Pez luna

Mola mola

Información y características

Las aguas oceánicas son ricas en especies bellas, interesantes, conocidas, desconocidas y raras. Una de las que presentan esta última característica para la gran mayoría de los seres humanos es el pez luna, el pez óseo más pesado del mundo y cuyo físico es por demás, curioso.

Se le llama también pez mola, y ocean sunfish en inglés. Es miembro del orden Tetraodontiformes y de la familia Molidae.

También te puede interesar… Pez payaso

Descripción del pez luna

El aspecto del cuerpo del pez luna semeja una gran cabeza con aletas. Es plano, ovalado y bastante grande ya que llega a medir hasta 3.3 metros de longitud. El peso máximo que la báscula ha registrado es de 2,300 kilogramos pero en general el peso oscila entre 247 y 2,000 kilos.

Tiene piel muy gruesa sin escamas, cubierta de una capa de moco y con una textura parecida a la del papel de lija. Su color varía en tonalidades de gris, marrón y gris plateado. El vientre es blanco y algunos peces luna presentan manchas blancas en las aletas dorsales y laterales.

Tiene menos vértebras que otras especies de peces y carece de nervios, aletas pélvicas y vejiga natatoria. Posee largas aletas dorsales y anales y su aleta pectoral se encuentra junto a la dorsal. En vez de aleta o pedúnculo caudal, cuenta con una cola que usa a manera de timón y que se extiende desde el borde trasero de la aleta dorsal hasta el borde posterior de la aleta anal. Tiene una abertura branquial que se encuentra situada en los costados, cerca de la base de las aletas pectorales. En cuanto al hocico, es pequeño y con dientes fusionados en forma de pico.

Pez Luna - Mola mola

Distribución y hábitat del pez luna

El pez luna está distribuido en las zonas templadas y tropicales del océano Atlántico, océano Pacífico, océano Índico y mar Mediterráneo. En realidad tiene una distribución mundial.

Se han visto más ejemplares en las costas del sur de California en Estados Unidos, en Indonesia, en las islas Británicas, en las islas del norte y sur de Nueva Zelanda, en las costas de África y del mar Mediterráneo y en las del Mar del Norte.

Su hábitat corresponde a arrecifes de coral profundos y lechos de algas, en mar abierto.

Comportamiento del pez luna

A este pez mayormente solitario le gusta tomar el sol en la superficie del agua para regular su temperatura después de nadar en aguas más frías y para dejar al descubierto sus aletas con el propósito de liberarse de parásitos. En ocasiones también salta sobre la superficie con el mismo fin y otras veces realiza estas actividades de desparasitación en compañía de unos pocos peces luna.

Escaso de depredadores naturales, suele nadar sin preocupaciones y sin inmutarse si hay algún posible enemigo cerca. Al parecer migra en verano y primavera a latitudes más altas para ir en busca de comida.

Alimentación del pez luna

El alimento favorito del pez luna se compone de medusas y zooplancton, pero también come crustáceos, salpa, algas y larvas de peces. Su dieta es realmente pobre en nutrimentos y el pez tiene que consumir grandes cantidades de alimento para compensar ese hecho y mantener su tamaño y peso corporal.

Pez Luna - Mola mola

Reproducción del pez luna

Existe poca información acerca de los hábitos reproductivos del pez luna, sin embargo, se cree que las hembras desovan en el mar de los Sargazos entre los meses de agosto y octubre unos 300 millones de huevos de 13 milímetros, aproximadamente. Los huevos son fertilizados una vez que están en el agua.

Lo que sí se sabe es que es la especie de vertebrado más fecunda.

Amenazas del pez luna

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza aún no clasifica al pez luna en su Lista Roja pero tiene algunas amenazas en su hábitat natural. Normalmente el tamaño y la piel gruesa disuade a las especies marinas de atacarlo, pero a veces tiburones, orcas y leones marinos se atreven a hacerlo. Los individuos más jóvenes suelen ser atacados por atunes rojos. El pez luna sólo se defiende al nadar a profundidades donde los depredadores no se aventuran aunque sea para conseguir un bocado.

Una amenaza más preocupante es la caza por parte del ser humano, que atrapa al pez luna accidentalmente en la mayoría de las ocasiones pero también lo atrapa para comerciar con su carne.