Quetzal

Pharomachrus mocinno

Información y características

Hay muchas cosas que pueden decirse del quetzal. Esta ave del orden de los trogoniformes y de la familia Trogonidae es considerada una de las más bellas del mundo y se debe a su plumaje, tan ricamente colorido y largo. Se trata de un animal que en las civilizaciones maya y azteca era sagrado y sus plumas eran utilizadas para decorar la indumentaria de los reyes y sacerdotes. En diversas partes del mundo se le conoce como quetzal centroamericano y quetzal guatemalteco.

Descripción del quetzal

La palabra quetzal tiene su origen en el náhuatl quetzalli, que significa “cola larga de plumas brillantes” o “cola cubierta de quetzal”. Esta ave, símbolo de Guatemala y de su moneda, se caracteriza por ser mediana y estilizada: mide de 36 a 40 centímetros hasta la base de la cola y su peso oscila entre los 180 y los 210 gramos. La parte más impresionante del quetzal es su cola, que puede llegar a medir 65 centímetros de longitud; esto ocasiona que sobresalga bastante del nido. La cola le sigue creciendo hasta los 3 años de edad.

También te puede interesar… Guacamaya

El pecho y el vientre están cubiertos de brillantes plumas rojas y el resto del cuerpo de plumas verdes con reflejos dorados y violáceos. El macho se diferencia de la hembra por un penacho de plumas erizadas y además, porque su cola es varios centímetros más larga.

Posee patas cortas e inusuales en el mundo de las aves: los dos primeros dedos están desplazados y los otros dos hacia adelante. Así, el primer y segundo dedo no pueden moverse, por lo que en conjunto, las patas son débiles.

Quetzal-Pharomachrus mocinno

Distribución y hábitat del quetzal

El quetzal se distribuye principalmente en Centroamérica y vive en países como Guatemala, Honduras, Costa Rica, El Salvador, Nicaragua y Panamá, aunque también se le encuentra en el sur de México en menor medida.

Su hábitat son las selvas tropicales, pastizales y montañas con densa vegetación y clima húmedo o sub húmedo. Construye su nido en lo alto de los árboles inhabitados o en los huecos que dejan los pájaros carpinteros.

Comportamiento del quetzal

Es un ave relativamente sedentaria, es solitaria y muy territorial. No es precisamente ágil al vuelo. Muy temprano y a mitad de la mañana lanza un silbido muy fuerte cada 8 o 10 minutos, esto es practicado por el macho. No obstante la hembra también “canta”, pero con una voz más suave y profunda. Se han identificado varios silbidos para llamar a sus semejantes, llamados que difieren en relación al contexto. Por ejemplo, cuando el quetzal está volando emite un sonido similar a “perwik, perwik, perwik” y en el momento en que quiere hacer una advertencia, lanza “week, week, week”.

Alimentación del quetzal

Es un ave omnívora por lo que es capaz de comer frutos y carne. En el caso de los frutos, sus preferidos corresponden al aguacate y los de la familia del laurel. Sus presas incluyes lagartijas pequeñas, larvas, ranitas, hormigas y avispas. Un dato importante acerca del quetzal es que ayuda a dispersar las semillas de los árboles al ingerirlas y luego regurgitarlas, por lo que caen al suelo y esto contribuye a la reforestación de las selvas.

Quetzal-Pharomachrus mocinno

Reproducción del quetzal

Es una especie monógama en la época de reproducción y la temporada en que ésta empieza es de marzo a junio con diferencias de región a región. El macho hace uso de prácticas como cantos y danzas en el aire para atraer a la hembra. El nido se construye a varios metros de altura, aproximadamente de 4 a 27 y después del apareamiento la hembra pone dos huevos color azul claro sobre el piso del nido, que no está cubierto de hojas o ramas.

El período de incubación corresponde a 17 o 18 días, después de los cuales los huevos eclosionan y salen 2 crías con los ojos cerrados. Dos semanas después su cuerpo ya está cubierto casi en su totalidad de un suave plumón verde. Alrededor de las 3 semanas el polluelo aprende a volar enseñado por el macho. Después pueden dejar el nido, pero curiosamente siguen manteniendo relaciones con sus progenitores.

Amenazas del quetzal

El quetzal está clasificado como especie “Casi Amenazada” en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Su población se ve continuamente amenazada por la destrucción de su hábitat, la caza  y el comercio ilegal. Pero a pesar de su peligrosa situación es una especie protegida en países como México, Guatemala y Costa Rica, y en zonas muy remotas e inhabitadas de Centroamérica aún es relativamente abundante.