Reproducción sexual en seres humanos

Los humanos se reproducen de forma sexual, es un hecho. Pero, ¿qué significa realmente esto? ¿Cómo funciona?

Los individuos del género humano están divididos en hombre y mujer, cada uno con un sistema reproductor especializado para dar origen a una nueva vida. Las mujeres poseen ovarios productores de óvulos y los varones testículos que producen espermatozoides.

Los individuos deben pasar primero por una fase de maduración antes de estar listos para reproducirse con éxito. La pubertad es el período en el que experimentan cambios que permitirán, entre otras cosas por supuesto, su facultad para tener descendencia. Aunque la edad varía, entre los 8 y los 20 años de edad los chicos crecen rápidamente, su voz se vuelve más grave, desarrollan vello facial, púbico y axilar, sus hombros se ensanchan y el pene y los testículos aumentan de tamaño. Por su parte, a las chicas les crecen las mamas, desarrollan vello facial y púbico, sus genitales se engruesan y las caderas se ensanchan.

Las mujeres poseen ovarios productores de óvulos y los varones testículos que producen espermatozoides.

En ambos casos la piel se vuelve más grasa, pero sólo las mujeres comienzan a sangrar aproximadamente cada 28 días. La presencia del ciclo menstrual indica que una mujer ya puede embarazarse si mantiene relaciones sexuales. Durante los primeros 14-20 días del ciclo el endometrio, revestimiento del útero, se prepara para la posible implantación del cigoto y la gestación. Si el óvulo se desprende y no es fecundado por un espermatozoide, el endometrio se desengancha junto con una pequeña cantidad de sangre y todo es expulsado por la vagina.

anatomía del espermatozoide

Si existe fecundación, es decir, si el espermatozoide logra unirse a un óvulo tras el varón depositar el esperma en la vagina de la mujer, no se produce sangrado. Como cada gameto posee 23 cromosomas, el cigoto o huevo fecundado posee 23 pares de cromosomas con la información genética del hombre y la mujer, teniendo en total 46 cromosomas.

A partir de entonces el cigoto se desarrolla en el útero de la mujer para dar lugar a un bebé.  El período de gestación de un ser humano dura unos 9 meses, después de los cuales la mujer da a luz por el canal vaginal.

Como todo mamífero, el humano es alimentado durante los primeros meses de vida con leche materna y normalmente se teje un lazo fuerte entre la madre y su hijo. El desarrollo de un bebé es rápido y unos pocos meses después es destetado para comenzar a consumir alimentos sólidos.

Reproducción sexual en animales

Los gametos de hembras y machos se originan por medio de meiosis. Al final resultan cuatro células sexuales haploides con información genética distinta entre sí y de la de sus progenitores. Esto es igual en el caso de los seres humanos.

Los animales suelen entrar en el llamado período de celo, durante el cual las hembras se vuelven receptivas. La fecundación es interna: el macho deposita el esperma en el interior de la hembra y si un espermatozoide se une a un óvulo, la fecundación es un hecho.

El período de gestación de los animales varía en función de la especie de la que se trate. Los mamíferos suelen tener embarazos relativamente largos, como en el caso de los elefantes, las ballenas y los delfines; la gestación de éstos puede ser más larga que la del humano. Otros animales pequeños tienen períodos de gestación inferiores a los 6 meses. Los mamíferos necesitan pasar tiempo con sus padres o solo con su madre.

reproducción sexual en los animales

Cortejo del macho hacia la hembra, acto previo a la cópula de algunos animales.

Por su parte, los ovíparos presentan fecundación interna o externa. Los machos de las aves suelen transferir esperma a la hembra juntando ambas cloacas y algunos anfibios lo hacen en una estructura llamada espermatóforo. Un ejemplo de animales que realizan fecundación interna y externa son los tiburones, pero otros peces (o animales) que no tienen muchas posibilidades de encontrar pareja liberan al exterior sus óvulos para que los machos los fecunden. Muchas veces los machos que fertilizan los huevos son quienes se encargan de cuidarlos, debido a que son los últimos en tener contacto con ellos.

Reproducción sexual en plantas

El mundo vegetal puede reproducirse vía sexual y asexual. En general, las plantas más simples se reproducen por medio de esporas mientras que las plantas superiores cuentan con un complejo conjunto de órganos especializados para la fecundación de modo similar a la de animales y seres humanos. Los gametos masculinos reciben el nombre de anterozoides y los gametos femeninos son nombrados oosferas.

Musgos y helechos producen esporas que si encuentran las condiciones necesarias, germinan. Las plantas con flores poseen estructuras que originan semillas, a partir de las cuales crece una nueva planta.

Reproducción sexual en hongos

La reproducción sexual de los hongos es compleja, pues aunque pueden existir gametos masculinos y femeninos, un hongo también puede fecundarse a sí mismo. Las esporas pueden formarse por vía sexual o asexual.

Los gametangios son los órganos reproductores o estructuras que contienen a los gametos. Un hongo puede reproducirse sexualmente por la unión de gametangios, la unión de los gametos o por fusión de hifas no diferenciadas.

Un hongo también puede fecundarse a sí mismo; las esporas pueden formarse por vía sexual o asexual.

Típicamente, la reproducción sexual ocurre cuando dos individuos compatibles fusionan sus hifas, formándose una especie de red llamada anastomosis. Esto da origen a un micelio con dos núcleos que no se fusionan y en cambio se mantienen separados en las células de las hifas. Un micelio con dos tipos de núcleo es dicariótico, si tiene varios núcleos es heterocariótico. Cuando el gameto masculino y el femenino se unen, se forma un cigoto con dos pares de cromosomas, es decir, un cigoto diploide.

Pero la reproducción sexual de los hongos es diferente según el filo al que pertenecen. Los ascomicetos producen ascosporas, unas esporas originadas en el extremo de una hifa como resultado de la unión de dos núcleos haploides, este proceso se denomina cariogamia y da lugar al cigoto, el cual por meiosis produce cuatro núcleos haploides que consecuentemente se dividen por mitosis, resultando ocho núcleos haploides. Éstos se cubren con una membrana y se convierten en esporas (meiosporas) contenidas en una célula llamada asco. En caso de que las condiciones ambientales sean favorables, los ascos se rompen y las esporas son liberadas.

Los hongos del filo Basidiomycota normalmente sólo se reproducen sexualmente. La seta contiene millones de células basidios con dos núcleos haploides. Si el basidio experimenta cariogamia y después meiosis, los cuatro núcleos haploides que resultan salen por gemación del basidio, formándose basidiósporas.