuras que generan la fuerza que produce el movimiento y mantiene equilibrado al esqueleto.

La unidad por excelencia de este sistema es el músculo compuesto por fibras musculares, a su vez constituidas por células muy largas y delgadas surcadas por filamentos, lo que les confiere ese aspecto fibroso.

Los músculos tienen que contraerse para trabajar, esto origina un tipo de movimiento llamado isotónico. Si las fibras musculares se acortan se dice que se ejerció un movimiento isotónico excéntrico, pero si las fibras se alargan se efectúa un movimiento isotónico concéntrico. Una acción muscular específica se denomina contracción isométrica, y es dada cada vez que un músculo se contrae pero no produce un movimiento.

La contracción es la característica vital de todo músculo, ya que es la responsable del desplazamiento esquelético y la generación de tensiones que favorecen el mantenimiento del equilibrio. Conocidos músculos del cuerpo humano son el temporal, el masetero, los escalenos, los glúteos y los cuádriceps.

Partes del sistema muscular humano

Los músculos no trabajan solos. Si bien tienen la facultad de contraerse y alargarse, necesitan unirse a huesos, órganos internos y vasos sanguíneos para tener efectos de movimiento visibles como caminar, nadar, correr, bailar y hacer algún deporte.

Tipos de Músculo

Se considera que el sistema muscular humano se compone principalmente por tres tipos de músculos y por los tendones. A continuación, sus características:

Músculos esqueléticos. Como puede suponerse, se encuentran unidos a los huesos y están supeditados al control voluntario. Son músculos estriados ya que presentan un aspecto en el que se distinguen rayas transversales.

Músculos lisos. A diferencia de los músculos esqueléticos, carecen de estrías transversales y están contenidos en las paredes de los órganos huecos: útero, vejiga, vasos sanguíneos, piel, etcétera. Actúa involuntariamente en tanto se encuentran fuera del control del individuo.

Músculos cardíacos. Este músculo estriado se ubica en las paredes del corazón, es de contracciones involuntarias.

Tendones. Se definen como bandas de colágeno que conectan el tejido muscular con los huesos. Su nombre alude a su capacidad para soportar la tensión. Su mecanismo de acción es: si un músculo se contrae, se traccionan, y en consecuencia se acorta la distancia entre los segmentos óseos entre los que se encuentra el músculo.

Un músculo puede tener uno o más tendones.

Sistema muscular en los animales

Todos los animales poseen músculos, con excepción de las esponjas. La mayoría de los mamíferos cuentan con más de 600 músculos pero aunque parezca difícil de creer, algunos insectos pueden tener el triple de esta cantidad.

La mayoría de los mamíferos cuentan con más de 600 músculos.

Los músculos de los animales también se componen de fibras musculares y realizan contracciones, producidas por el deslizamiento de los haces de filamentos proteicos. La función del sistema muscular es, del mismo modo que en los seres humanos, admitir los movimientos visibles, facilitar el bombeo de la sangre del corazón y mantener en equilibrio el esqueleto, entre otras tareas.

Normalmente, el tejido muscular es el más cuantioso en los cuerpos. Gran cantidad de animales posee músculos bajo la piel y sobre los órganos internos, pero en los artrópodos se encuentran unidos a las paredes internas de su esqueleto externo de quitina.

Sistema muscular en las plantas

Las plantas están desprovistas de la función del desplazamiento, es decir, no pueden trasladarse voluntariamente de un lado a otro. Pueden crecer, alargarse y moverse en respuesta a algún estímulo, pero carecen de un sistema muscular como tal, ya que tampoco poseen músculos.

En corto

Los músculos representan cerca del 40 por ciento del peso corporal.

En total, el ser humano posee más de 600 músculos.