Definición de reciclaje

Se denomina reciclaje a un proceso incluido en la conocida “Regla de las tres erres”, caracterizado por la recopilación y el procesamiento de materiales considerados en principio como desechos para convertirlos en nuevos productos. Este proceso de cambio tiene múltiples beneficios en el medio ambiente y constituye un componente clave en el manejo y reducción de los desechos.

Existen muchos materiales que pueden ser reciclados. Ejemplos de éstos son el papel, el vidrio, el plástico, el metal, los materiales textiles e incluso los electrónicos. Ahora bien, ¿cómo se recicla alguno de estos materiales? Bueno, normalmente se le somete a un proceso que produce una fuente del mismo material. Por ejemplo, el vidrio de las botellas antiguas se convierte de nuevo en vidrio o el papel de oficina usado, en nuevo papel listo para escribir.

También puede interesarte… 5 razones por las que la buena gestión de Residuos es una herramienta de Conservación

A pesar de que en la vida moderna es común escuchar frecuentemente sobre el reciclaje, no es una práctica moderna. Existen pruebas de que en el período anterior a la época industrial, muchos metales eran derretidos para transformarlos y usarlos de nuevo.  Posteriormente, la industrialización provocó mayor demanda de materiales más baratos y fáciles de reciclar.

Reciclaje

Tipos de reciclaje

El reciclaje puede ser a partir de dos grandes rubros: residuos industriales y residuos de consumidores.

Residuos industriales. Una gran parte de lo que se considera desecho es generada por las industrias. Éstas otorgan importancia al reciclaje de acuerdo con la relación costo-efectividad que pueden obtener del proceso y algunas, como las fábricas de envases, lo realizan por sí mismas, mientras que otras acuden a empresas especializadas en el reciclaje. Los materiales que más se reciclan en las industrias son el cartón, el plástico, el vidrio, la madera, el papel y hasta los neumáticos viejos. En contraste, los metales son poco reciclados.

Los siguientes son subtipos de reciclaje comunes de este rubro:

  • Reciclaje de plásticos. Los residuos de plástico pueden convertirse en productos nuevos, sean o no iguales a los de su origen.
  • Reciclaje de electrónicos. Implica la transformación de desechos electrónicos de forma responsable y cuidadosa.
  • Reciclaje químico. En el caso de algunos polímeros (conjunto de macromoléculas formadas por monómeros) de materiales, es factible convertirlos de nuevo en monómeros (moléculas pequeñas) mediante algunas sustancias químicas.
  • Reciclaje físico. Por medio de este método, se procede a refundir algunos plásticos para elaborar nuevos objetos con este material.

Productos de consumidores. Los residuos generales pueden reciclarse mediante tres sistemas de recolección, implementados en algunos lugares: los centros en los cuales quien produce los residuos lleva éstos a su ubicación central, los centros de recompra y la “recolección en la acera”, mediante el cual un camión recoge los residuos para su posterior transformación.

En resumen, el reciclaje consta de tres pasos básicos:

  1. Recolección y procesamiento.
  2. Manufactura.
  3. Compra de nuevos productos elaborados con base en materiales reciclados.

Reciclaje

Ventajas del reciclaje

El reciclaje es una excelente forma de preservar el medio ambiente en vista del incremento de la basura en las zonas pobladas. Los beneficios de practicar el reciclaje van más allá de lograr un desarrollo económico sostenible, pues tienen injerencia en la biodiversidad y se ahorra energía así como muchos recursos naturales necesarios en la producción de artículos hechos a partir de materiales nuevos. También se logra reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y la cantidad de residuos que se destinan a los vertederos o incineradores, se crean nuevos puestos de trabajo gracias a las empresas de reciclaje y se coadyuva al mantenimiento de un medio ambiente sano para beneficio de las generaciones futuras.

En corto

  • Se necesita un 70 por ciento menos de energía para producir papel a partir del reciclaje que si se produce con base en materias primas nuevas.
  • Es posible reciclar hasta el 60 por ciento de la basura que acaba en un bote.
  • El plástico tarda unos 500 años en descomponerse.
  • El vidrio es 100 por ciento reciclable, y además, se puede reciclar más de una vez.