A cada persona, una personalidad

Así como los rasgos de tu rostro te diferencian físicamente de las demás personas, tu personalidad te hace completamente único dentro de la compleja maraña social. Y aún así, seguramente compartes algunas características con otras personas. Mira: quienes gustan de externar sus emociones, de llevar una vida social agitada y de exteriorizar un carácter más abierto en general, son llamados “extrovertidos”. Pero el mundo no se divide en extrovertidos e introvertidos, sino que hay mucho más allá.

La personalidad se refiere al conjunto de diferencias individuales en los patrones de pensamiento, de sentimiento y de modo de actuar.

La personalidad se refiere al conjunto de diferencias individuales en los patrones de pensamiento, de sentimiento y de modo de actuar, según la Asociación Estadounidense de Psicología (APA, por sus siglas en inglés). En este sentido, la personalidad de una persona integra sus pensamientos, sus sentimientos y sus acciones, a partir de lo cual es posible comprenderla.

Los psicólogos han dividido la personalidad en 5 componentes, que en inglés se denominan Big Five y que en español constituye el Modelo de los 5 grandes, que son evaluados en un individuo. Estos 5 factores son:

Surgencia o extraversión. Factor manifestado a través de un comportamiento enérgico, sociable, entusiasta y que busca continuamente una gratificación social.

Escrupulosidad. Factor relacionado con la responsabilidad, el cuidado, la eficiencia y la organización.

Apertura. Se compone de imaginación activa, sensibilidad estética, creatividad, curiosidad intelectual y conocimiento, entre otras características.

Amabilidad. Este rasgo se relaciona con la cooperación, afabilidad, calidez y consideración hacia los demás.

Neuroticismo. Se define por rasgos percibidos como negativos, tales como la preocupación, la envidia, el mal humor, la ansiedad, el miedo, la frustración y la soledad.

La comprensión de la personalidad es un tema amplio, pero lo que aquí atañe es su razón biológica.

Personalidad

¿A qué se deben las personalidades?

Pareciera que la personalidad es un cúmulo de rasgos, originada por una serie de decisiones o consecuencias del medio ambiente. Lo cierto es que la personalidad tiene raíces biológicas y se relaciona con las áreas cerebrales y el tamaño de estas, aunque las investigaciones todavía se están desarrollando.

Un estudio de Colin DeYoung y colegas, de la Universidad de Minnesota, encontró que el tamaño de algunas áreas del cerebro está vinculado con la personalidad de las personas. Con base en la prueba con 116 personas, encontraron que, en efecto, ciertas áreas son más grandes en personas con una personalidad reconocida. Por ejemplo, la corteza orbitofrontal medial tiende a tener un tamaño más grande en individuos considerados extrovertidos, y las personas muy altruistas pueden poseer una corteza cingulada posterior más grande.

Tu personalidad te hace completamente único dentro de la compleja maraña social.

Pero hay algo importante de recalcar: la personalidad, pese a estar influida por las características cerebrales, no está determinada por estas. Se cree que algunos trastornos de personalidad (narcisismo, Trastorno Obsesivo-Compulsivo, entre otros) pueden tener un origen genético, lo que evidenciaría otro tipo de influencia. Además, no olvides que el ambiente, las experiencias y muchos otros factores sociales moldean o intervienen en la personalidad de una persona. Esta desarrolla su tipo de personalidad a lo largo de toda su vida, por lo que puede variar a través de ella en sintonía con el medio ambiente y los sucesos experimentados.