Características del sistema esquelético

Un sistema esquelético es un conjunto de estructuras que dan soporte al cuerpo y protección a los órganos internos. Asimismo, está dotado de mecanismos que permiten la locomoción de los seres.

Los seres humanos y los animales son seres vivos dotados con esqueleto que en el caso de los seres humanos sólo puede ser interno (endoesqueleto) y óseo. En cambio, algunos animales tienen un endoesqueleto y otros poseen un exoesqueleto (esqueleto externo) como los artrópodos.

Los huesos son un importante elemento del cuerpo, ya que en ellos se producen las células de la sangre.

El esqueleto humano posee más de 200 huesos de diferentes tamaños, formas, funciones y localizaciones. Los huesos son un importante elemento del cuerpo, ya que en ellos se producen las células de la sangre.

Partes del sistema esquelético humano

Huesos largos. Son típicos huesos de forma alargada y tubular estructurados por un cuerpo central y dos extremos, los cuales forman parte de las articulaciones. Ejemplos de huesos largos son el húmero y el fémur, localizados en los brazos y las piernas, respectivamente.

Huesos planos. Como su nombre los dice, son planos y anchos, rellenos de tejido óseo esponjoso. El cráneo y el esternón son ejemplos de huesos planos.

Huesos cortos. Son estructuras óseas de tamaño reducido que pueden presentar una forma cilíndrica o cúbica.

Estructura del hueso humano

Articulaciones. Se denomina articulación a la unión de dos o más huesos para otorgar movilidad al cuerpo. Gracias a las articulaciones los seres humanos y los animales pueden doblar los brazos y las rodillas para sentarse, acostarse, caminar, correr, bailar y muchas actividades más.

No obstante, no todas las articulaciones son móviles, ya que algunas simplemente se conectan con otros huesos. Se les llama articulaciones fijas o sinartrosis, y es el caso de los huesos del cráneo. Otras articulaciones son semimóviles (llamadas anfiartrosis) y unas más, llamadas diartrosis, son completamente móviles debido a que en sus extremos existen unas estructuras que permiten el deslizamiento de huesos sobre otros.

Cartílago. Es un tejido conectivo compuesto principalmente por colágeno. El cartílago que se encuentra en las articulaciones cubre los extremos de los huesos que se unen para evitar la fricción, el desgaste y el consecuente dolor.

Sistema esquelético animal

Los animales presentan variedad en la conformación de sus esqueletos. Algunos, como los mamíferos, poseen un esqueleto interno de huesos, pero para los artrópodos como los insectos se presenta un esqueleto externo que consiste mayormente en quitina, un polisacárido. Mira cada uno de los tipos de esqueleto un animal puede tener:

Esqueletos óseos. Conformados por el hueso, un tejido duro y mineralizado.

Esqueletos cartilaginosos. En el caso de los tiburones, las quimeras y las rayas el esqueleto es de cartílago y no de hueso, pese a ser animales vertebrados. El cartílago es un material blando y menos pesado que el hueso, lo que les confiere agilidad al nadar.

Sistema esquelético de los animales

Esqueleto de una tortuga terrestre.

Esqueletos calcáreos. Soporta el cuerpo de algunos animales invertebrados. Los moluscos poseen una concha externa que protege su cuerpo blando y los equinodermos tienen todo o casi todo el cuerpo revestido de una estructura calcárea en la que se incrustan osículos de calcio y hasta espinas.

No todos los animales poseen una concha calcárea visible. Algunos como las sepias están dotados con una concha interna que funciona de modo similar al de un endoesqueleto, contribuyendo a la rigidez del cuerpo y la ejecución de movimientos musculares.

Esqueletos córneos. Son esqueletos externos constituidos por sustancias duras y resistentes, generalmente quitina. Los artrópodos son ejemplos perfectos de animales con un esqueleto calcáreo, por lo que las arañas, los cangrejos y muchísimos insectos son dueños de un exoesqueleto.

Hidroesqueletos. No es un esqueleto de material sólido, sino que se basa en un sistema hidráulico por el que circula agua. Cuando las fibras musculares de un animal con este esqueleto, como una medusa, comprimen el líquido del cuerpo, originan contracciones que provocan un movimiento basado en pulsaciones.

Sistema esquelético vegetal

Ninguna planta posee un esqueleto como los descritos anteriormente ya que no pueden trasladarse como los animales, aunque sí cuentan con una estructura que le da soporte; el tallo. Por otra parte, la colénquima y la esclerénquima son tejidos de sostén que permiten que las plantas permanezcan erguidas.

En corto

Los humanos adultos poseen 206 huesos.

Este número puede variar, debido a que algunas personas tienen unos huesos pequeños en los dedos o el cráneo, llamados supernumerarios.

El sistema esquelético representa cerca del 20 por ciento del peso corporal total.