Perro Salvaje Africano

Lycaon Pictus

Información y características

El perro salvaje africano es una especie del orden Carnivora y de la familia Canidae que se encuentra únicamente en el continente africano. Otros nombres con los que se le conoce son: perro cazador de El Cabo, licaón, lobo pintado y lobo hiena..

Es el mayor cánido africano.

Descripción del perro salvaje africano

El nombre científico del perro salvaje africano alude directamente al color del pelaje, puesto que Lycaon pictus significa “lobo pintado” Por consiguiente, su pelaje es color marrón en algunas zonas del cuerpo, negruzco y rojizo en otras y amarillo y blanco en las demás. Los manchones son irregulares. El pelo es corto y áspero, y en algunas partes la piel está desnuda. Por su parte, el pelo de la cola es espeso, y blanco en la punta.

También te puede interesar… Hienas

Cada perro salvaje africano tiene un patrón de coloración diferente del de los demás, por lo que no existen dos iguales. Como las huellas digitales humanas o el patrón de rayas de las cebras.

Tiene una morfología delgada y musculosa, que pesa entre 20 y 30 kilogramos y mide entre 75 y 141 centímetros. La cola mide 60-75 centímetros de altura. Posee orejas grandes, piernas largas y patas con 4 dedos en cada una. El dimorfismo sexual es poco evidente, pero generalmente el macho es un 3-7.3 por ciento más grande que la hembra.

Distribución y hábitat del perro salvaje africano

En la actualidad, la distribución del pero salvaje africano está fragmentada y en comparación con años anteriores, la población se ha reducido. Es nativo de África y se le encuentra en países como Botsuana, Mozambique, Suazilandia y Namibia. De habitar todas las regiones no arboladas y no desérticas de África, ahora habita algunos pastizales, sabanas, llanuras y bosques abiertos.

Comportamiento del perro salvaje africano

Es un animal gregario y no territorial. Forma manadas o jaurías de 40 miembros, más o menos. Cada manada está dominada por un macho y una hembra alfas y regularmente el grupo se compone de un número mayor de machos que de hembras.

La estructura social en la manada es muy marcada y cada individuo tiene funciones ya sean individuales o grupales. Por ejemplo, cuando los perros regresan de cacería se encargan de alimentar con comida regurgitada a los miembros más jóvenes, a los viejos, enfermos o a los que no pueden salir de caza por alguna cuestión. Son tan unidos que es muy raro que exista agresión entre ellos, con excepción de las luchas por una hembra en temporada de reproducción.

Alimentación del perro salvaje africano

La dieta de esta especie es carnívora y consume especies vertebradas terrestres como ñus, cebras y antílopes. Suele cazar en grupo animales que son doblemente más grandes, y animales de menor tamaño cuando caza de forma individual. Ocasionalmente también consume pequeñísimas cantidades de hierba.

Ocupa la mañana y la tarde para ir a cazar en compañía de los miembros de la manada y con la dirección del macho alfa. Si hay suficiente luz de la luna también sale en la noche, pero no es común ya que su capacidad visual es muy pobre.

Una vez que la manada detecta a la presa, comienza a perseguirla a velocidades que llegan a 55 kilómetros por hora y cuando la derriban, comienzan a despedazarla para que muera. Posteriormente consumen la carne.

Información sobre perro salvaje africano

Perro salvaje africano en su hábitat natural

Reproducción del perro salvaje africano

El perro salvaje de África alcanza la madurez sexual a los 12-18 meses de edad pero también puede alcanzarla, con menor probabilidad, a los 6 meses. Cada jauría cuenta con una pareja reproductora dominante que es la única con la que es posible aparearse.

El período de gestación dura unos 69-73 días y las camadas (de 2 a 20 cachorros) nacen en cuevas o madrigueras anteriormente ocupadas por otros animales. Los cachorros permanecen en la madriguera 3 meses, después de los cuales ya son aptos para salir con la manada y ser responsabilidad de ésta.

Amenazas del perro salvaje africano

Hoy en día el perro salvaje africano se encuentra en peligro. La Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza lo clasifica como especie “Endangered”, es decir, en peligro de extinción. La población actual oscila entre los 3,000-5,500 ejemplares distribuidos en unos 25 países de África.

Está amenazado, principalmente, por la pérdida de su hábitat natural y por la caza furtiva. También se ve afectado por enfermedades que causan su muerte, como la rabia, parvovirus y moquillo, que aunque son comunes, aumentan la vulnerabilidad de una población ya reducida.