Características del sistema endocrino humano

¿Cómo el cuerpo sabe qué hacer ante el estrés? ¿Qué es lo que “activa” el paso de la niñez a la adolescencia? La respuesta a estas dos preguntas está vinculada con el sistema endocrino, un conjunto de órganos, glándulas y tejidos que producen hormonas y que, junto con el sistema nervioso, controla y coordina muchas funciones corporales.

El sistema endocrino influye en el crecimiento, la reparación, la digestión, la homeostasis y la reproducción sexual de los seres humanos.

Componentes del sistema endocrino humano

El sistema endocrino influye en el crecimiento, la reparación, la digestión, la homeostasis y la reproducción sexual de los seres humanos. Sus partes más importantes son:

Hipotálamo. Se sitúa en la zona inferior-central del encéfalo y vincula el sistema endocrino con el nervioso. Produce hormonas que desencadenan la acción de la glándula pituitaria.

Glándula pituitaria o hipófisis. Se localiza en la base del encéfalo y se relaciona de forma muy cercana con el hipotálamo. Supervisa las actividades de las demás glándulas. Lo que hace es segregar hormonas que estimulan a las diferentes glándulas del cuerpo a segregar sus hormonas.

La glándula pituitaria produce estas hormonas: hormona del crecimiento (GH, por sus siglas en inglés), hormona estimulante de la tiroides, hormona adrenocorticotrópica, hormona estimulante del folículo, hormona luteinizante, prolactina, hormona estimulante de melanocitos, oxitocina y vasopresina u hormona antidiurética.

Glándula tiroides. Ubicada por delante de la tráquea y con forma de mariposa, la tiroides segrega triodotironina y tiroxina, dos hormonas mejor conocidas como  hormona tiroidea, necesarias para la realización del metabolismo y la homeostasis.

Glándulas paratiroides. Son 4 glándulas ubicadas encima y debajo de la tiroides que producen la hormona paratiroidea, que regula el nivel de calcio y fósforo en la sangre.

Sistema endocrino humano

Glándula pineal. Se halla detrás del tálamo cerca del centro del encéfalo. Produce melatonina, una hormona que regula el ciclo del sueño-vigilia.

Glándulas suprarrenales. Existen dos glándulas suprarrenales en el cuerpo; una en la zona superior de cada riñón. Están compuestas por una corteza externa constituida por tejido glandular que produce corticoides minerales, corticosteroides y andrógenos (unas hormonas sexuales); y por una médula interna formada por haces de fibras nerviosas, que segrega adrenalina y noradrenalina, hormonas que aumentan las reacciones ante el estrés.

Páncreas. Segrega insulina, gastrina, somatostanina y glucagón, que ayudan a regular el nivel de azúcar en la sangre y mantener el suministro de glucosa en los músculos.

Testículos. Forman parte del sistema reproductor masculino, pero son también órganos secretores de hormonas (andrógenos como la testosterona) que incitan el desarrollo sexual y la producción de esperma que contiene espermatozoides, las células sexuales masculinas.

Ovarios. Estos órganos propios del sistema reproductor femenino producen progesterona y estrógenos, hormonas encargadas de reforzar la pared del útero y de hacer que los óvulos maduren, respectivamente.

Funcionamiento del sistema endocrino humano

Este sistema funciona a partir de impulsos eléctricos y neurotransmisores del sistema nervioso, los cuales ocasionan que los músculos se contraigan y que las glándulas segreguen sus hormonas.

Las hormonas actúan como mensajeros químicos. Cada hormona está dirigida a un tipo de tejidos, órganos y células, conocidos como diana, y ocasiona una respuesta justo en ellos. Una vez que reconocen las células o tejidos diana se unen a estos y provocan una reacción en la célula. Por ejemplo, los movimientos de distención de la pared del útero ocasionan la liberación de la oxitocina en el lóbulo posterior de la glándula pituitaria, la cual  estimula las contracciones uterinas durante el trabajo de parto.

Enfermedades y trastornos del sistema endocrino humano

-Diabetes. En la diabetes tipo 1, el páncreas produce poca o nula insulina y en consecuencia, el organismo es incapaz de sintetizar adecuadamente la glucosa en la sangre. En la diabetes tipo 2, aunque el páncreas segrega insulina las células del cuerpo no reaccionan a esto, lo que impide la absorción de la glucosa. Sus complicaciones incluyen problemas renales, oculares y en los nervios.

-Hipotiroidismo. Se segrega muy poca cantidad de hormonas tiroideas. El metabolismo se vuelve más lento y puede experimentarse aumento de peso, dolor en músculos y articulaciones y disminución del ritmo cardíaco.

-Hipertiroidismo. En contraposición con el hipotiroidismo, la tiroides produce un exceso de hormonas tiroideas, por lo que el metabolismo se acelera. El afectado puede presentar pérdida de peso, debilidad muscular e hinchazón en el cuello.