Pteridófitas

Información y Características

También llamadas pteridófitas o criptógamas vasculares, son plantas terrestres que no producen semillas, sino que se reproducen por medio de esporas. Las pteridofitas son las plantas vasculares más primitivas, de las cuales las más conocidas son los helechos pero el grupo contiene también otros tipos de plantas como las de la clase Lycopodiopsida y del género Selaginella.

Existen unas 13,000 especies de pteridofitas distribuidas alrededor del mundo, con excepción de la Antártida y algunas islas. Prosperan principalmente en ambientes tropicales, húmedos y templados, pero soportan bien la vida en las regiones áridas.

En realidad, la palabra “pteridofita” no es usada como un término taxonómico, pero es común utilizarla para designar a los helechos y sus afines. Algunas especies son acuáticas o semiacuáticas, pero ninguna crece en el agua de mar.

pteridófitas o criptógamas vasculares

Estructura

Son plantas con raíces, tallo y hojas que pueden alcanzar tamaños considerables, aunque sus raíces son un poco menos desarrolladas que las de las gimnospermas y angiospermas. El tallo no es leñoso, puede prolongarse hasta debajo de la tierra a modo de rizoma y de él emergen las hojas de tamaño grande que cuando son jóvenes permanecen enrolladas en sí mismas. Tienen una vena sencilla.

Las hojas, llamadas frondes o frondas, tienen por detrás unas manchas denominadas soros, en donde se conjuntan esporas haploides. Cuando las esporas caen y germinan se forma una estructura en forma de corazón unida al suelo por una especie de pelos absorbentes. Pese a la carencia de semillas, flores y frutos, desarrollaron un sistema de transporte de fluidos.

Tipos

Como ya se mencionó, las pteridofitas no son solamente helechos. Son pteridofitas:

Plantas del género Selaginella. Las selagináceas tienen hojas simples y tallos ramificados. Producen dos tipos de esporas: megasporas y microsporas.

Plantas del género Isoetes. Son acuáticas o semiacuáticas pero pueden desarrollarse en tierra húmeda. Curiosamente, sus hojas son huecas y estrechas.

Plantas de la clase Lycopodiopsida. De apariencia primitiva, tienen hojas con forma de escamas y tallos ramificados.

Plantas del género Equisetum, conocidas como cola de caballo. Sus hojas son muy pequeñas y los tallos son huecos.

Los helechos. Son cerca de 12,000 especies de helechos con hojas fotosintéticas y estructuras parecidas a raíces llamadas rizoides. Algunos crecen encima de otras plantas y consumen el agua que resbala por los tallos o troncos o directamente del aire húmedo. Prosperan en ambientes húmedos y sombreados y pueden alcanzar hasta 5 metros de longitud. Los hay pequeños y otros con forma de árbol a los que se les llama helechos arbóreos.

pteridófitas o criptógamas vasculares

Importancia

Tienen una gran importancia económica y son usadas para fines diversos, pero no se distinguen por ser parte primordial de la dieta de animales y seres humanos. Sin embargo, ciertos helechos, como Matteuccia struthiopteris, son consumidos en algunas regiones.

Uno de los usos más extendidos de las pteridofitas es como elementos de ornato; sobresalen los helechos que suelen decorar el interior de edificios y hogares. Las “colas de caballo”, por su parte, son requeridas para elaborar remedios que combaten algunos padecimientos y en ocasiones las plantas jóvenes son servidas como alimento.

Amenazas

Del mismo modo que la mayoría de las plantas terrestres, las pteridofitas son afectadas por los incendios forestales. Necesitan un ambiente húmedo, por lo que también tienden a sufrir impactos negativos cuando pierden la cobertura de los árboles, y consecuentemente el sol y el viento comienzan a desecarlas.

La urbanización, la invasión de especies exóticas, la sobreexplotación de los recursos naturales y otras actividades humanas constituyen las amenazas de las pteridofitas, y algunas de ellas se encuentran en peligro de extinción, como los helechos Adiantum fengianum, Adiantum sinicum y Stenochlaena hainanensis.