Pudú

Pudu

Información y Características

Son los integrantes más pequeños de la familia Cervidae y habitan en la cordillera de los Andes en Sudamérica. El género Pudu se encuentra conformado por dos especies: pudú del sur (Pudu puda) y pudú del norte (Pudu mephistophiles).

Descripción del Pudú

Son ciervos pequeños y adorables de patas cortas y delgadas. Su peso se encuentra entre los 3.3 y 13.4 kilos, con un alto hasta los hombros de 32 a 44 cm y cerca de 85 cm de longitud corporal, siendo la especie del sur ligeramente más grande que la del norte.

También te puede interesar… Ciervo

El dimorfismo sexual, al igual que en la mayoría de los cérvidos, consiste en la presencia de astas en los machos, solo que en este caso, miden de 5 a 9 cm de alto y están orientadas hacia atrás.

Al igual que en otros ciervos, durante su etapa de cervatillos están cubiertos con pequeñas manchas blancas que van desapareciendo con la edad. De adultos lucen un pelaje marrón rojizo muy brillante.

Distribución y hábitat

La especie del norte habita en los Andes de Colombia, Perú y Ecuador de 2.000 a 4.000 m sobre el nivel del mar. El pudú del sur abarca el sur de Chile y zonas adyacentes de Argentina del nivel del mar hasta 2.000 m de altura.

Generalmente, ocupan pastizales húmedos, bosques templados húmedos, bosques de montaña y lugares con densa maleza que los protege de los depredadores.

Comportamiento del Pudú

Es una especie solitaria que puede estar activa tanto de día como de noche, pero suelen llevar a cabo más actividades cuando hay luz. Su territorio normalmente se mantiene dentro de una extensión de 16 a 25 hectáreas.

Poco se conoce acerca de su comportamiento en estado salvaje, pero en cautiverio han mostrado sistemas de jerarquías y alta territorialidad en ambos sexos. Si dos machos de tamaño similar se encuentran, es probable que desencadenen una batalla en donde pueden salir gravemente heridos.

Las señales de olor son una forma efectiva de comunicación, tanto para demostrar dominio como para llamar la atención de la pareja durante el cortejo.

Alimentación del Pudú

Los pudúes son animales herbívoros cuya dieta incluye una extensa gama de plantas de la región. Coles, helechos, frutos, tubérculos, arbustos, tallos, cortezas, brotes, enredaderas, avellanas y flores son parte de su dieta natural.

En cautiverio son alimentados con alfalfa, varios tipos de cereales, hongos, nueces, plátanos y bellotas.

Su corta estatura hace que sea un poco complicado alcanzar su comida, por lo que recurren a sus dos patas traseras y a su equilibrio para lograr conseguir aquello que disfrutan comer.

Reproducción del Pudú

Las señales olfativas juegan un papel muy importante dentro de la reproducción. El macho monta a la hembra durante tres días y varias veces al día, con breves coitos de algunos segundos.

La gestación dura de 200 a 210 días, tiempo tras el cual la hembra construye un nido hecho con hojas donde dará a luz a una sola cría, que al nacer tiene manchas blanquecinas en lomo y muslos que desaparecen a la edad de tres meses. A esta edad es cuando comienzan a brotar las puntas de las astas a los cervatillos machos. Las crías sanas pesan entre 700 y 1,000 g.

Alcanzan la madurez sexual al año. Su expectativa de vida es de 8 a 10 años.

Pudú - Género Cérvido

Depredación  del Pudú

Las amenazas naturales de los pudúes son los pumas, zorros grises, gatos andinos, gatos colorados, búhos, lechuzas y hasta perros domésticos. La ventaja de los pudúes ante sus enemigos, es que su pequeño tamaño les permite refugiarse en espacios pequeños como túneles, cavidades o madrigueras abandonadas; pero si no cuenta con estos espacios rápidamente, su enorme desventaja es que corren a muy poca velocidad y se agotan rápidamente, lo que hace que sean alcanzados en cuestión de segundos.

Sin embargo, el hombre es quien ha provocado que su estado de conservación se mantenga como Vulnerable en las dos especies, según datos de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza).

La cacería ilegal, los atropellamientos con vehículos motorizados y la destrucción de los bosques donde habitan, son otras amenazas que podrían reducir gravemente sus poblaciones. La especie del sur es víctima frecuente de captores para su traslado a zoológicos de manera ilegal, y también para su conservación como mascotas.