Familia Clupeidae

La familia Clupeidae contiene más de 200 especies de peces óseos, entre los que se incluyen los arenques, las alosas y las sardinas. La palabra “sardina” puede ser engañosa, ya que es un nombre común que se aplica a varias especies de clupeidos de diversos géneros. Algunas autoridades llaman “sardina” solo a cierto número de especies, entre las que se encuentran la sardina común o europea (Sardina pilchardus), a veces llamada sardina verdadera. Otras especies son Sardinops sagax, Dussumieria acuta, Dussumieria elopsoides, Escualosa elongata, Escualosa thoracata y Sardinella zunasi, entre otras. No obstante, la palabra “sardina” puede aplicarse en español a especies que en inglés son llamadas de forma distinta.

Clase: Actinopterygii

Orden: Clupeiformes

Familia: Clupeidae

Descripción

En el imaginario común, las sardinas son peces pequeños y plateados, lo cual suele ser acertado. Por lo general tienen cuerpo fusiforme o en forma de torpedo, delgado y comprimido lateralmente. Su cabeza es pequeña, de cráneo cartilaginoso pero parcialmente calcificado, con narinas a cada lado de la cabeza y ojos pequeños protegidos por membranas adiposas. Poseen una aleta dorsal con espinas óseas que les ayuda a estabilizar sus movimientos, y un par de aberturas branquiales a los lados de la cabeza que están cubiertas por un opérculo.

Estos peces, al igual que los demás peces óseos, cuentan con una estructura en su interior llamada vejiga natatoria, la cual, al llenarse y vaciarse de gas, regula la flotación del cuerpo. Si las sardinas vacían la vejiga natatoria, se hunden. Por supuesto, el tamaño de las sardinas varía en función de la especie, pero un criterio sugiere que las sardinas miden menos de 15 centímetros de longitud. La mayoría de las sardinas capturadas comercialmente tienen entre 10 y 20 centímetros de largo. Sardinops sagax puede llegar a medir alrededor de 40 centímetros de longitud.

Se alimentan de plancton por medio de la filtración.

Distribución y hábitat

Gran parte de los peces cupleidos son especies tropicales y viven en los océanos. Las sardinas más conocidas (Sardinops sagax y Sardina pilchardus) son abundantes en el mar Mediterráneo, el mar Negro, el este del Atlántico Norte y aguas de Sudamérica, especialmente de Chile, Perú y las islas Galápagos. Pueden encontrarse en mares poco profundos y en mares abiertos. Tienden a ser pelágicos, es decir, a vivir en la zona pelágica del océano.

Alimentación

Por lo general, las sardinas se alimentan de plancton, pequeños organismos que consumen mediante filtración. Esto se produce gracias a que regularmente nadan con la boca abierta a través del agua, lo que introduce los pequeñísimos organismos suspendidos en el líquido a medida que el agua pasa a través de sus branquiespinas.

Las sardinas son peces forrajeros, y están muy cerca de la base de la cadena alimentaria en el océano. Cuando son comidas por depredadores más grandes que ellas transfieren la energía hacia la parte superior de la cadena.

Comportamiento

El comportamiento más característico de las sardinas es el de nadar en grandes grupos, formando bancos o cardúmenes que se mueven como si fueran un solo pez. Su cuerpo fusiforme les permite moverse rápida y ágilmente y evadir fácilmente cualquier cosa que se interpone en su camino. Por lo común, las sardinas se alimentan de noche.

Sucede algo muy interesante en el sur de África, conocido en inglés como sardine run, “carrera de sardinas”. Entre mayo y julio grandes bancos de individuos de Sardinops sagax migran a las costas de la región siguiendo la corriente de agua fría, probablemente como parte de una migración estacional con fines reproductivos. Debido a las millones de sardinas que ahí se congregan, se produce un frenesí alimentario a lo largo de la costa, causado por los numerosos depredadores que acuden a consumir las sardinas.

Características de las sardinas.

Cardumen de sardinas.

Reproducción

El ciclo de vida de las sardinas es realmente corto y viven apenas unos 2 o 3 años. Pueden comenzar a reproducirse cuando tienen unos 2 años de edad, pero esto depende de la especie. Como viven en grandes bancos, los machos no suelen pelear entre ellos para acceder a una hembra, pues existe buena disponibilidad de compañeros.

Tiempo después del apareamiento las hembras liberan en el agua un gran número de huevos cerca de la superficie, y posteriormente se alejan. Ni el padre ni la madre proveen cuidados a sus descendientes. Una vez fuera del huevo, los pequeños organismos se incorporan al plancton.

Amenazas y conservación

Estado de conservación: “Preocupación Menor”.

Las sardinas son alimentos muy apreciados tanto por depredadores naturales (aves, mamíferos marinos, otros peces, entre otros), como por el ser humano. Se le considera pescado azul, en otras palabras, pescado rico en grasas entre sus tejidos y cavidad abdominal, lo que lo hace un producto de significativo valor nutritivo. También contienen muy bajos niveles de sustancias contaminantes. En suma, son peces de alto valor comercial.

Su amenaza más importante es la pesca, pero en general no son peces en peligro de extinción. Sardina pilchardus, por ejemplo, es una especie clasificada en la categoría “Preocupación Menor” en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. En el siglo XX Sardinops sagax fue pescada en aguas de California, Estados Unidos, hasta que su población disminuyó drásticamente. No comenzó a recuperarse sino hasta de 1980.

 

 

 
Fuentes

http://animaldiversity.org/accounts/Clupeidae/

https://en.wikipedia.org/wiki/Clupeidae

https://en.wikipedia.org/wiki/Sardine

http://global.britannica.com/animal/sardine

http://www.bbc.co.uk/nature/life/Clupeidae

http://www.montereybayaquarium.org/animal-guide/fishes/pacific-sardine

http://trade.ec.europa.eu/doclib/docs/2003/november/tradoc_114905.pdf