Definición de contaminación

“Contaminación” es una palabra con varias acepciones, y aunque no se refiere únicamente a la contaminación ambiental, la mayoría de las veces connota esta problemática.

Para ser precisos, la contaminación es la introducción de un constituyente contaminante en el medio ambiente, como resultado de una serie de factores, como pueden ser la acción humana o los desastres naturales. Ocasiona efectos adversos y negativos sobre los seres vivos. Simultáneamente, éstos dependen de 3 componentes del entorno para poder sobrevivir: agua, aire y tierra, que son las vías de afectación y generación de consecuencias en la salud.

La contaminación no es un problema aislado. Es cierto que hay regiones menos contaminadas que otras, pero el problema tiene el potencial de extenderse a lugares remotos o poco habitados. Es un problema global, a gran escala y de suma importancia.

También te puede interesar… ¿Seguro que no contaminas?

Comprender la complejidad de este tema es sustancial para realizar un análisis personal y concienzudo, que implique la toma de decisiones en pro de la conservación del medio ambiente y de los seres que lo habitan.

Causas de la contaminación

Contaminación del Agua.
Contaminación Atmosférica.
Contaminación del Suelo.
Contaminación por Basura.
La Isla de la Basura.

Los materiales que causan la contaminación se denominan contaminantes y pueden ser de origen natural o derivados de las actividades humanas. Aquellos que son de origen natural, como la ceniza volcánica, son menos comunes y sus efectos son menores que los de los contaminantes antropogénicos.

Las fuentes de contaminación por actividades del hombre son principalmente las industrias, los hogares y los transportes. La combustión, la agricultura, la minería e incluso la guerra conforman fuentes permanentes de contaminación que contribuyen a generar los aproximadamente 400 millones de toneladas anuales de residuos peligrosos. Ejemplos más específicos de fuentes de contaminación son las plantas químicas, las plantas de carbón, las refinerías, los incineradores, la quema de vegetación… y muchísimas más.

De hecho, la mayoría de las cosas que son útiles para el ser humano producen muchísima contaminación: los autos arrojan gases tóxicos por los tubos de escape, las industrias y las casas generan kilos y kilos de basura además de desechos líquidos, la quema del carbón necesaria para generar electricidad emite gases tóxicos, los plaguicidas y fertilizantes liberan sustancias peligrosas al aire y los desodorantes y ambientadores liberan cluorofluorocarbonos que contaminan el aire.

Tipos de contaminación

Hay tres tipos básicos de contaminación: del aire, del agua y del suelo. Pese a la existencia de algunas variantes o subtipos, es conveniente su síntesis antes de conocer profundamente cada tipo.

Contaminación del aire. Es a menudo invisible para las personas, pero en otras ocasiones, la concentración de partículas nocivas se hace mayor y puede notarse. Este tipo de contaminación se produce por efecto de la liberación de sustancias químicas y partículas a la atmósfera terrestre. Los contaminantes más usuales son el dióxido de azufre, el monóxido de carbono, los cluorofluorocarbonos y los óxidos de nitrógeno.

Las fábricas son fuentes de contaminación

Contaminación del agua. Afecta la calidad del agua impidiendo la posibilidad de beberla o usarla para otros fines humanos. El agua contaminada no es clara sino turbia, huele y sabe mal y puede contener partículas visibles o invisibles peligrosas para la vida. Es ocasionada principalmente por la descarga de aguas residuales y la eliminación de desechos sólidos.

Contaminación del suelo. La mayoría de los contaminantes que afectan el agua lo hacen también con el suelo y del mismo modo, la superficie agrícola natural se ve afectada. Esta contaminación puede dañar a plantas y animales por productos como los pesticidas.

Efectos de la contaminación

Los efectos adversos, más allá de estéticos, son en cuanto a salud y vida de seres humanos, flora y fauna. Las personas más expuestas a la contaminación son más susceptibles de contraer muchas enfermedades y padecimientos que incluyen cólera, cáncer, enfermedades cardiovasculares y respiratorias, partos prematuros e incluso mutaciones genéticas y muerte. Para tener una idea, la contaminación del agua ocasiona unas 14,000 muertes diarias y unos 580 habitantes de la India mueren todos los días a causa de enfermedades relacionadas con el agua contaminada.

Las consecuencias ambientales tampoco son escasas. La emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera deviene en calentamiento global, el esmog puede reducir la cantidad de luz solar que deben recibir las plantas para realizar la fotosíntesis y evitar la producción de ozono troposférico, el suelo puede quedar estéril afectando a los organismos de la cadena alimenticia y por si fuera poco, las especies animales pueden adquirir enfermedades y morir por ingestión de sustancias tóxicas o por destrucción de su hábitat natural.

Prevención y control de contaminación

La contaminación es un hecho que difícilmente puede revertirse en su totalidad, sin embargo, es posible prevenir su generación en cierta medida. Los terribles efectos medioambientales han sido conductores de diversos métodos para evitar la contaminación, como la aplicación de las tres R en los ámbitos doméstico, comercial e industrial, la reforestación y la disminución del consumo masivo.

Todavía queda bastante camino para minimizar los daños y evitar el incremento de los niveles de contaminación, pero esto requiere los esfuerzos conjuntos de los ciudadanos y los gobiernos.

 Artículos relacionados con ¿Qué es la contaminación?

5 razones por las que la buena gestión de Residuos es una herramienta de Conservación