Características

La peste bubónica es una de las enfermedades infecciosas más notables a lo largo de la historia, y de las que más muertes han causado. Las cifras varían mucho según las fuentes, pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que solo durante el siglo XIV causó alrededor de 50 millones de muertes, es decir, cerca del tercio de la población mundial. La plaga de peste bubónica desarrollada durante la época medieval se conoce como “peste negra”.

Es causada por una bacteria que se halla en las pulgas de algunos animales, especialmente roedores, que viven en todas las regiones del mundo excepto en Australia. Se le llama “bubónica” porque los ganglios linfáticos inflamados se denominan bubos. Las plagas más grandes y mortíferas ocurrieron hace ya varios siglos, pero todavía se producen casos de la enfermedad en África, Asia y Sudamérica.

Solo durante el siglo XIV causó alrededor de 50 millones de muertes.

Síntomas

  • Aparición de bubos en ingles, axilas y cuello que pueden alcanzar el tamaño de un huevo de gallina y sentirse calientes.
  • Fiebre y escalofríos de aparición súbita.
  • Dolor de cabeza.
  • Fatiga o malestar general.
  • Dolor muscular.
  • Convulsiones.

Factores de riesgo

-Pasar mucho tiempo al aire libre. Salir con frecuencia de día de campo, realizar senderismo, caza o deportes al aire libre aumentan el riesgo pues los reservorios de la bacteria están en su hábitat natural.

-Vivir en zonas rurales o zonas urbanas donde la población vive hacinada y con escaso nivel de saneamiento.

-Ser un trabajador de la salud. Veterinarios, asistentes de veterinaria y profesionales que trabajan en contacto con roedores son más susceptibles de padecer la enfermedad.

Síntomas de la peste negra.

Gangrena en los dedos debido a la peste negra. / Fotografía de M123.

Causas

La causa directa de la peste bubónica es una bacteria: Yersinia pestis, presente en pulgas que se han alimentado de la sangre de animales como ardillas, ratones, ratas, conejos y perritos de la pradera. Si la pulga infectada pica a un ser humano, este desarrolla la enfermedad. En general, la enfermedad se transmite por:

-Picaduras de pulgas. En ambos casos tienen que estar infectados. Es la forma de transmisión más común.

-Contacto con fluidos o tejidos corporales contaminados a través de una herida en la piel. En muy raras ocasiones las personas contraen la enfermedad por tocar un animal infectado.

-Inhalación de gotitas expulsadas por el enfermo. Esta es la única forma por la que la peste bubónica se transmite entre las personas, pero es muy poco probable.

Cuando Yersinia pestis entra en el organismo, viaja a través del sistema linfático hasta llegar a los ganglios, en donde se reproduce fácilmente. Los síntomas de la peste bubónica aparecen entre el segundo y el quinto o sexto día después de haberse expuesto a la bacteria, es entonces cuando los ganglios se inflaman y se tornan dolorosos. El timo, las amígdalas, las glándulas adenoides y el bazo también se inflaman.

Complicaciones

En la actualidad, la tasa de mortalidad por peste bubónica es baja gracias al mejoramiento de las condiciones de saneamiento y al tratamiento con antibióticos, pero sin el tratamiento médico un 50 por ciento de las personas afectadas mueren.

En las etapas más avanzadas los bubos pueden convertirse en dolorosas llagas abiertas que supuran líquido, pero las complicaciones más usuales se producen cuando la bacteria sigue reproduciéndose en el cuerpo y viaja hacia otros órganos. Si se propaga a través del torrente sanguíneo existe posibilidad de que llegue a infectar los pulmones y derivar en peste neumónica, que es la forma de peste más grave de todas y se transmite fácilmente de persona a persona. Asimismo, la peste septicémica puede desarrollarse a partir de una peste bubónica no tratada.

En otros casos, se forman coágulos de sangre en los vasos sanguíneos de los dedos de manos y pies que obstruyen el flujo de sangre y lo interrumpen definitivamente, lo que ocasiona que el tejido muera. Esto se conoce como gangrena, y a menudo requiere amputación de los dedos o hasta de los pies o manos. Por otra parte, si la bacteria alcanza las meninges, unas membranas que rodean el cerebro, la persona enferma de meningitis, lo cual también puede ser causa de muerte.

Diagnóstico

Una persona debe sospechar de tener peste bubónica si tiene uno o más de los síntomas y si recientemente ha estado en contacto con roedores. Un médico realiza el diagnóstico mediante unas pruebas de laboratorio. Es probable que solicite un cultivo de sangre, del líquido de los ganglios linfáticos o de esputo, por lo que se extrae u obtiene un poco de estos fluidos del afectado y después se mandan al laboratorio para confirmar la enfermedad. Si es el esputo lo que se va a analizar, generalmente se inserta un tubo delgado y flexible por la boca o la nariz hasta los pulmones y se obtiene el esputo.

Normalmente, el médico pregunta al afectado cuáles son sus síntomas, desde cuándo los padece y qué actividades ha realizado en los últimos días, así que resulta bueno ir a la cita médica con los detalles muy claros.

Si no se recibe tratamiento médico antes de las 24 horas del desarrollo de la enfermedad, aumentan las probabilidades de muerte.

Tratamiento

Los casos de peste bubónica se tratan con antibióticos fuertes que matan las bacterias malignas del organismo y, si se ha desarrollado peste neumónica, con una estancia de algunos días en el hospital en el que los pacientes se mantienen aislados del resto de las personas con el fin de evitar que se contagien. Durante el transcurso del tratamiento es común recibir líquidos intravenosos y otros medicamentos para ayudar a aliviar otros síntomas.

Conviene acudir con el médico lo más rápido que se pueda, ya que si no se recibe tratamiento médico antes de las 24 horas del desarrollo de la enfermedad, aumentan las probabilidades de muerte.

Para prevenir la peste bubónica, es importante mantener alejados a ratones y ratas del hogar, que son los roedores usualmente indeseables. Las mascotas deben siempre estar libres de pulgas, y al estar al aire libre conviene usar un repelente de insectos que indique en su etiqueta que aleja a las pulgas.