Sábila

Aloe vera

Esta especie recibe el nombre de sábila, aloe de Barbados o aloe de Curazao, y es una planta popular muy utilizada en la industria cosmética, aunque sus propiedades son más amplias. Su uso tiene más de 6,000 años de antigüedad y se remonta al Antiguo Egipto, donde se le llamó “planta de la inmortalidad”.

Orden: Asparagales
Familia: Xanthorrhoeaceae
Subfamilia: Asphodeloideae
Género: Aloe

Descripción

Presenta una altura de 60-100 centímetros. Sus hojas son duras, gruesas, carnosas, con los bordes aserrados y suculentas, es decir, contienen gran cantidad de agua para sobrevivir en entornos áridos. Su color es verde o gris verdoso, pero algunas partes pueden presentar pequeñas manchas blancas. Las plantas más jóvenes suelen tener manchas pero de color rojo. El interior de las hojas contiene un gel transparente.

Es una especie perenne, así que sus hojas no suelen caerse durante el año. Las flores son tubulares y de color amarillo.

Sábila cortada

Distribución

El género Aloe es nativo de África, Arabia y Cabo Verde, aunque Aloe vera es muy probablemente nativa del norte y el sur de África, de países como Marruecos, Sudán, Egipto y Mauritania. Se introdujo a Europa y China en el siglo XVII y su cultivo se extendió hacia muchas otras partes del mundo.

En la actualidad, Aloe vera crece en varios países, pero sobre todo en las zonas de clima tropical y templado de México, Paraguay, Nigeria, Belice, Australia, Barbados, Paraguay y Estados Unidos. En este último se cultiva principalmente en Arizona, Texas y Florida.

El cultivo de sábila es relativamente sencillo y no son necesarios requisitos especiales para su crecimiento, lo que ha facilitado su propagación mundial.

Reproducción

La sábila es una angiosperma, por lo que produce flores donde se encuentran los órganos sexuales. Florece específicamente en verano y produce polen que al unirse con el óvulo desarrolla una semilla, la cual contiene al embrión de una posible nueva planta.

Usos

Un 99 por ciento de la planta se compone de agua, y el gel contiene glicoproteínas que detienen el dolor e inflamación cutánea, y polisacáridos que aceleran la reparación. Gracias al descubrimiento de esto, la sábila tiene un sinnúmero de aplicaciones en la cultura occidental y oriental, en varios campos. En la medicina tradicional, ha sido usada para tratar padecimientos de la piel, para aliviar o curar las quemaduras solares e hidratar la piel sensible o irritada. El gel es usado también para tratar cortaduras y quemaduras leves.

Hoy en día goza de mucha popularidad. La industria cosmética la usa como ingrediente de cremas hidratantes y antiirritantes, de champús, jabones, protectores solares, maquillaje y cremas para tratar el herpes labial. Se dice que el jugo tiene propiedades laxantes y que puede ayudar a establecer los niveles de azúcar en la sangre de personas con diabetes tipo 2.

Usos de la sábila.

Gel de sábila.

 

Si bien el gel puede tener efectividad en casos de la piel, las evidencias científicas de muchas de las propiedades de la especie son limitadas. Es importante saber que el gel tiene toxicidad y puede producir efectos secundarios de variada gravedad si no se administra de forma adecuada o en dosis seguras. El gel no debe aplicarse en heridas profundas o graves, y lo mejor es consultar al médico antes de comenzar a consumir un suplemento alimenticio que contenga Aloe vera.

Por otra parte, la planta puede tener usos decorativos.

Amenazas y conservación

La sábila no está considerada en peligro de extinción, puesto que su cultivo y uso se ha extendido hacia todas partes del mundo.