Ni una máquina de la más alta tecnología podría igualar la complejidad y la perfección del funcionamiento del cuerpo humano. Una concepción popular resume al ser humano como un ente constituido por mente y cuerpo; si se toma en cuenta que la mente también emana de un órgano corporal, el cerebro, se tiene que una persona debe todo lo que es a su cuerpo, que le permite hacer cosas que van mucho más allá del movimiento.

Conocer el cuerpo humano es parte de la tarea de la Anatomía, la ciencia encargada del estudio de la estructura y las relaciones entre las partes del cuerpo de los seres vivos. En específico, la Anatomía humana tiene como objeto de estudio la estructura y relaciones de las partes del cuerpo de los seres humanos.

› Anatomía humana
Composición del cuerpo humano
Anatomía del cuerpo humano

La Anatomía se diferencia de la Fisiología por su enfoque particular. A diferencia de la Fisiología, su objeto es el estudio de la disposición, la estructura, el tamaño, la forma  y otros aspectos descriptivos de las partes corporales, no de su funcionamiento químico o físico.

Breve historia de la Anatomía

El estudio de las partes que subyacen bajo la piel y las que pueden verse a simple vista se remonta al menos al Antiguo Egipto; esto se sabe de acuerdo con la existencia del Papiro Edwin Smith, un documento médico originario de cerca de 1500 años a. C. donde se describen casos de lesiones en diferentes partes como la cabeza, el torso y el cuello, y en el cual ya se menciona el reconocimiento de órganos internos como el corazón, el hígado, los riñones y los vasos sanguíneos.

Otro papiro, conocido como Papiro Ebers, contiene un cúmulo de remedios basados en hierbas y descripciones sobre enfermedades y porciones del cuerpo. Destaca al corazón como fuente de sangre, y a fluidos del cuerpo transportados por vasos.

La Anatomía humana tiene como objeto de estudio la estructura y relaciones de las partes del cuerpo de los seres humanos.

Los griegos antiguos aumentaron el conocimiento del cuerpo, y en escritos posteriores estudiosos como Alcmaeon, Empédocles y Acron identificaron más partes y comenzaron a entender el funcionamiento de varios órganos. En la obra Tratados hipocráticos, una compilación de numerosos trabajos médicos griegos, figura la descripción del esqueleto y los músculos.

Aunque hoy es un procedimiento polémico, la disección de animales constituyó uno de los métodos disponibles para observar el cuerpo, algo que Aristóteles empleó para conocer la anatomía de los vertebrados. En 275 a. C. aproximadamente, Herófilo de Calcedonia enseñaba anatomía en Alejandría. Se le conoce como “el primer anatomista” al estudiar todas las partes del cuerpo humano, especialmente el cerebro y el tracto digestivo. Se dice que realizó vivisecciones en humanos, aunque la veracidad de esta afirmación es dudosa. Lo cierto es que sí realizaba disecciones de cuerpos humanos.

Galeno, el afamado médico griego, estudió profundamente partes y padecimientos humanos, pero sobresale su trabajo sobre el sistema circulatorio en el que distinguió por primera vez la diferencia entre la sangre de las venas y la de las arterias.

En años posteriores, los conocimientos de los griegos sobre anatomía llegaron hacia muchas partes del Viejo Mundo y fueron traducidos al árabe y latín. En 1235 se fundó la primera escuela de Medicina en Italia, y una de las prácticas consistió en diseccionar cadáveres públicamente. Otros anatomistas posteriores hicieron lo mismo, con el objetivo de identificar y describir a profundidad los órganos humanos. Por ejemplo, Mondino de Liuzzi, profesor de la Universidad de Bolonia, escribió Anathomia corporis humani, un texto sobre Anatomía, el primer manual de disección moderno.

Durante el Renacimiento italiano, muchas universidades ya enseñaban anatomía en sus aulas y los artistas de entonces basaban sus obras (pinturas, esculturas, etcétera) en los conocimientos anatómicos enseñados. Grandes artistas como Leonardo Da Vinci y Miguel Ángel también realizaron disecciones, aunque otros llegaron únicamente a tomar nota de las características externas del cuerpo para retratarlo. En particular, Da Vinci elaboró dibujos anatómicos para representar el cuerpo perfecto o ideal, manifestado en el Hombre de Vitrubio.

Estudio del cuerpo humano

Hombre de Vitrubio de Leonardo da Vinci, 1487.

En 1543, Andrés Vesalio publicó su libro De humani corporis fabrica, uno de los más influyentes e importantes sobre la anatomía humana, que incluía detalladas ilustraciones de la musculatura, el esqueleto y otras partes. Vesalio desechó varias ideas antiguas e introdujo conceptos y conocimientos modernos como el reconocimiento del sistema circulatorio y vascular, la identificación de dos cámaras y dos aurículas del corazón y el establecimiento del esqueleto como el marco de todo el cuerpo.

Andrés Vesalio introdujo conceptos y conocimientos modernos como la identificación de dos cámaras en el corazón y el establecimiento del esqueleto como el marco de todo el cuerpo.

A finales del siglo XVII, la anatomía adquirió un carácter más profesional y se abrieron algunas academias enfocadas en el estudio de la materia. Ya más avanzado el conocimiento, las universidades pudieron enseñar con textos e ilustraciones y las disecciones se redujeron.

En los siglos siguientes, la anatomía se nutrió del conocimiento que la Biología y otras ciencias naturales ofrecía, y pudo dividirse en secciones más especializadas. Por ejemplo, la Anatomía humana aplica únicamente a las estructuras de los seres humanos, mientras que la Anatomía comparada estudia las diferencias y similitudes entre las partes de diferentes especies.